2010-2019: diez años de calor sin precedentes en Córdoba

Un hombre se refresca en una fuente de la Mezquita | ÁLEX GALLEGOS

La década de los años 10 de este siglo finalizó con 2019. Han sido 10 años de calores sin precedentes en Córdoba. Hasta 52 récords por calor desde 2010 (incluido), por solo 4 récords por frío. La temperatura media 2010-2019, con 18.7 °C es la más alta registrada en Córdoba Aeropuerto desde la década de los años 60, cuando empezaron a registrarse allí datos.

En cuanto a la lluvia, tres de los seis años más secos desde 1960 han sido 2015 (récord), 2017 y 2019. El lustro 2015-2019, con 449.7 mm, ha sido el período de cinco años consecutivos más seco desde el de 1980-1984.

 La década de los años 10, año a año 

2010. Los años 10 comienzan con... nieve e inundaciones

Los 300 mm de diciembre de 2009, los 145 mm de enero y los 207 mm de febrero de 2010 acabaron en una de las mayores riadas del Guadalquivir de los últimos tiempos. El agua inundó la zona del aeropuerto varios metros de altura en algunas parcelaciones. La lluvia dejó otros 104 mm en marzo. A final de año, 120 mm en octubre, 84 mm en noviembre y el segundo diciembre más lluvioso de siempre, con 349 mm, volvieron a amenazar a las zonas ya inundadas en febrero. El año acabó con 1179.4 mm, el tercero más húmedo de toda la serie, codeándose con el extremadamente húmedo inicio de los años 60.

El 10 de enero, la nieve hizo su mayor acto de presencia en varias décadas, con una de las nevadas más importantes en la ciudad en tiempos contemporáneos. Aquel día la temperatura no pasó en Córdoba de 3.8 °C, la tercera máxima más baja de la serie de datos.

Entre inundaciones y nevadas, se batieron dos récords por calor en julio: el de la media mensual de las mínimas y el de la mínima absoluta más alta. El año acabó como el segundo con más mínimas diarias superiores a 20 °C, tras 2006.

2011. Cinco récords por calor en primavera y el 4.º año más caluroso (entonces)

Los meses de abril y mayo copiaron a julio del año anterior e hicieron lo propio con las mínimas. La primavera, en conjunto -marzo, abril y mayo-, fue récord por calor en la media de las mínimas, al superar a la primavera de 2006. Del segundo diciembre más húmedo se pasó al quinto más seco y solamente hubo dos máximas de 40 °C, el valor más bajo de la década. Aunque el año se colocó como el cuarto con más mínimas de 20 °C tras 2006, 2010 y 1989. Esto contribuyó de manera decisiva a que fuese el cuarto año más caluroso hasta entonces.

2012. Un febrero de frío histórico. Y un verano de récord por calor

Dos de los cuatro récords por frío en estos 10 años se dieron en febrero de 2012. Un febrero histórico. Hubo 20 heladas (récord de febrero) de los 29 días del bisiesto mes, cinco de ellas por debajo de -4 °C. El mes, evidentemente, fue el febrero más frío en los registros, tanto en temperatura media mensual como en la media mensual de las mínimas, que se quedó bajo cero: -0.9 °C. Ambos registros superaron lo acontecido en febrero de 2005.

Nada hacía pensar en lo que ocurrió en agosto, no solo aquí, sino también en España. Los días 9, 10 y 11 de agosto pegaron el primer susto importante de calor extremo en España, más intenso que duradero, desde 2003. El 10 de agosto es, hasta hoy, el día con la media nacional de las máximas más alta desde 1941. Ese día Córdoba Aeropuerto registró 45.3 °C. Pero al día siguiente cayeron otros 45.5 °C. La segunda y la tercera máximas más altas para agosto, tras el récord de 2003 con 46.2 °C. El mes acabó como récord en la media mensual de las máximas. El trimestre junio-julio-agosto, como récord en temperatura media. Fue el verano más caluroso superando al de 2003.

2013 y 2014. La calma antes del infierno

Dos años normales en temperatura -uno realmente fue muy cálido- y normales en lluvia. No hubo ningún récord por calor, tampoco por frío. El año 2013 fue aquel en el que una predicción de meteorólogos franceses se tradujo en España como que venía un año sin verano. En Córdoba tuvo 26.8 °C, 0.6 °C por encima de la media de la serie entonces e incluso 0.1 °C superior a la media 1981-2010. La BBC llegó a publicar -una semana después de la predicción francesa-, que en España poco menos que se nos había ido la olla con la predicción sin verano («Desmitificando el fantasma europeo del año sin verano», BBC, 7 de junio de 2013).

Paradójicamente, el verano de 2014 en Córdoba fue 0.5 °C más frío que el de 2013. Buena parte de culpa correspondió a las mínimas: solo hubo 9 mínimas superiores a 20 °C, el valor más bajo desde 1984. La media trimestral veraniega de las mínimas fue la más baja desde 1992. Tras ese verano, que fue normal, llegó el cuarto otoño más caluroso hasta entonces. Fue solo el preludio de tres años que han pasado a la historia climática de Córdoba.

2015. Hasta 15 récords por calor, el tercer año más caluroso y el más seco

Marzo dio el pistoletazo de salida con una máxima diaria de 33.0 °C el día 31. Nunca se había llegado siquiera a 32 °C en el tercer mes del año. El nuevo récord superó en 2.4 °C la anterior máxima del mes. En mayo, también nueva máxima absoluta mensual. Con 41.2 °C, Córdoba superó por primera vez los 41 °C -y por segunda los 40 °C- en el mes festivo por excelencia en la capital. Nuevo récord, por delante de los 40.1 °C de 2006. El mes finalizó como el mayo más cálido en temperatura media, el más cálido en la media de las máximas y como el mayo más seco (solo 0.1 mm). La primavera acabó también como récord en la media de las máximas.

En julio se dieron dos registros imponentes, no solo a nivel local, sino también a a escala nacional y europea. Fue el julio más cálido en temperatura media, alcanzando por primera vez un mes en Córdoba los 30.0 °C (30.5 °C). Y fue el julio más cálido en las máximas, con 40.3 °C de media. Este registro es, seguramente, el más alto en España y posiblemente uno de los más altos en Europa. Mucho tuvieron que ver las 18 máximas superiores a 40 °C -récord- que hubo. La media de las mínimas también fue nuevo récord, con 20.7 °C. Unos días después de acabar julio, el 7 de agosto, Córdoba registró la mínima diaria más alta de la que hay constancia hasta la fecha: 27.2 °C. Las dos estaciones Meteoclimatic que hay en la ciudad -Ciudad Jardín y Poniente-, rozaron los 30 °C de mínima. En el aeropuerto hubo más de 30 °C hasta pasadas las tres de la madrugada. El verano volvió a ser récord de calor en temperatura media (28.3 °C), superando a 2012.

Diciembre dejó la tercera máxima absoluta mensual que caía en el año, con 23.5 °C el día 5. El mes fue también récord en la media mensual de las máximas, rebasando en más de 2 °C el anterior valor extremo. Junto a enero y febrero de 2016, dio lugar al récord en la media invernal de las máximas.

El año, con 19.1 °C de temperatura media, se colocó como el tercero más caluroso hasta entonces. La media anual de las máximas acabó como récord. Por primera vez llegó a 27 °C. Además, fue el año más seco en los registros, con solo 300.4 mm.

2016. Otra vez el verano más caluroso y un aberrante inicio de septiembre

El mes de agosto fue el más caluroso, con 29.7 °C de temperatura media. Superó, nada más y nada menos, que a agosto de 2003. El verano fue, una vez más, récord por calor en temperatura media (28.5 °C), superando al verano anterior. A ello ayudó también el mes de julio, que había sido el segundo más caluroso -tras el de 2015- y el segundo mes en llegar a 30 °C de temperatura media. También el verano fue récord en la media de las máximas (37.7 °C), por delante de 1994.

Sin duda lo más llamativo ocurrió a principios de septiembre. Los días 5 y 6, una tremenda y tardía ola de calor hizo reventar los termómetros. Nunca en septiembre se había pasado 43.8 °C en Córdoba. El día 5 se alcanzaron los 45.1 °C, nuevo récord. Al día siguiente, 45.4 °C, récord rebatido y una de las máximas más altas de septiembre en Europa.

El año acabó como el cuarto más caluroso en temperatura media.

2017. Adiós a la máxima histórica de 1995 en el año más caluroso

El año del calor dejó otros 15 récords. El 18 de abril se llegó a 34.0 °C. Aunque se igualaba la máxima de 34.0 °C del 30 abril de 1997, se dio 12 días antes. El mes superó, precisamente, a abril de 1997 en la media de las máximas más alta, con 26.9 °C, 0.9 °C por delante. En junio llegó la primera parte de un calor más histórico que nunca. El sexto mes del año fue récord casi en todo -menos en la máxima absoluta, que casi cayó también-. Récord en la media de la media mensual de las mínimas con 19.1 °C (18.3 °C en junio de 2003), récord en la media mensual de las máximas con 37.7 °C (36.6 °C en junio de 1965), récord en la temperatura media mensual con 28.4 °C (27.0 °C en junio de 2005), y récord en la temperatura mínima más alta el día 16 con 24.5 °C (24.4 °C en junio de 2009). Ese mismo día la máxima fue de 44.5 °C, la segunda más alta tras el récord de 1965 (45.0 °C). Igualó a junio de ese año con más máximas de 40 °C: 9.

La segunda parte del calor histórico llegó en julio. Tras un día 6 que tuvo una máxima de 25.3 °C -la cuarta más baja del mes-, una advección cálida hizo elevar la temperatura máxima hasta los 46.9 °C el día 13, solo una semana después. Nueva máxima absoluta de julio (46.6 °C el 23 de julio de 1995), de cualquier mes y de las estaciones principales de España. El mes de agosto batió su récord de la media de las máximas con 38.8 °C (anterior 38.5 °C en 2012), igualó a 2003 con 14 máximas de 40 °C y el verano superó, por tercer año seguido, su temperatura media más alta, con 28.9 °C, además de la media de las máximas con 38.4 °C (superó a 2016, que tuvo 37.7 °C). Hubo 37 máximas superiores a 40 °C en el año, superando en 10 el anterior récord de 2006. La cosa no acabó aquí.

En septiembre no cayó ni gota de lluvia, por segunda vez desde 1959, igualando a septiembre de 1970.

Octubre fue el más caluroso en temperatura media (superó en 1 °C a octubre de 2009) y en la media de las máximas (2.3 °C por encima del anterior récord, con 31.4 °C, primer registro por encima de 30 °C en octubre). El conjunto del otoño también fue récord en la media de las máximas con 29.1 °C, 1.1 °C por delante de 1981.

El año acabó siendo -y es- el más caluroso en los registros, con 19.5 °C de temperatura media. También en la media anual de las máximas, que superó en medio grado a 2015. Con 364.7 mm, el año finalizó en la quinta posición como más seco -sexta ahora, tras 2019-.

2018. Siete récords más por calor desde agosto y dos por frío en octubre

El mes de agosto vivió su media mensual de las máximas más alta por segundo año seguido. Con 39.1 °C, superó el registro de 38.8 °C de 2017. Volvieron a superarse los 45 °C, sumando cuatro años seguidos con máximas absolutas anuales por encima de tal cifra, un hecho sin precedentes. Septiembre sumó otros tres récords más: la temperatura mínima absoluta más alta, la media mensual de las mínimas más alta y el septiembre más caluroso. El mes de diciembre volvió a batir su máxima absoluta, con 23.8 °C el día 6 (superando los 23.5 °C de 2015). Junto a enero y febrero, el invierno 2018/2019 fue récord en la media de las máximas.

En el lado frío, el final de octubre registró dos récords por frío. Fue en la máxima diaria, por baja. Una entrada fría y húmeda dejó la tarde del 28 de octubre en 13.8 °C, la máxima más baja de octubre en los registros del aeropuerto (anterior 14.4 °C en 1988). Dos días más tarde esa máxima volvió a ser inferior, con 13.2 °C. Habían pasado seis años desde los récords por frío de febrero.

2019. Solo un récord por calor para cerrar uno de los años más secos

Se vivió el mayo más seco desde que hay datos. No llovió (0.0 mm) en 2019, superando a mayo de 2015. El año fue récord por seco a final de mayo, junio y julio. Con las lluvias de noviembre y diciembre se salvó de ser el año más seco (que es 2015). Finalmente, fue el quinto con menos lluvia. El mes de diciembre, en concreto, tuvo el único récord por calor del año. Fue en mitad del temporal de lluvias más importante desde 2010. La mínima del día 20, 16.5 °C, fue la más alta para el mes.

 Unas proyecciones poco halagüeñas 

Tras el descenso en la década de los años 70, que se dio también a nivel nacional, la temperatura media ha subido casi 1.7 °C respecto a esos años. Desde 1980, el incremento en Córdoba ha sido de 0.9 °C, a un ritmo promedio de 0.31 °C/década. De 1980 a 1989, la temperatura media fue de 17.77 °C; de 2010 a 2019 ha sido de 18.69 °C. A nivel nacional, se ha pasado de aproximadamente 14.73 °C a 15.68 °C, un incremento de 0.95 °C, a 0.32 °C/década. Los escenarios y métodos estadísticos predicen actualmente, para Córdoba, una subida en la temperatura media anual de entre 1.82 °C entre 2020 y 2070. Es decir, a 0.36-0.40 °C/década, por lo que no van desencaminados. De seguir a este ritmo actual, en torno a 2065-2075 la temperatura media en Córdoba podría rondar y/o superar los 20 °C.

En la gráfica inferior, elaborada por el autor de esta entrada a partir de 17 288 datos numéricos simples (obtenidos en formato de hoja de cálculo en el sitio web de la AEMet) y 2212 derivados, se expone la serie histórica de Córdoba Aeropuerto y tres proyecciones climáticas (regionalización estadística de análogos y de regresión, y regionalización dinámica CORDEX, en colores marrón, verde y morado), además de una media de esas proyecciones (en negro). Las tres están reajustadas a 2019 y contienen los resultados promedios de sus escenarios hasta el año 2100: 33 escenarios para análogos, 41 escenarios para regresión y 20 para CORDEX. Tales escenarios contienen, a su vez, tres Sendas Representativas de Concentración -RCP en inglés-, la RCP4.5, la RCP6.0 y la RCP8.5. Son, básicamente, tres posibles opciones futuras de emisiones «que podrían ser radiativamente activas (gases de efecto invernadero, aerosoles, etc.)» (ver AEMet). La RCP4.5 es la más favorable, la RCP6.0 es un escenario intermedio y la RCP8.5 corresponde al peor escenario. En rojo se muestra la proyección lineal futura de las temperaturas a partir de la serie de Córdoba desde 1960 a 2019. Todo haría indicar que las temperaturas van a seguir subiendo. Y con ellas, las máximas de 36 °C, de 38 °C, de 40 °C, de 42 °C, los extremos más allá de 45 o 46 °C, el número de noches cálidas por encima de 20 °C, la duración y la intensidad de las olas de calor, pero también un incremento de temperaturas en meses más allá del verano o la reducción de los días de helada. En cuanto a lluvias, el panorama no es tan desesperanzador, aunque se prevé que podría descender tanto la cantidad de lluvia anual como el número de días de lluvia al año.

Con 2020 se cierra el último año con el período de referencia oficial 1981-2010, que pasaría en 2021 a ser 1991-2020. Un período que contiene ya los años más calurosos y la mayor parte de los récords por calor. También 9 de los 16 años más secos, pero también 8 de los 16 más húmedos. De momento, y a falta de 2020, la temperatura media de referencia subiría en Córdoba Aeropuerto 0.3 °C, de 18.1 °C a 18.4 °C. En 1971-2000 era de 17.7 °C. La media de las mínimas pasaría de 11.2 °C a 11.4 °C (10.7 °C en 1971-2000). La media de las máximas tendría el mayor incremento, de 25.0 °C a 25.4 °C (era de 24.6 °C en 1971-2000). En cuanto a las lluvias, habría un descenso de un 1.5 % (de 586.6 mm a 577.9 mm).

Fuente de los datos: AEMet / INE / Infoclimat

*La anotación y la cronología de los récords, así como el resto de análisis expuestos, han sido realizados por el autor de la entrada. Las tablas y los gráficos están elaborados a partir de los datos de la serie de Córdoba Aeropuerto (INE, AEMet y AEMet Open Data). Como tal solamente se encuentran en esta entrada.

La información más fiable del TIEMPO y del CLIMA de Córdoba, con Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
Publicado el
5 de enero de 2020 - 03:35 h
stats