Unos 2.000 cazadores piden respeto a su afición en Córdoba y que los animalistas dejen de insultarles

Concentración en defensa de la caza en la plaza de Las Tendillas | ÁLEX GALLEGOS

Unas 2.000 personas, según fuentes de la Policía Local, se han concentrado al mediodía de este domingo en la plaza de Las Tendillas en defensa de la caza y para exigir a los colectivos ecologistas y animalistas que dejen de insultarles. Los organizadores elevaron posteriormente esa cifra a la de 4.000 personas. "Estamos hartos de que nos llamen asesinos", lamentaba el coordinador provincial de la Federación Andaluza de Caza en Córdoba, José Manuel Cano. "Los ecolojetas han hecho de esta protesta un modo de vida", condenaba el presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa.

La manifestación coincidió en su origen con otra protesta de pensionistas, aunque las dos convocatorias estaban separadas por media hora. Al otro lado de Las Tendillas, los cazadores portaban pancartas e incluso tenían potentes aparatos de sonido desde los que sonaban sus arengas y desde donde se leyó un manifiesto en defensa de la caza. Sus grandes argumentos para defender este modo de vida pasaba por que la caza "contribuye a fijar población", según Cano, y que genera hasta 90 millones de euros de actividad económica y miles de jornales gracias a los 30.000 cazadores censados en la provincia.

A la protesta se sumaron sociedades de cazadores de toda España y la organización agraria Asaja, pero también formaciones políticas como el PP (con el candidato a la Alcaldía José María Bellido y su presidente provincial Adolfo Molina a la cabeza) y hasta el PSOE, con la diputada María Jesús Serrano, que fue consejera de Medio Ambiente, y el alcalde de Puente Genil, Esteban Morales. Tanto el PP como el PSOE compartieron los argumentos de los cazadores y aseguraron que realizan una gran labor en un medio rural que se está despoblando.

"Gracias a nuestra actividad hay muchos pueblos que sobreviven", detallaba José Manuel Cano. "Ellos", los animalistas, "solo se quedan con la parte negativa", lamentaba. "Dicen que están enamorados del medio rural. Tanto que no lo comprenden", criticaba Ignacio Fernández de Mesa. "Desconocen la labor de protección que hacen del campo los agricultores y ganaderos", dijo.

La concentración fue pacífica y concluyó con una enorme pitada de los participantes. Muchos acudieron con pancartas en los que defendían que estaban "enamorados de la caza" como una gran afición y en defensa además de las tradiciones de la provincia.

Etiquetas
stats