N&B

Rosario Alarcón: “Las cuentas de una Consejería son como las de un hotel”

.

Con la imposibilidad de los alcaldes del PP de ser también parlamentarios andaluzas, José Antonio Nieto dio paso a que Rosario Alarcón (Sevilla, 1967) se convirtiese en la cabeza de lista por Córdoba en las elecciones del próximo domingo. Alarcón proviene del mundo de la empresa privada y eso se nota en su manera de ver el mundo y la política, abogando por trasladar esa forma de trabajar a la Administración. Admiradora del modelo de sanidad madrileña, no obstante, por sus respuestas a esta entrevista no pone en duda el modelo de sanidad pública, aunque los parámetros con los que se gestione sean los de una compañía privada.

Tras un fugaz paso por el Ayuntamiento y la Diputación, Alarcón llegó al Parlamento. Y él aspira volver con un gobierno del PP. Como todos en su partido, está segura de que solo ese cambio puede garantizar el futuro de la provincia y de la capital. La candidata recibe a CORDÓPOLIS en la sede provincial de su formación un día después de la última gresca entre el Ayuntamiento y la Junta a cuenta de las obras en la plaza de San Agustín. Lo que parece una cuestión burocrática, al tratarse de un espacio declarado Bien de Interés Cultural, se convierte en argumento en tiempo de elecciones.

Y con ese asunto, comenzamos la entrevista.

PREGUNTA. ¿Qué ocurre entre el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía para que un hecho tan concreto y que en principio parece solo un trámite sirva de arma electoral o argumento para seguir echándose los trastos?

RESPUESTA. Yo diría que lo que le viene sucediendo desde hace mucho tiempo a Córdoba es que la Junta nunca ha apoyado a Córdoba. Nunca. Si hubiese apoyado a Córdoba desde hace tiempo, la situación en la provincia y sus infraestructuras serían otras y las tendríamos a pleno rendimiento. Y por cierto, sacándoles un gran partido porque el coste de oportunidad que supone no haberla tenido desde hace mucho tiempo está lacrando y restando desarrollo económico y oportunidades de empleo. Llevamos años arrastrando y coleando un trato injusto de la Junta de Andalucía con Córdoba. Si para colmo, ahora estamos inmersos en una campaña electoral y encima el color político del Ayuntamiento es el del PP, lo que ha hecho la Junta, es aplicar todavía más ese severo castigo que lleva aplicando a nuestra ciudad y nuestra provincia tanto tiempo. Pero lo ha hecho de manera más visual, más agudizada y sectaria que antes. La Junta habrá visto una forma de ponerle zancadillas, puntapiés a la gestión del gobierno del PP de José Antonio Nieto en Córdoba; una ocasión para poner trabas al gobierno local. Y la usan. Y la utilizan, además, en contra de todos los cordobeses. No castigan a un Ayuntamiento de un color político o a un alcalde del PP; están castigando y perjudicando seriamente los intereses de todos los cordobeses, voten a quien voten. Cordobeses que ahora nos dieron la mayoría para gobernar en la capital pero que son de todos los colores políticos. Y sin ningún tipo de escrúpulos, la Junta de Andalucía castiga a Córdoba y con ella a todos los cordobeses.

La Junta nunca ha apoyado a Córdoba

P. Lo que dice la Junta es que al ser un espacio declarado Bien de Interés Cultural necesita un permiso. Parece un trámite. ¿Es suficiente para usarlo en campaña electoral?

R. No conozco en profundidad la cuestión del documento, exactamente. No lo he leído pero sé que ayer José Antonio, en su rueda de prensa lo sacó. Pero qué necesidad tiene la Junta, qué necesidad hay de, en vez de poner trabas y mandar un documento, se haga todo de buenas maneras, como debería de hacer una institución autonómica cercana. Pero en lugar de velar por los intereses de todos, se manda un documento -que insisto que no conozco bien- que parece que obstaculiza. En vez de que se llame por teléfono y se diga, oye, cómo podemos solventar este paso si es que hay que darlo y es prioritario para el siguiente. Pero no a base de poner obstáculos. Así es imposible avanzar.

P. ¿Conocemos ya en Córdoba a Juan Manuel Moreno Bonilla?

R. Creo que lo va conociendo mucho la gente porque él se ha ocupado de que le conozcan. Y se ha preocupado para que así sea. Y cuando le conocen, no conocen a un actor, un eslogan o una pose. Conocen a una persona, alguien con muchísima calidad humana y años dedicados. En su última etapa política como secretario de estado de Asuntos Sociales, que ha sido muy difícil por la crisis. Y aún así, ha hecho una extraoridinaria labor. Juanma se ha preocupado y ocupado de que lo conozcan en Córdoba y afortunadamente, después del debate de Canal Sur, tal vez personas que no han coincidido con él ya le conozcan. Juanma se ha pateado la provincia y ha venido un montón de veces a Córdoba y se la recorre de una punta a otra la provincia entera. Y en el debate de Canal Sur pudieron conocerlo aquellos que no lo han tratado. Porque quienes sí lo han hecho , lo primero que nos dicen es que tenemos un magnífico candidato y que ojalá sea presidente de la Junta de Andalucía. Esa es la realidad. En el debate se pudo ver que hay muchísima diferencia entre una persona sencilla y humilde con muchas ganas de cambiar las cosas y mejorar una Andalucía para todos, y la otra cara de la moneda que es una persona [no cita a la presidenta de la Junta], que cada vez que se la conoce más, gusta menos.

P. Las encuestas indican que el PSOE va a ganar de nuevo las elecciones y que el PP, a pesar de haber ganado las últimas, puede bajar bastante. ¿Cómo explicas esta situación?

R. La única explicación que doy es que no me creo las encuestas. No encuentro otra. Tampoco me las creí antes, cuando nos daban una mayoría absoluta prácticamente y nos decían que ya íbamos a estar en el Gobierno. Y yo conozco muy bien mi provincia y sé que hay municipios de interior donde todavía -y de manera ruin- el PSOE infunde el miedo a quien tiene que votar, a las personas mayores, a viudas, a pensionistas, a gente que recibe una paguita. A todos ellos les dicen “como no nos votes, pierdes esto o aquello”. Ahora tampoco me creo las encuestas porque escucho a la gente de fuera, veo cómo se nos ve desde fuera, cómo nos ve la Andalucía real y dicen: “Rosario, es inconcebible que una comunidad autónoma, donde se ha malversado, se ha despilfarrado, donde sois campeones en todo lo malo y muy poco en lo bueno, no haya un severo castigo a quien lleva 33 añois gobernando”. Es que no es razonble. ¿Y a quién van a castigar, al partido político que está en la oposición que no hemos tenido la suerte de haber hecho las reformas necesarias que hoy por hoy ya estarían funcionando? ¿A nosotros nos va a castigar el electorado, según dicen las encuestas, de una forma inexplicable y severa? No es razonable. Por eso no me las creo. Pero sí me creo y estudio las segundas lecturas que se pueden hacer de las encuestas, aquellas donde se dice y evidencia que hay una necesidad de cambio, que un 60% de los encuestados demandan un cambio y que al parecer hay más de un 40% de gente que tiene dudas y tiene indecisión a la hora de votar. Eso sí que me lo creo y es razonable. Porque si hay gente que quiere cambio y que está indecisa, cómo van a votar precisamente a los que no han cambiado nada en Andalucía; a quienes son las personas responsables de la situación en la que nos encontramos: paro y corrupción, pésima educación, sanidad desastrosa... Eso no es explicable...

Juanma Moreno se ha preocupado y ocupado de que lo conozcan en Córdoba

P. El hecho de que el PP gobierne en España y tenga sus propias responsabilidades en el tema del paro y la corrupción, con el caso Gürtel, ¿os lastra vuestro mensaje como candidatos al Parlamento?

R. Tengo clarísimo que en esas encuestas en las que aparecen los indecisos hay mucho voto del PP que está dudando, que está en en esa tesitura para las autonómicas. No solo por casos que han sonado a nivel nacional de corrupción. En todas las casas hay una oveja negra, lo que pasa es que el PP ha sido el único que ha hablado de corrupción y que ha puesto las medidas encima de la mesa para decir que esto se ha acabado. Y por otra parte, esas personas ya están desfilando por los juzgados o están en la cárcel. Pero ni en Madrid ni en Andalucía he visto a nadie del PSOE que haya dicho “basta ya de corrupción; estas van a ser mis medidas para impedir que la corrupción siga en la comunidad autónoma”. En cambio, tenemos un silencio más que cómplice. Respondiendo a tu pregunta, claro que hay muchos votantes del PP que se lo están pensando, pero estoy convencida de que a pesar de que haya habido medidas que no han gustado, porque se han tomado incluso en contra de nuestro programa, saben que el tener que adoptarlas en contra de nuestro ideario ha obedecido a que el PP siempre pone los intereses generales por encima de los partidistas; y los votantes saben que la situación requería una acción muy concreta para salvar a España de la situación heredada del PSOE. Y cuando el PP vote será un voto responsable, maduro, sensato. Y cuando opte por ese voto lo hará por el pp porque es la única opción de cambio.

P. ¿Qué opinas de Podemos?

R. Opino lo que muchos. Un fenómeno mediático que ha nacido y que se mantiene a base de pantallazos de televisión, programas televisivos con mucha audencia y con un perfil de espectador bastante inquieto. Un perfil que antes no se sentía atraído por ninguna opción política. Pero en resumen creo que Podemos es más de bluf que una realidad. Día a día, viendo a las personas responsables de ese fenómeno social -no me gusta llamarlo partido político porque prefiero verlo cuando le toque actuar y gestionar- obedece más a un bluf que a un voto que va a las urnas. Es una incógnita que todos descubriremos el 22 de marzo porque son sus primeras elecciones, su primer experimento. Y ese día, muchas gente no se la va a jugar con experimentos. Hay gente que se va a dar cuenta de que no es el momento de arriesgar todo lo que hemos conseguido levantar con mucho esfuerzo. Mucha gente, aunque sea joven, está formada, tiene ideales, quiere trabajar y no se va a arreisgar con ese experimento que puede hacer que todo explote por las nubes.

No me creo las encuestas. Tampoco me las creí antes, cuando nos daban una mayoría absoluta

P. ¿Y Ciudadanos? Ya lleva unos años en el parlamento de Cataluña.

R. Lleva además ocho años cogobernando en Sanlúcar de Barrameda con el PSOE. Para mí, Ciudadanos es un socio de gobierno en ese pueblo y no creo que un partido catalán vaya a arreglar los problemas de los andaluces. Es que no lo creo. Los problemas nuestros los tenemos que arreglar nosotros. Albert Ribera es un chaval que me parece majo pero no es él quien se presenta a las elecciones autonómicas en Andalucía. Él no. ¿Tiene una oportunidad de crecimiento en Andalucía porque hay una fragmentación del electorado debido a una situación caótica y de hartazgo del PSOE? Pues claro. Pero de la misma forma que apareció UPyD que se infló antes y se ha desinflado ahora. Los problemas de los andaluces tenemos que resolverlos los andaluces. No tienen que venir fuerzas políticas que sean experimentos, inventos o de fuera.

P. ¿Desde su punto de vista cuál es la principal necesidad que tiene Córdoba?

R. Necesita muchas pero voy a ser egoísta u tiraré para mi sector, el del turismo. Necesita infraestructuras políticas, el pabellón o el parque joyero, el palacio de exposiciones, ferias y convenciones. Si en Córdoba hubiese habido un recinto ferial en condiciones, estoy convencida de que a esta ciudad le habría ido mucho mejor. Ciudades que no tienen la situación privilegiada que tenemos nosotros han crecido una barbaridad gracias a su recinto ferial. Pues imagina nosotros, con una ubicación perfecta por las comunicaciones por carretera y por AVE, que somos la ciudad más comunicada por AVE de España. Pero por carretera seguimos incomunicados con Jaén, provincia hermana con la que nos vincula el sector más potente junto con el turismo, la agroalimentación. Y qué decir de la ronda norte, otra promesa incumplida. Y en la provincia hace falta de todo. En Espiel, por ejemplo, llevan 40 años reclamando un nuevo colegio. Y no se ha hecho nada nunca. ¿Qué ha hecho la Junta con Córdoba, dónde ha empleado los recursos andaluces y de los impuestos de la provincia? En muy pocos cosas. Muchas menos de las que Córdoba necesita y muchas menos de las empleadas en otras provincias. Queremos que Córdoba tenga el sitio que merece porque llevamos años de agravios comparativos. Y si mejaromos el turismo y la agroidnsutria, Córdoba se sale del mapa. Lo tengo clarísimo.

P. Muchas de las obras se han hecho porque no hay dinero. Ni para la ronda norte, ni para la autovía a Jaén... ¿En las promesas del PP qué hay de política y qué de economía real?

R. De economía real la Junta es una incertidumbre y una incógnita. Cuando lleguemos, a saber lo que nos vamos a encontrar. Tendremos que hacer una auditoría, levantar alfombras, abrir cajones. Ojalá me equivoque pero nos encontraremos lo más grande. Ahora bien, la situación económica no es ahora para poder hacerlo todo. Pero podemos fijarnos en lo que han hecho tantos alcaldes del PP que han recogido ayuntamientos arruinados y, en tiempo récord, han consegudio poner sus cuentas, en algunos casos en superávit. Y eso se hace gestionando. Eliminando lo superfluo, priorizando lo urgente. Eliminando gastos superfluos como la administración paralela. Hay mucho donde recortar. No recortar, sino trasladar el gasto de un sitio donde no es rentable a otro donde es más necesario y va a ser rentable.

Creo que Podemos es más de bluf que una realidad

P. ¿Cuál es su modelo de gobierno del PP autonómico?

R. Tenemos comunidades autónomas que son espejos donde mirarnos. Extremadura y Castilla-La Mancha. Parecía que eran, junto a Andalucía, las peores comunidades y ya nos llevan una ventaja que miro con envida sana. Hay modelos autonómicos gobernados por el PP que son verdaderos espejos donde mirarnos. Lo que tenemos muy claro es que lo que se hace bien en comunidades autónomas y funciona, hagámoslo aquí. Con reformas que no se han hecho, aplicando los ajustes donde hay que hacerlos, mejorando la sanidad y la educación como se está haciendo en esas comunidades autónomas que te comento. Tendremos que ver las cuentas de las consejerías, los presupuestos. Y sus cuentas de explotación son como las de una empresa, como las de un hotel. Tendremos que aplicar bien la cantidad de fondos europeos que nos han llegado. Andalucía ha recibido mucha ayuda de la UE pero si no se aplican, se devuelve, como ha pasado con los 800 millones de euros de políticas activas de empleo. Y si no se usa en la comunidad campeona del paro, pues así nos va. Queremos mejorar esas competencias en las que tenemos autonomía plena: educación, sanidad, políticas sociales y empleo.

P. Vienes del sector privado. Con respecto a los servicios públicos, ¿cuál es tu modelo? ¿Gestión privada, mixta o privatizar los servicios en sí?

R. Apuesto por una gestión pública pero con mentalidad, esfuerzo, mérito y capacidad de una gestión privada. Y salen las cuentas. Se puede hacer. Gestión pública pero desde ese prisma de eficacia, solvencia y rentabilidad. O es que, ¿por ser un gestor público uno se puede permitir derrochar o que no sean rentables las actuaciones que se hagan en la empresa pública? No. Mentalidad privada en las empresas públicas. Pero por desgracia, en Andalucía esa mentalidad que ya se aplica a lo privado, con buena gestión de solvencia, de rentabilidad, no existe en lo público. Porque se ha hecho lo contrario. Y eso se puede conseguir. Y que no se pierda un euro de los ciudadanos. Porque aquí se ha hecho de todo y es un lastre tremendo. Lo estamos pagando todos.

P. Estoy pensando en la respuesta de los empleados de la sanidad pública de Madrid. Allí incluso el Gobierno de la Comunidad se han replanteado cómo hacer las cosas.

R. Para empezar voy a decir una realidad constatada. La sanidad andaluza está infinitamente peor en todos los aspectos, como usuarios y como pacientes. Y los profesionales andaluces son los peor tratados de España. Y eso lo dice el personal sanitario y los usuarios. El personal sanitario se ha reunido con nosotros y lleva tiempo contándonos sus quejas de maltrato, de contratos vejatorios. Del primero al último. Se mantiene una sanidad pública gracias al esfuerzo de los profesionales. Y como usuarios, sé que ha habido gente que ha preferido irse a Madrid a operarse porque las condiciones son mucho mejores: desde la habitación o la rapidez, sin listas de espera. Tengo pruebas evidentes de que la sanidad en Andalucía va peor que en Madrid y nos vamos a ocupar de que vaya mejor de lo que va.

Tenemos comunidades autónomas que son espejos donde mirarnos: Extremadura y Castilla-La Mancha

P. ¿Te imaginas una gran coalición entre el PP y el PSOE?

R. El PP va a ganar las elecciones en Andalucía. Quedan pocos días pero cada día ganamos más seguidores de Juanma. Vamos a ganar y él va a ser presidente de la Junta. Lo que nunca vamos a dejar de hacer es algo que no sea bueno y positivo para Andalucía. Por eso, evidentemente, haremos lo que sea necesario para llegar a acuerdos y pactos. Aunque al PSOE ya se le ha ofrecido, estando Susana Díaz gobernando. Y ha dicho que no, lo ha rechazado. Si cuando ganemos las elecciones, el PSOE quiere apoyarnos en medidas y grandes pactos de Gobierno, bienvenido será.

Etiquetas
stats