Sobre este blog

Javier Jiménez (Córdoba 1976) es un empresario cordobés con más de 25 años de experiencia en los que ha iniciado proyectos de todo tipo en diferentes sectores. Futurista empedernido y adicto a la búsqueda y desarrollo de oportunidades y alianzas estratégicas tanto en el ámbito nacional como internacional. Un líder creativo y optimista con excelentes habilidades para el desarrollo de productos innovadores y mercados basados en tecnología. Actualmente dirige la empresa Grayhats en la que hace consultoría estratégica y de ciberseguridad.

El cielo se toma por asalto

Una persona mirando al cielo

0

Sé que esta frase tiene su origen en la mitología griega, se usó como arenga en la toma de la Bastilla que inició la revolución francesa que posteriormente dio paso al período de la ilustración, y que recientemente ha sido abanderada por el, para mí insoportable, Pablo Iglesias. No ha sido de Pablo sino de mi amigo Leandro Iglesias del que la he venido escuchando bastante a menudo en su discurso en los últimos 30 años de mi vida y tengo que decir que siempre me ha inspirado e invitado a la reflexión.

Para mí esta frase es una especie de gatillo que me sumerge en el siguiente dilema: Hasta qué punto es lícito rebelarse, ser políticamente incorrecto, partir la baraja o romper huevos para hacer tortillas, para solucionar algo que ves que es peligroso, incorrecto, injusto o manifiestamente muy mejorable.

Por poner un ejemplo. Imaginad que yo soy Bill Gates, voy largo de inteligencia, millones y aburrimiento. Ya lo he petado todo lo que lo podía petar en la vida y monto una fundación para arreglar cosas que veo que no funcionan. Una de las cosas que me doy cuenta y tomo como causa, es que las pandemias son cíclicas en la historia y que la humanidad no tendría los mecanismos para sobrevivir a una de mortalidad severa, como el ébola, y transmisible mediante aerosoles, como la gripe. Por un lado dono millones a investigación, hago toda la concienciación que puedo, e incluso me presto a dar una charla TED sobre el asunto. Nadie parece darse por aludido. ¿Qué hago? ¿Me espero a ver qué pasa? Que el azar dirija mi destino ( muy de Bill ), o paso a la acción y creo una detonación “controlada” a modo de aviso. Un par de millones de muertes que podrían salvar siete mil millones de vidas. No se lo que el creador de las hojas de Excel haría, pero si yo fuese Bill y estuviese realmente convencido que el desastre podría ocurrir, lo de dar un severo aviso se me pasaría por la cabeza.

Sin llegar a un caso tan extremo, a todas las personas se nos presentan dilemas de este tipo varias veces al día. ¿Qué hacemos? ¿Lo dejamos estar y seguimos el guion? O rompemos un par de huevos. Mucho me temo que casi siempre elegimos la primera opción. Y mucho me temo que nos iría mejor si eligiéramos la segunda.

Sobre este blog

Javier Jiménez (Córdoba 1976) es un empresario cordobés con más de 25 años de experiencia en los que ha iniciado proyectos de todo tipo en diferentes sectores. Futurista empedernido y adicto a la búsqueda y desarrollo de oportunidades y alianzas estratégicas tanto en el ámbito nacional como internacional. Un líder creativo y optimista con excelentes habilidades para el desarrollo de productos innovadores y mercados basados en tecnología. Actualmente dirige la empresa Grayhats en la que hace consultoría estratégica y de ciberseguridad.

Etiquetas
Publicado el
29 de octubre de 2021 - 06:00 h
stats