Unos 2.000 jornaleros de Córdoba inician la recogida del ajo

Una jornalera recogiendo ajo.

Asaja Córdoba ha anunciado este jueves que, “a lo largo de esta semana, ha comenzado la recogida y el arranque mecanizado del ajo, siendo dentro de unos siete u ocho días, aproximadamente, dependiendo de las condiciones meteorológicas, cuando se comience la corta del ajo con el trabajo de más de 2.000 jornaleros”, mano de obra que se ha logrado por la gestión de Asaja, que organizó, con apoyo de la Diputación de Córdoba, “un bolsa de empleo que ha dado tranquilidad al sector”.

A este respecto y en un comunicado, el presidente nacional de la Sectorial del Ajo de Asaja, el cordobés Miguel del Pino, ha afirmado que los problemas que se planteaban para la contratación de los trabajadores, debido a la situación de estado de alarma en el país, “ya se están solventado por las gestiones de Asaja”, y se contará “con cuadrillas de más de 100 y 200 personas en las plantaciones, durante un mes o mes y medio”.

De este modo, la recogida de “la segunda mayor cosecha de ajo de España, en la campiña de Córdoba”, y de la que fundamentalmente se encargaba la mano de obra extranjera en años anteriores, “ahora está asegurada con la mano de obra nacional”.

No obstante, Del Pino ha lamentado que, “por la situación económica que vive España por la crisis del Covid-19, sean muchos los trabajadores que no van a poder ser avisados a trabajar, pues la oferta de mano de obra ha sido muy superior a la demanda de trabajadores”.

Además, se espera que la producción de esta campaña sea “buena en volumen y de gran calidad, porque las condiciones meteorológicas han sido muy buenas”. También, hay mayor demanda del ajo español “porque el principal competidor está en China, con el 83 por ciento de la producción mundial, pero el consumidor es reacio ahora a comprar ajos chinos, y también existió un desabastecimiento mundial al no poder salir los barcos del continente asiático”.

Por tanto, el sector puede “tener un año que permita recuperarse de años pasados difíciles”, según ha indicado Del Pino, porque “nos están demandando gran cantidad de ajos desde distintos mercados internacionales, aunque hay incertidumbre en función de cómo evolucione la pandemia del coronavirus a nivel mundial y sobre cómo afecte esto a los mercados”.

En cuanto a la superficie dedicada al cultivo del ajo, en este año la provincia de Córdoba cuenta con aproximadamente 2.000 hectáreas de plantaciones, frente a las 1.670 del año anterior y las 2.020 de 2018, por lo que las cifras son muy similares.

A nivel nacional, la campaña 2020-21, según los datos de avance de superficies sembradas del Ministerio de Agricultura, apunta a un ligero incremento de siembras (entorno al uno por ciento), con respecto a la precedente, alcanzándose en el conjunto del país las 27.730 hectáreas y una producción, previsiblemente, similar a la del año pasado. No obstante, las condiciones meteorológicas de los próximos meses determinarán la cantidad y calidad final.

Etiquetas
stats