¿A 20 grados en enero?

.

Hasta en 47 ocasiones la estación meteorológica del Aeropuerto de Córdoba ha registrado al menos 20 °C en un mes de enero desde que existen registros. Teniendo en cuenta los años en los que la estación lleva tomando registros, casi una tarde de enero al año, los cordobeses tienen la fortuna de coquetear con la veintena en el mercurio.

Una temperatura que anticipa a la manga corta y que tuvo en la tarde del 20 de enero de 2007 su máximo exponente, cuando el termómetro llegó a alcanzar 22,9 °C, máxima histórica para un mes de enero en nuestra ciudad. Entonces una potente dorsal anticiclónica enviaba hasta el sur peninsular una isoterma +12 °C a 850 hPa (unos 1500 metros de altitud). Durante esta semana la situación se asemeja y parece que vamos camino de cumplir la media estadística de ver pasar al menos una tarde de enero pensando que la primavera está a la vuelta de la esquina.

A 20 grados el miércoles y sin lluvias en el horizonte

Desde ayer lunes, la situación atmosférica ha cambiado por completo sobre nuestra vertical. Abandonada la península ibérica a la suerte anticiclónica, las altas presiones han tomado las riendas alejando cualquier posibilidad de nueva entrada de frentes lluviosos, bien sea por el flanco atlántico, por el cantábrico o por el más improbable mediterráneo.

Lo que nos queda es semana larga de altas presiones con el de Azores ejerciendo su poderosa influencia. Una influencia que se notará en las temperaturas, con especial incidencia durante la tarde del miércoles, cuando los termómetros podrían irse por encima de los 20 °C y mínimas rondando los 5 °C. El asalto a la máxima histórica de enero parece imposible, pero la similitud de temperatura en altura, con isos de hasta +11/+12 °C a 850 hPa, no hace descabellado el pensar que podríamos tener una de las tardes más calurosas para un mes de enero.

Temperaturas que aunque no tan elevadas, sí que se mantendrán sostenidas hasta el sábado, cuando gracias al influjo de una baja fría que descenderá hasta el Mediterráneo, nos afectarán vientos de componente norte que harán descender de nuevo las temperaturas. Un descenso que será acusado en el litoral mediterráneo, y que por nuestra zona volverá a dejar las mínimas en el entorno de la helada.

Descenso en las temperaturas desde el sábado que no vendrá acompañado por precipitaciones. La lluvia por el momento, ni está ni se le espera. Los modelos dibujan influencia anticiclónica para rato sobre la Península, con un tímido episodio lluvioso que podría darse a mediados de la semana próxima, pero con tendencia general muy seca para la segunda mitad del mes. Toca guardar el paraguas.

Más información en el Facebook y el Twitter del Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats