Una mirada atrás junto a Santa Marina

http://youtu. be/tFbCW4nhb-o

El Señor de las Penas realizó este miércoles su tradicional Vía Crucis desde el convento de Santa Isabel, con recorrido por las calles de un barrio muy ligado a la historia de la Esperanza

La estampa es diferente a la habitual. Supone, en modo alguno, un regreso al origen. Es el convento de Santa Isabel el que en esta ocasión abre sus puertas. Restan unos minutos para las nueve y el cortejo está preparado para iniciar el camino de regreso a San Andrés. La expectación en la calle es alta. También en la plaza de Santa Marina, parroquia en la que la hermandad de la Esperanza escribió las primeras páginas de su historia. Decenas de cofrades aguardan, caída ya la noche del Miércoles de Ceniza, la llegada de Nuestro Padre Jesús de las Penas. El tradicional Vía Crucis con la imagen de Juan Martínez Cerrillo tiene un significado especial en esta Cuaresma de 2015. La talla es portada en una sencilla mesa de parihuelas, como lo hiciera la tarde anterior en su traslado al lugar en que pernoctó e inició su marcha.

Unos minutos después de las 20:45, tras el acto litúrgico de la imposición de la ceniza, la Cruz de Guía advertía con su presencia de la próxima salida del Señor de las Penas. Piel morena, la imagen cruzó las puertas de Santa Isabel para comenzar su Vía Crucis, realizado de manera especial con motivo del 75 aniversario fundacional de la hermandad de la Esperanza. El convento acogió a la talla de cara a una cita que permitió estampas como la del propio inicio de la estación o el paso de la obra de Martínez Cerrillo por Zarco. La estrechez de la calle fue vencida gracias a que el titular de la corporación de San Andrés caminó en parihuelas y no sobre su antiguo paso de guadamecíes, como en principio tenía previsto la cofradía.

Estuvo acompañado Nuestro Padre Jesús de las Penas en su recorrido por las calles de Santa Marina y San Agustín, en el camino de regreso a su templo, por la Banda de Música de la Esperanza. A la imagen le abría el paso una sencilla comitiva, la misma que la custodió hasta su entrada en San Andrés. Fue antes de las once de la noche cuando la talla cruzó las puertas de la parroquia desde la que iniciará su estación de penitencia el Domingo de Ramos. Este viernes, desde las 9:00 y hasta las 21:00, la obra de Martínez Cerrillo será expuesta en besapiés en la sede de su hermandad.

Etiquetas
Publicado el
19 de febrero de 2015 - 01:29 h