Tu idea, tu proyecto, puede ser tu negocio

.

Comenzado ya el verano, puede ser el momento ideal para dedicarle tiempo a esa idea de negocio que lleva tiempo rondando nuestras mentes. Cansados de nuestro día a día laboral, sin trabajo por el ERE de nuestra empresa, o con juventud y ganas de empezar a emprender. ¿Por qué no intentar llevar a cabo nuestra "idea" empresarial de crear nuestro autoempleo?

¿Qué debemos saber? ¿Cómo conseguirlo? ¿Dónde puedo acudir?

Vamos a reflexionar sobre qué tenemos que saber para empezar a ver si nuestra "idea" puede convertirse en un negocio rentable, si podemos crear nuestro autoempleo, si podemos ser "emprendedores". No todos estamos preparados para acometer esta aventura. Se necesitan al menos una serie de factores económicos y no económicos para llevar a cabo con éxito nuestro proyecto.

Lo primero sobre lo que tenemos que reflexionar es sobre la motivación que nos lleva ser emprendedores. Cada uno tenemos una motivación personal diferente al resto. Puede ser una salida a la problemática de no encontrar trabajo, puede ser una oportunidad de negocio que creemos haber descubierto o también puede ser que ha llegado el momento de aventurarnos a intentar cumplir un sueño.

La segunda reflexión que tendremos que hacernos es si tenemos conocimientos y experiencia sobre la materia, sobre la necesidad que queremos satisfacer en el mercado.

Plasmemos en un papel nuestra propuesta de valor (producto o servicio), qué nos hará diferentes de la competencia. Debemos conocer el mercado actual y nuestro posible nicho de mercado claramente identificado, es decir, nuestro segmento de consumidores.

Estableceremos en base a nuestro segmento de consumidores canales específicos de comercialización y relaciones con los clientes para mantener e incrementar nuestras ventas.

Ahora es el momento de analizar qué actividades debemos llevar a cabo para vender nuestro producto o servicio, con qué recursos contaremos (ejemplo: un local tienda), cuáles pueden ser nuestros partners estratégicos que nos aporten clientes y cuáles podrán ser las actividades que desarrollaremos para vender.

Todo lo visto anteriormente tendrá unos costes a analizar enfocados a obtener unos ingresos que conlleven un beneficio para que nuestra "idea" se convierta en un proyecto rentable y duradero. Si no hay beneficio, no habrá negocio.

Hoy en día el emprendedor puede encontrar ayuda y apoyo en lo que se conoce como incubadoras, que ofrecen asesoramiento y formación inicial, aceleradoras en las que los mentores ofrecen apoyo -económico y formativo- y participando en viveros de empresas.

No creo que haya fórmulas mágicas para conseguir el éxito, pero sí creo que es muy necesario el trabajo constante, del día a día, mucha constancia y mucha gestión. En resumen: trabajo, trabajo, trabajo...

"Caerse está permitido pero levantarse es una obligación".

Etiquetas
Publicado el
17 de julio de 2019 - 21:22 h