Qué le vamos a hacer

"Los tiempos no han acompañado"

           (Juan Pablo Durán. Presidente del Parlamento andaluz y secretario provincial del PSOE)  

Ustedes no se lo van a creer. Desde que la señora Díaz lo colocó en la segunda más alta magistratura de la comunidad autónoma, el señor Durán ha puesto todo su empeño en dejar el cargo de secretario provincial de su partido en Córdoba. Pero, lo que son las cosas, los tiempos no han acompañado. ¿Qué quiere decir el señor Durán cuando dice tiempos? Cualquiera sabe. Nuestra obligación es saber interpretar las claves insondables de la razón de Estado y, si no, agüita fresca.

El caso es que el presidente del Parlamento andaluz es de esa clase de seres humanos que puede dirigir una cámara autonómica con una mano y con la otra conducir la organización provincial de un partido. Hay gente con una capacidad asombrosa para hacer dos cosas al mismo tiempo. Fíjense, por ejemplo, la señora Cospedal. Por las mañanas presidía la comunidad autónoma de Castilla la Mancha y por las tardes gestionaba la mayor estructura orgánica de España. Así se explica, quizás, que acabara perdiendo las llaves de la primera y en la segunda se le haya traspapelado la contabilidad paralela. Normal.

La historia política de este país está llena de personas capaces de leerse las obras completas de Kant mientras se hacen una tortilla francesa de cuatro huevos. Aquí hay nivel. Recuerden, si no, aquel presidente de la Diputación de Huesca que ocupaba simultáneamente ocho cargos en empresas y organismos oficiales. Un fuera de serie. A usted y a nosotros se nos quemaría el aceite en la sartén y aprobaríamos la tasa de agua en el consejo de administración de los autobuses municipales. Pero, claro, hablamos de gente superlativa. Del nivel de un tal Zarrías, aquel señor que echó los dientes votando con una mano y un pie en dos escaños a la vez. Que le pongan una calle, por favor.

Pues bien: los tiempos no le han acompañado al señor Durán, qué le vamos a hacer, pese a que se comprometió a dejar la secretaría provincial para centrarse en la presidencia del Parlamento andaluz. Seguramente porque la señora Susana Díaz no habrá encontrado mejor centinela para vigilar el rebaño en estos tiempos de mudanza. Y, oiga, desde luego.

Etiquetas
Publicado el
20 de febrero de 2016 - 08:41 h