Blogópolis Blogs y opinión

Sobre este blog

Javier Jiménez (Córdoba 1976) es un empresario cordobés con más de 25 años de experiencia en los que ha iniciado proyectos de todo tipo en diferentes sectores. Futurista empedernido y adicto a la búsqueda y desarrollo de oportunidades y alianzas estratégicas tanto en el ámbito nacional como internacional. Un líder creativo y optimista con excelentes habilidades para el desarrollo de productos innovadores y mercados basados en tecnología. Actualmente dirige la empresa Grayhats en la que hace consultoría estratégica y de ciberseguridad.

El problema del principal y el agente

Problem variation

0

El problema del principal-agente es un problema de teoría de organizaciones que se enunció formalmente a principios de los años 70 por unos tales Gross y Mitnick, si bien viene ocurriendo desde el inicio de los tiempos y su referencia a lo largo de la historia ha sido multiple. No tiene fácil solución y sus consecuencias son bastante fastidiosas, pero conocerlo e identificarlo puede ser un primer paso para su alivio o incluso solución.

Este problema se produce cuando una persona o entidad, el agente, tiene el poder de tomar decisiones / acciones que impacten a otra persona o entidad, el principal, actuando en su nombre. 

El dilema se produce cuando el agente, que normalmente es un contratado o delegado del principal, tiene motivaciones para actuar en su propio beneficio, y este es contrario al beneficio del principal. 

Estás motivaciones para actuar en beneficio propio del agente se producen cuando hay diferencia o conflicto de intereses entre las dos partes, o bien cuando existe lo que se conoce como información asimétrica.  Normalmente el agente tiene más información que le facilita jugar en su beneficio. 

El problema se agrava cuando se anida y jerarquiza ( se agrega un problema de cadena de suministro ). Un principal contrata a un agente que a su vez tiene que contratar a otro agente actuando el primer agente de principal etc. El orden de complejidad del problema se convierte en exponencial. 

¿Cuántos problemas de este tipo puedes enumerar a tu alrededor?

Pongamos algunos ejemplos. Los dueños o accionistas de una empresa que contratan a una gerencia para que dirija la empresa. Esta gerencia empieza a actuar en nombre de la propiedad de la empresa. Estos gerentes contratan a unos empleados para llevar a cabo tareas en una determinada forma y tiempo. 

Cuando navegamos por internet aceptamos, mediante las famosas cookies, que el propietario de un determinado sitio web registre nuestros movimientos dentro de la web. Esto es para mejorar nuestra experiencia de usuario la próxima vez que entremos. Eso es cierto pero lo que seguramente va a hacer también es dejar que terceros, como publicistas, también añadan cookies. Cómo se va a comportar este sub agente? En el mejor de los casos sólo nos va a servir publicidad a medida. 

Otro ejemplo con una jerarquía todavía más profunda. Los ciudadanos, el principal, votamos a un partido político, el agente, en base a una  ideología y programa político que nos presentan. Estos a su vez contratan políticos que a su vez delegan en otros políticos, cargos de confianza y estos a su vez en miles de funcionarios y personal público. Todos estos podrían verse como agentes jerarquizados del principal. 

En estos 3 casos, ¿creéis que todo los agentes actúan en beneficio del principal? ¿Un problema simpático eh?

Pero a grandes problemas grandes soluciones. Desde el inicio de los tiempos el problema del principal y el agente se ha venido solucionando con una herramienta conocida como; el contrato. En él, el principal especifica lo que quiere del agente. Si el agente no cumple, el principal denuncia y espera un resarcimiento.  Esto no pasa solo en ámbito mercantil y laboral sino también de alguna manera mal llevada, entre ciudadanos y estado. En este caso ni siquiera el principal es el que presenta en contrato sino el agente..  Hace 3 siglos, Jean-Jacques Rousseau ya definió en su seminal El contrato social que el principal, los ciudadanos, debería presentar el contrato y cómo debería ser esta relación, si bien mucho me temo que su puesta en práctica se ha visto fuertemente afectada por el propio problema del principal-agente.

Uno de los problemas de los contratos es que son difíciles de elaborar, es difícil cubrir todos los casos y en ocasiones, el principal no quiere ser muy explícito sobre lo que quiere del agente o ni siquiera lo tiene claro. Esto provoca que la práctica se haga justamente lo contrario, dejarlos muy abiertos o ni hacerlos, y el problema será un problema del futuro y no de ahora.

El otro problema de los contratos, todavía mayor, es que si son difíciles de hacer, todavía son más difíciles de monitorizar, evaluar y forzar su cumplimiento.  

Por estos motivos los contratos no son una solución real sino un indicio de solución.  Si se solucionasen estos dos problemas, los contratos, podrían ser la solución a problema del principal y el agente.  

¿Nos puede ayudar la tecnología? 

Desde lejanas colinas habitados por conspiranóicos y punks criptográficos escuchamos desde hace tiempo un concepto que está llamado a solucionar buena parte del problema. Contrato Inteligente

En realidad estos contratos inteligentes a los tecnólogos siempre nos han sonado un poco a chufla porque no eran técnicamente viables, debido a que era imposible que una de las partes no controlara todo el sistema y nos tuviésemos que fiar de ella. Hasta que en 2009 llegó Satoshi y lo cambió todo. Demostró que un contrato muy sencillo, una transacción económica, podía plantearse, producirse dentro de un sistema de control distribuido y verificarse de manera autónoma y confiable. Satoshi inventó el dinero digital ( Bitcoin ) y de paso demostró que los contratos inteligentes eran técnicamente posibles.

Desde entonces legiones de emprendedores, activistas e interesados están trabajando a brazo partido para evolucionar el concepto y hacerlo cada vez más fácil de implementar y viable. Esto nos acerca cada vez más a una solución efectiva del problema del principal y el agente cualquiera que sea el escenario donde este se presente. 

Poca broma.

Sobre este blog

Javier Jiménez (Córdoba 1976) es un empresario cordobés con más de 25 años de experiencia en los que ha iniciado proyectos de todo tipo en diferentes sectores. Futurista empedernido y adicto a la búsqueda y desarrollo de oportunidades y alianzas estratégicas tanto en el ámbito nacional como internacional. Un líder creativo y optimista con excelentes habilidades para el desarrollo de productos innovadores y mercados basados en tecnología. Actualmente dirige la empresa Grayhats en la que hace consultoría estratégica y de ciberseguridad.

Etiquetas
Publicado el
5 de marzo de 2021 - 06:01 h
stats