La invasión de las SUPERBACTERIAS

Cerca de 25.000 personas mueren cada año en Europa a causa de bacterias multirresistentes a los fármacos, también conocidas como 'superbacterias', las cuales representan, según las autoridades de la Unión Europea, "una amenaza alarmante para la salud pública y animal" y generan un impacto económico de 1.500 millones de euros. Las resistencias a antibióticos son un grave problema de salud a escala mundial ya que afectan a diferentes sectores como, por ejemplo, la salud humana, la salud animal, la agricultura, el medioambiente y el comercio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) continúa en su empeño de combatir la resistencia antimicrobiana y dentro de su plan, ha publicado por primera vez una lista de "patógenos prioritarios" de los que se necesitan urgentemente nuevos antibióticos. En ella se incluyen las 12 familias de bacterias más peligrosas para la salud humana que se han ido haciendo cada vez más resistentes. El catálogo engloba microbios tan conocidos como Pseudomonas, Klebsiellas, E. Coli, Staphylococus aureus, Helicobacter pylori o Salmonellas. La lista no incluye, sin embargo, bacilos cuya creciente resistencia preocupa y mucho a la comunidad médica , como el de la tuberculosis.

Según las autoridades sanitarias, la resistencia a los medicamentos está provocada por un uso indebido y excesivo de los antibióticos: un hecho que favorece que las bacterias evolucionen y desarrollen nuevas formas de resistencia farmacológica. Estas resistencias, señaló Vytenis Andriukaitis, el comisario europeo de Salud y Seguridad Alimentaria, ponen en riesgo los avances de la medicina moderna y hacen que "si no lo atajamos, podamos volver a la era en la que no eran posibles ni las operaciones médicas más simples, por no hablar de trasplantes, quimioterapia o cuidados intensivos". En última instancia, las autoridades sanitarias han detectado la resistencia de animales y humanos a los antibióticos "carbapenemasas". Estos son la última opción posible de tratamiento para todos aquellos pacientes infectados por estas superbacterias.

El último informe de los Centros de Control de Enfermedades estadounidenses (CDC) sacó a la luz el fin de semana pasado el caso de una septuagenaria que falleció en septiembre de 2015 a causa de una bacteria resistente a "todos los antibióticos disponibles". La paciente, que padecía una infección por Klebsiella pneumoniae, fue tratada en condiciones de aislamiento en un centro de Reno (Nevada), pero los médicos no pudieron hacer nada frente al patógeno, capaz de sobrevivir a 26 fármacos diferentes. Hay que resaltar que la Klebsiella fue responsable de una gran alarma social en 2013, en el Hospital Reina Sofía de Córdoba.

La Agencia Española de Medicamentos insiste en una serie de mensajes clave:

•Si no usamos los antibióticos de forma adecuada dejarán de curar.

•El uso inadecuado y el abuso en el consumo de los antibióticos están detrás de este rápido aumento de las resistencias de las bacterias. Los antibióticos no son eficaces contra los resfriados ni la gripe.

•Los antibióticos siempre se deben utilizar con receta médica.

•Los profesionales de la medicina, veterinaria, farmacia y enfermería, deben extremar la vigilancia sobre este problema. Es necesario un enfoque conjunto desde la sanidad humana y animal.

•Los investigadores y empresas farmacéuticas tienen que esforzarse en el desarrollo de nuevos antibióticos o alternativas a estos.

En resumen, contra estas superbacterias no hay superheroes de vestimentas llamativas. El mejor protector es la conjunción de las instituciones y la ciudadanía para adecuar la prescripción y el uso de los medicamentos a nuestras necesidades de salud.

Etiquetas
Publicado el
14 de junio de 2017 - 19:01 h
stats