México, voto contra la violencia y la corrupción

Ayer domingo se celebraron los comicios intermedios en México, unas elecciones que caen en mitad del sexenio legislativo de Enrique Peña Nieto Enrique Peña Nieto(PRI) y envueltas en una convulsa situación en el país.

 Peña Nieto viene rodeado de polémica tras polémica no sólo por sus reformistas medidas legislativas como la que atañe a la reforma educativa reforma educativaque ha tenido esta semana en jaque al Distrito Federal con sendas marchas de protesta, sino también con la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y el escándalo por la Casa Blanca propiedad de su mujer y supuestamente financiada con dinero negro.

Este domingo se elegían a 500 diputados federales, nueve gobernadores y más de 1.200 cargos estatales y municipales susceptibles de los sobornos del narcotráfico ya que se trataba de estados con una completa situación como Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Sonora... Y pese a lo que hablábamos del presidente de la República, el PRI partía como favorito para ganar la gobernatura de los estados en liza. Así ha sido en Campeche, Guerrero, Colima y San Luis Potosí aunque en la mayoría de los casos han perdido su mayoría absoluta y tocará firmar acuerdos con el Partido Verde y Nueva Alianza.

La campaña electoral mexicana nada tiene que ver con la española donde hay "disparos dialécticos" y "batallas ideológicas", aquí se lleva al sentido más literal estas expresiones. Durante lo que ha durado el proceso electoral iniciado en octubre del año pasado y hasta la fecha de los comicios, han sido asesinados 21 cargos políticos (precandidatos, candidatos, coordinadores de campaña...) No es poca cosa. De hecho la jornada electoral de ayer también estuvo marcada por la violencia ya que en algunos municipios de Oaxaca quemaron algunos casilleros electorales con heridos de gravedad incluidos y fue necesaria la presencia militar para garantizar la seguridad del proceso.

No tiene motivos para la satisfacción Peña Nieto y mucho tendrá que mejorar en todo caso si quiere llegar con opciones de ser reelegido en los comicios generales de 2018. El desencanto ciudadano se ha dejado sentir en estos años en la calle con movimientos como "Yo soy 132", las familias de los 43 normalistas desaparecidos, y el movimiento Basta ya México harto de la corrupción en este país, la violencia y la desigualdad de una sociedad tan heterogénea. ¿No es el mejor germen para que nacieran partidos ciudadanos como Podemos? ¿Cuál es la alternativa de gobierno si la clase política no representa a la mayoría de la sociedad que pugna un cambio?

Cuántos amigos no me habrán dicho en estos meses, si son lo mismo... ¡unos ladrones! Está visto que hay muchas más analogías con nuestro país, pero lo que tiene que parar es la violencia como cultura y dogma.

Etiquetas
Publicado el
8 de junio de 2015 - 14:28 h
stats