Conspiración de silencio

Tal como si fuera Spencer Tracy  en el papel de John McReady en Conspiración de silencio, el consejero Planas ha llegado a nuestra ciudad a desenmascarar el pacto entre las fuerzas políticas para callar el vergonzante episodio de las Naves de Colecor. En la película de John Sturges, John Macready, intenta aclarar quién cometió un crimen y quien ha actuado de cómplice activo o silencioso en el pueblo de Black Rock, entre personajes mandados por Reno Smith (Robert Ryan) que actúa como un desalmado que somete al resto del pueblo a su capricho, dominados por el miedo. De igual manera, los concejales y concejalas del Ayuntamiento se muestran asustados ante la presencia del imprevisible Ciudadano Gómez que continúa amenazando con tirar más de la manta.

La falta de un brazo de McReady hace que los personajes interpretados por Lee Marvin, Walter brennan o Ernest Borgnine, se sientan cómodos, envalentonados y seguros de poder derrotarlo, al igual que la pertenencia del consejero Planas al PSOE parecía que le obligaba a no  impugnar el Plan Especial SNU Carretera de Palma, al tener el brazo de la firma de la resolución cogido por Donnie Durán, que se debe a los acuerdos establecidos con el mayor parcelador de la ciudad y al cómplice necesario , la faraona Aguilar. Difícil papel el de Sabrina Ambrosio que, al parecer, cuando visitó a Mr Chance Nieto, decía desconocer la decisión de su consejero y que ahora recibe las órdenes del Padrino Durán para que le libre del ridículo y del desafío a su poder que el consejero, por otro lado, amigo del abuelo Griñán, ha generado.

Como siempre sucede en este asunto, que nos persigue desde hace ocho años, la confusión que se genera de forma interesada solo quiere ocultar el sometimiento a los acuerdos secretos con el Ciudadano Gómez, y que ha originado el único acuerdo relevante de las fuerzas políticas municipales. Un asunto en el que el IUCA siempre ha sido el gestor complaciente, el PP, la oposición condescendiente, UCOR, el representante del parcelador y, el PSOE ha variado desde el furibundo ataque hasta el pacto sonrojante. De nuevo los socialistas aparecen ante la ciudad como un grupo desunido, regido con formas dictatoriales y que mezcla la acción de las instituciones con las del propio partido.

La Junta de Andalucía no podía tomar otra decisión sin caer en la prevaricación. Por mucho que la Conspiración de Silencio Conspiración de Silenciointente acallarlo, las Naves de Colecor sufrieron, no una, sino dos sentencias firmes en contra. En la primera, la que afecta al Plan especial en sí, lo esencial eran cuestiones formales, como que debía ser de iniciativa pública y respetar los intereses de todos los propietarios de suelo. Pero, la segunda sentencia, que todos han decidido callar, afectó al Proyecto de actuación que buscaba legalizar las Naves. En esa sentencia, insisto, firme, el juez declara con rotundidad que no se cumplen las condiciones necesarias para construir en zona no urbanizable protegida.

La sentencia no deja dudas en que no está justificado el interés general y público de la construcción de las Naves en suelo no urbanizable. Tampoco considera fundamentado que se tengan que construir en ese suelo, al existir suelo industrial más que suficiente en el PGOU. Igualmente, niega que el uso de almacenaje y venta mayorista esté permitido por el PGOU. Respecto a los metros construidos, considera que sobrepasa con creces de los que disponía el uso industrial precedente de Colecor. Esta sentencia está en los archivos municipales y de la Junta, y aceptar el Plan especial ideado por IU significaría vulnerar sus fundamentos de forma consciente.

El Plan especial ahora impugnado por la Junta de Andalúcía, que debería limitarse a hablar de la ordenación de suelo, lo que hace es buscar una forma de preparar el terreno para una legalización mayoritaria de las Naves. En lugar de defender el interés general, defiende el interés del infractor, por mucho que públicamente este se sienta ofendido. Recordemos que UCOR votó a favor de su aprobación con su beneplácito. El plan especial está lleno de trucos, como ampliar la zona declarada de uso industrial para equilibrar el menor procentaje de ocupación del suelo; o declarar como equiparable a industrial y al uso histórico precedente, unas naves de almacenamiento y venta al por mayor.

La Conspiración de Silencio Conspiración de Silenciosigue callando que lo que no es en ningún caso admisible es el uso de oficinas en zona no urbanizable, por lo que no se entiende que no se hayan claususado ya las oficinas de Arenal 2000 y Ucor, que siguen funcionando, sin problemas, usando parte de las antiguas instalaciones de Colecor. Las declaraciones que hoy han pactado Sabrina Ambrosio y Mr. Chance Nieto buscan volver a la oscuridad de las negociaciones entre las fuerzas políticas, evitando que se airee la que es la mayor burla a la legalidad en la ciudad y la única obra reconocible que nos legó la faraona Aguilar. Esperemos que, como Spencer Tracy, Luis Planas pueda demostrar que, aunque tenga un brazo inutilizado, la justicia de su decisión debe abrirse paso y desenmascarar el vergonzante pacto de silencio de nuestros representantes públicos. Por cierto, les recuerdo a los concejales y concejalas, uno a uno, que son responsables de su voto de forma individual y que no deben dejar que los usen para ir en contra de la legalidad. ¿O acaso forman parte de la Conspiración?

Etiquetas
Publicado el
6 de abril de 2013 - 09:58 h