Hemos creado un monstruo... #MiMadreConUnNexus4

Quienes me sigáis por Twitter es posible que hayáis visto esta semana el título del post en uno de mis tuits. En concreto fue el siguiente:

Desde hace un tiempo venían mis padres comentándome que se estaban planteando activar en una de sus líneas móviles un plan de conexión de datos y que la que más posibilidades tenía era la línea de mi madre.

Pedían ayuda a la hora de elegir un terminal que su relación calidad precio fuera la más adecuada para el uso que ellos le iban a dar. Estuvimos (bueno, en realidad fue mi marido) echando un ojo al mercado de smartphones libres y la decisión estuvo clara casi desde el principio. En nuestra opinión el Nexus 4 era el que mejor valoración tenía con los criterios de búsqueda que estábamos teniendo en cuenta. ¿El único problema? Que no había stock.

Pero cuando el miércoles de la semana pasada, a primera hora de la mañana leí en Twitter que se pondrían a la venta a las 4 de la tarde, escribí corriendo a mi marido un mail (nosotros somos muy de comunicarnos durante toda la jornada laboral vía correo electrónico) avisándole del tema. Él por su parte ya lo había leído, y previsor que es, se había puesto una alarma para cinco minutos antes de que se pusiera a la venta. Estuvo rapidísimo.  A las cuatro y seis minutos ya lo había comprado. ¡Y menos mal! A las cuatro y doce ya se había agotado el stock que habían puesto a la venta.

Esta semana ha llegado a casa y análogamente a los Donetes y los amigos, me han "salido madres" por todos lados.

El mismo día por la tarde mi madre pasó por casa a recoger a su pequeñín.

Antes de seguir os aclararé que mi madre tiene conocimientos tecnológicos superiores a los de mucha gente de su quinta: para ella el correo electrónico era una herramienta básica en el día a día en su trabajo, se maneja por Internet como pez en el agua, hace años que aprendió a usar las "video-conferencias" de Messenger cuando mi hermana fue de Erasmus a Bruselas y a diario son pocos los días que no nos comunicamos a través de una ventanita de Google Talk. Pero el tema del smartphone era completamente nuevo para ella y había que comenzar con la instrucción para que comenzara a manejarse con soltura tan pronto como fuera posible.

Aquella misma tarde, la que pasó a recoger su Nexus4, comenzamos con unas cuantas nociones básicas de Android y de cómo "bebe" de Google. Ya tiene su agenda completa volcada en sus contactos de Google, ha sincronizado su cuenta de Gmail correctamente con todos los servicios necesarios a priori, está iniciada en el uso de Google Play para la descarga de aplicaciones, etc.

Al día siguiente seguimos con el tema Whatsapp: ha aprendido a crear grupos, ya sabe compartir todo tipo de archivos y sigue indagando por su cuenta.

Y así, poco a poco va empapándose de todo lo que vamos contándole que puede hacer con su nuevo juguete. Curiosamente, cuenta con una paciencia extraordinaria que le lleva a ir aprendiendo paso a paso y sin agobios, todo lo contrario de lo que nos ocurre a muchos de nosotros cuando tenemos un nuevo aparatito entre nuestras manos, que las ansias nos pueden.

Y para hoy no sé qué inquietudes me tendrá preparadas para nuestra sesión de aprendizaje y familiarización, lo mismo me enseña algo nuevo ella a mí, pero tal y como dice el título del post: ¡creo que he creado un monstruo!

El día menos pensado me encuentro una mención suya en Twitter, Instagram o vete tú a saber...

Etiquetas
Publicado el
8 de febrero de 2013 - 03:30 h
stats