El valor del arte

El periodista pregunta "¿qué función debe cumplir el arte?

El artista no responde.

La bruta contesta "emocionar".

El galerista enseña el catálogo: "16000 euros, precio de salida"

La nieta llora: "¿vamos a vender el cuadro de los abuelos?"

Olvida que el abuelo, viajante, y la abuela, ama de casa, pasaron medio siglo haciendo planes con aquel enorme retrato que sus nietos creían la representación del primero y que ellos sabían de cierto valor.

El abuelo: "cuando muera, lo vendéis que os dará para algo".

La abuela murió mientras el cuadro se pudría en el salón.

Los hijos: "vendemos"

El pintor se aburrió de ser moderno y volvió al realismo, a los autorretratos, al yo.

El periodista insiste:"¿Para qué sirve el arte?".

El artista se excusa: "no entiendo la pregunta. El arte no tiene ninguna función y las tiene todas".

La bruta: "imaginar que tu abuelo es el señor del cuadro y llorar cuando sale a subasta después de un siglo colgado en el salón".

El galerista: "¿alguien da más?

La nieta: "recordar".

El abuelo: "heredar".

La abuela: "amar".

Los hijos: "vender".

El pintor: "crear".

* Rosa y Tomás vivieron 60 años juntos. Su salón estuvo siempre presidido por un autorretrato de Eugenio Hermoso, que saldrá a subasta el día 24 de junio. Mientras el dinero mueve el mercado del arte y los teóricos buscan las razones de su existencia, las brutas sólo nos emocionamos.

Etiquetas
Publicado el
13 de junio de 2015 - 00:57 h