Mezquita de Córdoba: puro lujo

.

Este verano mítico de 2016 la Mezquita de Córdoba ha recibido la visita de Harrison Ford-Indiana Jones, y días después llegan noticias de que la alta costura parisina encuentra inspiración en el universal monumento de la mano del joven diseñador marsellés de raíces argelinas Yacine Aouadi. Su tercera colección ha tenido especial eco por evocar el paradigma de Córdoba y la singular Mezquita-Catedral cordobesacomo símbolo de paz y convivencia entre religiones y culturas. En las informaciones difundidas desde youtube, Aouadi habla sonriente e ilusionado sobre la visita a la ciudad de los califas en la que su genio absorbió la esencia y la estética andalusí, los tonos rojos y verdes de nuestra tierra antigua, pero también una atmósfera hispánica y taurina -más que evidente en algunas prendas de su colección de otoño-, porque la Carmen Mérimée y la carga de la España romántica del siglo XIX no es fácil quitársela a los franceses por muy jóvenes y de nueva hornada que sean.

Aouadi ha logrado el beneficio y el foco mediático instantáneos que garantiza arrimarse a la sin par Mezquita de Córdoba. Mientras, la ciudad que aloja este Patrimonio Universal de la Humanidad toma nota de la noticia que hace el número trillón de veces que se nos predica una incuestionable verdad: que en nuestras manos tenemos un tesoro.

La colección de otoño 2016 inspirada en ´Cordoue´ me fascina menos que las anteriores de Aoudi, como la que incluía el vestido de noche rompedor, elegante y sexy, basado en el dibujo de tatuajes en una finísima gasa elástica transparente, lucido por Cate Blanchett una tarde de photocall y alfombra roja. En Vogue son de esta opinión, aunque aplauden la calidad de los bordados de sus nuevas propuestas. La especialista en cuestión le resta importancia a la inspiración en la Mezquita de Córdoba, ya que -a su juicio- los clientes de alta costura no se enamoran de las prendas por el discurso que las explica.

Sin embargo, desde la perspectiva cordobesa otro gallo es el que canta y debería espabilarnos, ya que el patrimonio y la cultura, la moda, el universo premium y los y las visitantes de gran poder adquisitivo, pueden ser en la práctica una mina de oportunidades y excelencia para la capital de la Mezquita. El mercado del lujo, cimentado sobre una imagen a la altura de lo exquisito y más exigente –incluida su vertiente Halal-, no se improvisa ni se regala en avariciosas rifas del pelotazo, sino que se trabaja con la tenacidad y el planificado diseño de la filigrana. La joya, obvio es que la tenemos.

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación.

Etiquetas
Publicado el
9 de julio de 2016 - 03:51 h
stats