Lo bueno de estar en paro son los horarios

https://twitter. com/FranqZisco/status/380009562021326849

Sí, es una broma, claro. Pero como las mejores bromas esconde, a palabra descubierta, una gran verdad y la solución a uno de los males de ésta nuestra moderna sociedad: vivir para trabajar y no trabajar para vivir.

En mi caso, y supongo que es extrapolable a muchas personas, el pasar todo el día y alguna que otra noche en vela trabajando, por el nada simple hecho de evitar que nada faltara en casa, a los míos, a quienes más quiero, hizo que lo que realmente faltara fuera lo que más necesitaban: a mí.

Tú, solamente tú,

nada material que te suplante, eres lo más importante para tu familia.

Nada te puede sustituir sin que dejes de importar. Nada.

https://twitter.com/FranqZisco/status/386780807161208833

El problema es que muchas veces, si no todas, no nos damos cuenta de que nos hemos equivocado hasta que suele ser tarde.

Tarde como sinónimo de terrible. De pérdida. De desgracia, tristeza, pena. De horrible arrepentimiento y desazón absoluta.

https://twitter.com/FranqZisco/status/385306349820588032

Y eso es lo que habría que evitar, por todos los medios, propios o ajenos, con ayuda o sin ayuda. O mejor, siempre con ayuda, para que no se sienta sola la persona.

Algunos dirán que no les quedó más remedio, y seguro que tienen razón, y cada casa y cada caso son un mundo, pero dudo que me falte razón, y dudo que no haya solución para cada ocasión. Y sobre todo dudo que nadie deje de querer solucionarlo.

https://twitter.com/FranqZisco/status/385103448644935680

Estar en paro cuesta trabajo. Lo sé. Lo sé yo y lo saben millones de personas, algunas más que otras, desgraciadamente.

Básicamente trato de decir que la conciliación de trabajo y vida familiar se torna, sobremanera e inevitablemente, en fundamental. Fundamental, y punto.

En fin, como soy un ciudadano normal y corriente, cada semana desde estas líneas intentaré exponer algún pensamiento o reflexión que, ojalá, pueda aportar algo al menos a alguien. Eso será suficiente.

Procuraré partir de alguno de los miles de tweets con los que llevo años molestando en la red y que darán pie a estas molestias semanales más extensas.

Sin más que añadir por hoy agradecer la lectura, la compañía, y hasta la próxima.

Etiquetas
Publicado el
18 de octubre de 2013 - 19:02 h