El infierno era esto

 

"Necesito enterrar a mis hijos en paz"

(Ruth Ortiz. Madre de José y Ruth)

En esta historia espeluznante hay dos enigmas indescifrables: la frialdad gélida del asesino y la serenidad de su víctima. En todos estos años siniestros, Ruth Ortiz ha guardado una extraña calma que nos ha reconciliado con el ser humano y la civilidad. No es fácil mantener la entereza cuando a tus hijos los acaba de carbonizar un desalmado en una pira doméstica. Por ahí, nuestro agradecimiento y nuestra compasión.

Entenderán ustedes que jamás hayamos leído una frase tan triste y, sin embargo, tan cabal. He aquí un sintagma escalofriante que pone punto final a un infierno, que, en realidad, no ha hecho nada más que empezar.

Etiquetas
Publicado el
27 de septiembre de 2014 - 13:16 h