Primavera.....naturalidad

Como estilista creativo, una vez más me opongo a las influencias que llegan del exterior en cuanto a la moda del cabello se refiere. Para esta primavera quiero ponerte de manifiesto una de mis máximas expresiones para que tengas con ella una armonía total de valores: la naturalidad en tu cabello.

Jamás he compartido la idea de que la primavera sirva de pretexto para que los llamados creadores la sofistiquen según su capricho y gana. Porque ella no está llamada por imperativo ajeno para ello, ni tú tampoco, mujer… No, porque, ante todo, es ella la oriunda de su originaria renovación, la que nos anuncia un contacto a seguir con lo más puro y natural que ella encierra: la renovación, el nuevo resurgir de la vida. Quizá por ello, todos deseamos salir del letargo impreso por el duro y sombrío invierno acaecido, deseando tener contacto con la naturaleza a toda prisa, una sabia y oriunda decisión en las personas para lograr despejarnos de lo anodino, del entumecimiento hierático invernal, siempre en busca de la naturaleza que la primavera nos otorga año tras año para que nos impregnemos en ella. ¿Verdad que es lo más propio a realizar?

Por todo ello, recomiendo a todas las mujeres que en esta época se inclinen por lo que nos transmite la primavera. Será una perfecta armonía de valores para no desentonar con ella. Este es el verdadero valor a buscar, no otro que os sofistique de antemano. Un motivo que os ofrezco para sentiros joviales y renovadas. Con ese toque de distinción que siempre nuevo, alegre y floreciente, como la primavera, como tú misma por ser mujer y portadora de vida. Eternamente joven, como la primavera, como las generaciones nuevas, para que des la impresión real de tu propia y verdadera imagen.

Para mí, la primavera es toda una valoración de tus inquietudes, de tus necesidades en moda en general, no solamente del cabello, para que seas diferente y novedosa. Yo entiendo que tienes un  bogaire tan de ahora, tan tuyo y tan incomparable a las mujeres de otros tiempos…, que no puedes dejar escapar el espíritu primaveral que te recomiendo seguir solo porque esas estrellas o geniales creadores quieran falsear tu realidad. Sería como si la primavera se falsificara de otros valores menos naturales y renovados, como si un jazmín fuera negro, un trigal sin amapolas o una pradera sin el atrayente verde que lo caracteriza.

Busca siempre que tu peinado sea natural, por él mismo, no por los adornos caprichosos que algunos quieran endosarte imperativamente como arte creativo, con lo que intentan despistar lo repetido y demodé de sus conceptos. Porque tú, mujer al fin, no buscas lo rococó ni quieres salir de la peluquería "recién peinada". Tu flor es tu propio cabello, bien cuidado, respetado,  interpretado y novedoso. Tu estilo, tus colores más naturales. Y es que tu sentir, tu manera de ser, de comportarte y de ver  la vida, te hace ser  la renovación continuada, la propia primavera, ahora y a lo largo de todo el año y de por vida. Por tanto, mi consejo es que no desarmonices el conjunto de tu expresión solo por el detalle del cabello. Él debe ser libre como son tus ideas y tan natural como tú, como es la propia primavera, sin estar preso en la "jaula de oro" de lo rococó o del invierno pasado, que nadan tiene que ver con tus propias motivaciones y sentimientos actuales, esas que esta primavera te transmite por sí sola, esas mismas que sientes y te van a caracterizar de ser y estar actual. ¿No es lo más sencillo y atrayente?

¡Deja que el cabello que se mueva a tu ritmo y en torno a lo que te transmite la primavera! Es el más sano y natural consejo que esta semana te puedo ofrecer. Y no soy la primavera. Solamente soy un deudor tuyo por dejarme que te detalle y recuerde lo que ella y tú misma significáis para mí, no solamente en esta época, sino a lo largo de cuantos años me habéis dado para inspirarme.

Etiquetas
Publicado el
24 de marzo de 2015 - 03:57 h
stats