Féret: vintage ecológico

.

Julio es el mes de Francia: lo dicen la Historia y el Tour. Y el orgullo francés, al que le sobran justos motivos para ser grande, posee una vertiente cosmética más antigua que María Antonieta y los salones de la Ilustración, a la par que tan innovadora y fresca como la vital burguesía que presentaba las más selectas fragancias en la Exposición Universal de París, allá por 1900. Será por ello que la herencia vintage de la perfumería francesa es la delicia que este verano atrapa de mi corazón desde la suavidad del gel hidratante de manos (y pies) de la casa Féret.

La maison Féret seduce a un perfil de consumidores amantes de lo ecológico y natural que valoran la producción sostenible, con sabor y con raíz en el terruño europeo. En este sentido, un producto vintage como Hyalomiel L´Original, elaborado con miel ecológica de garriga de la región de Poitou Charentes y aroma de rosas, es de plena vigencia en este siglo XXI y de algún modo revolucionario, porque el pasado y el futuro se funden en una hyaline traslúcida creada hace más de 130 años.

Recientemente, perfumerías Primor ha situado expositores de los productos de estrella de Féret en sus establecimientos. De esta forma, descubrí el gel de miel ecológica; el bálsamo de la misma composición para la piel del rostro y los labios -que enamora por su presentación en una caja metálica vintage-, y la barra desodorante de piedra de alumbre.

Utilizar el gel de manos es una agradable experiencia. Tras aplicar una pequeña cantidad, el productos hidrata, acondiciona y perfuma. Resulta perfecto para quienes prefieren no sentir un tacto graso, ya que el efecto es de suavidad instantánea y satinado frescor. Además, la fragancia de rosas es delicada y natural. Y eso sí –como ya advierte Féret- el gel solamente acondiciona la capa superficial de la epidermis, de modo que quien busque una crema reparadora de manos dañadas deberá recurrir a marcas y fórmulas específicas.

El bálsamo lo he utilizado para los labios y me ha gustado como un básico para hidratarlos mientras se está en casa o antes de irse a dormir.

La cosmética vintage es un valor en alza y cotiza en la medida en que sobresalen calidad y singularidad; los ingredientes naturales y ecológicos y libres de parabenes, así como el cuidado a la hora de mantener el diseño original de sus envases y etiquetas.

En Francia Oriza L. Legrand, L.T. Piver, T. LeClerc, Féret, son clásicos muy vivos. Mientras que alguna marca, renovada y en vanguardia desde hace décadas como Bourjois, hace guiños vintage con reediciones históricas como las de sus polvos de arroz.

En España contamos con la infalible Bella Aurora, con Myrurgia, Gal y Álvarez Gómez, aunque podríamos realzar más y revalorizar mejor nuestro patrimonio perfumero.

Tirar de archivos de rancio abolengo y explorar el vintage, es un filón que no deberíamos dejar para ella sola a la vecina France.

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación.

Etiquetas
Publicado el
23 de julio de 2016 - 10:03 h
stats