Los Evangelios

 

En Córdoba son conservadores hasta los comunistas

(Gabriel Pérez Alcalá. Rector de la Universidad Loyola)

Ha tenido que venir el director de una institución jesuita para decir los Evangelios. Hasta ahora nadie se había atrevido a sacar del cajón esta verdad revelada que retrata una ciudad paradójica hasta el tuétano, donde nada es lo que parece. Pongamos un ejemplo: un comunista puede parecer comunista por la tarde mientras combate a los poderes fácticos y ser otra cosa muy distinta por la mañana cuando se sienta en el consejo de administración de la Iglesia financiera. Así visto, el hecho pudiera parecer de todo punto inverosímil, la broma pesada de un guionista del absurdo, pero eso es lo que nos hemos desayunado durante veinte o treinta años con toda la tranquilidad del mundo.

Así, en este plan, un día hemos contemplado a la alcaldesa cruzar el río Quema, otro al coordinador provincial del brazo del peñista planetario y un tercero al responsable de finanzas jugando al Monopoly con la casta del ladrillo. De este salmorejo doméstico sale lo que sale. Es decir: un potingue sincrético muy parecido al que sugiere el señor Alcalá en su titular.

Luego, unos y otros podrán ponerse la camiseta que más le convenga y sacar la bandera de paseo los domingos de mañana, pero los Evangelios dicen lo que dicen y en según qué cuestiones no nos hemos movido un milímetro en los últimos treinta años. De otra manera no hubieran convivido en perfecta armonía la Córdoba profunda y el vigor revolucionario como si fueran hijos gemelos del mismísimo autor de El Capital. Ya lo dijo el señor Anguita tras el ocaso del Califato: "Aquí se ha hecho cordobesismo de stand de Feria". Más claro agua.

A simple vista, por consiguiente, el titular resulta ser un oxímoron de libro. Un contrasentido sin pies ni cabeza, que en cualquier otra parte del mundo se hubiera desvanecido nada más entrar en contacto con el aire. En Córdoba, en cambio, vocablos que pudieran pertenecer a galaxias a años luz (peñismo-marxismo, capillismo-vanguardia, conservador-comunista) parecen haber nacido de la misma placenta. Lo dicen los Evangelios.

Etiquetas
Publicado el
12 de enero de 2013 - 01:08 h
stats