Una mezquita como una catedral

En alguna de mis anteriores reencarnaciones debí ser una persona seria, así que cuando leo mis carabas todas las semanas hay una parte de mí que dice "menuda tontuná, a ver cuando maduras y te pones serio". Por eso, el miércoles pasado me propuse que la siguiente iba a ser un análisis de esos con estrategias, sinergias e influencias. Ya lo tenía con el lío este de la Innombrable y su denominación, en plan análisis de la identidad y la marca del monumento, y en esto va el culo inquieto de Rafael Obrero y lo clava en su Fuera de Plomo . Lo entendí como un mensaje, en esta reencarnación a Rafa le toca ser Gaby y a mi Fofó, y la verdad es que me parece muy bien porque disfruto con las tonterías, pero ya estaba yo con cuerpo de hacer cosas útiles, así que ahí voy.

Como veo que no nos ponemos de acuerdo con la denominación de la Innombrable, propongo un concurso público de naming, como éstos que se hacen ahora en las redes, que todos votamos a nuestros amigos y sale un churro espectacular pero nos lo pasamos muy bien y nos queremos mucho. Para los que Fofó supuso la entrada en una modernidad inexplicable, el naming es ponerle nombre a las cosas, más exactamente poner nombre a una marca, y está muy de moda después de la conversión del mundo en un inventario de marcas. El objetivo es encontrar una denominación para el monumento, y no nos imponemos más que una restricción: esto lo hacemos para aportar soluciones de consenso, así que deberán contemplar los intereses de las partes en debate, mucho mejor si aparecen los términos mezquita y catedral. Hago yo aquí algunas propuestas y lo demás depende de vosotros.

Mezquita actual catedral

Le damos aquí un giro a lo que está pasando últimamente, una cosa rara. Cuando anunciaban el viernes pasado el recital de Lole Montoya nadie dijo que fuera en la sala multiusos antigua iglesia de La Magdalena, más que nada por pereza. Esta propuesta comienza por referirse a la mezquita porque vemos peor argumento de venta lo de catedral, atraer a turistas anunciando una catedral no da ni para llenar el Santos, y a ver qué les decimos a los de Córdoba Apetece. Para el marketing lo de antigua tampoco ayuda, mientras que actual suena a rockero, más modernete. Mezquitactualcatedralalmohadillananananana queda muy bien, así que aquí queda la primera propuesta

La mezclita de Córdoba

Ésta sería la propuesta del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de California si le pidiéramos un informe, pero realmente es la ocurrencia del hijo sevillano de un amigo. No tenía él más de siete u ocho años y yo le preguntaba que le había parecido la visita, y no hacía más que hablarme de la mezclita para acá, la mezclita para allá. No había aún estudiado antropología ni cosa parecida pero ya entendió la esencia del monumento y de nuestro tiempo, así que me guardé su ingenio hasta hoy.

Una mezquita como una catedral

El problema de Córdoba es que somos idealistas, teóricos, nos pasamos el día leyendo a Platón y  San Agustín, en lugar de a Aristóteles y Berkeley. Si en vez de tanto debate y tanta opinión fuéramos más empiristas e hiciéramos investigación de campo nos iría mucho mejor. La cosa es fácil, invitamos a ese primo de Calatayud que no vemos desde la primera comunión, le vendamos los ojos y lo subimos a la azotea de la Puerta del Puente, lo orientamos al norte, le quitamos la venda de los ojos, y le preguntamos, ¿qué ves?, y seguro que nos dice "una mezquita como una catedral". Ésta es posmoderna, ambigua, con múltiples interpretaciones, interclasista, invencible. Ya me estoy yo viendo a Ana Blanco cerrando el Telediario con una noticia tal que así:"esta noche, en la mezquita como una catedral de Córdoba, se celebrará, bla, bla, bla, bla, bla, bla". Verás como no la cogen.

Etiquetas
Publicado el
11 de marzo de 2014 - 05:06 h
stats