María Dolores Toscano: “La sociedad actual pinta la sexualidad como algo feo”

María Toscano, Rubó | MADERO CUBERO

Mientras María Dolores Toscano (Posadas, algún abril de los años 80) va acomodándose a la sesión de fotos para la entrevista, este periodista piensa en si procede o no usar la frase que una vez dijo Henry Miller para describir la inutilidad de cualquier otra actividad distinta a la sexual en este corto tránsito hacia la oscuridad que llamamos vida. Miller dijo: El sexo es una de las nueve razones para la reencarnación... Las otras ocho no son importantes. Y sin embargo, María Toscano, que defiende y enseña trucos para lograr el placer, no está del todo de acuerdo con esta afirmación.

Esta cordobesa, estudiante de Empresariales, puso pronto las cartas sobre la mesa y sentenció que en su mente no estaba lo de vivir pegada al teléfono o el ordenador haciendo balances contables, sino buscarse la vida con otro tipo de actividades que no le consumieran batería: pintora, diseñadora de interiores, organizadora de eventos, viajera... Toscano lleva muchos años haciendo lo que le da la gana por todo el mundo, si bien su base de operaciones la estableció en Berlín hace ya un lustro, y es allí donde ha puesto en marcha el proyecto más importante de cuantos ha acometido hasta el momento.

Como acabará contando en esta entrevista, una epifanía le puso delante una misión y esa misión es hoy la de enseñar a dar placer. Para ello ha construido un movimiento llamado Hedoné que, a partir del arte, la música, el baile, la meditación, la nutrición o técnicas ancestrales como el yoga, el shiatsu, el tantra o el reik, llevan el placer al mayor estado espiritual posible. Inspirada por los clásicos -Hedoné es el espíritu femenino en mitología griega que representa el deseo sexual-, Toscano ha acabado siendo una maestra de ceremonias en el despertar de cientos de personas en todo el mundo, tras haber realizado seminarios y actividades en países como Alemania, Polonia, EEUU o Uruguay. Además, cuenta también que tiene sobre la mesa la posibilidad, a punto de concretarse, de dirigir un espacio propio de esta temática en Hawai, un lugar donde la principal deidad femenina, la diosa Pele, destaca por el aspecto creativo y porque da a los seres humanos la posibilidad de destruir lo malo que existe en su interior para construir algo nuevo.

Pero antes de viajar al futuro, la entrevista, que tiene lugar en el Patio Vesubio, y Henry Miller, aquel mortal que dijo: Si tuviera la oportunidad de ser Dios, la rechazaría. Si tuviese la oportunidad de ser una estrella, la rechazaría. La oportunidad más maravillosa que ofrece la vida es la de ser humano. Abarca todo el universo e incluye el conocimiento de la muerte, del que ni Dios goza.

PREGUNTA. Ayer estaba dándole vueltas al lugar donde hacer la entrevista…

RESPUESTA.¿Querías que fuera en una iglesia, no?

P. Sí. Aunque me autocensuré y al final se me vino a la cabeza el Patio Vesubio, por la simbología de aquel volcán y toda la mitología que hay alrededor del castigo a la ciudad, que era bastante...

R. ... Hedonista.

P. Eso es. No sé qué papel juega en Hedoné lo mitológico, todo lo griego y romano.

R. Pues sí. Es importante. A ver, esto en realidad arranca con una exposición pictórica en la que cada uno de los cuadros evocaba un placer, y quería transmitir mi forma de ver el hedonismo a través de dibujos. Y entonces empecé a leer a diversos autores, desde los clásicos hasta los modernos. Desde Epicuro hasta Michel Onfray. Y esas lecturas son en parte la base de todo este movimiento. Después vino la primera oportunidad. Era mi cumpleaños y, como yo estaba inmersa en este tipo de lectura, quise hacerlo con temática hedonista, desde la estética hasta la ética de la misma.

P. ¿Crees que hemos evolucionado mucho como sociedad, cuando lees a estos autores?

R. Bueno, algunas sociedades sí han evolucionado y otras han ido para atrás. En general, creo cuando toma el poder la Iglesia Católica en Europa, se da un paso atrás grandísimo en cuanto a desarrollo social.

"Cuando toma el poder la Iglesia Católica en Europa, se da un paso atrás grandísimo en cuanto a desarrollo social"

P. ¿De aquellas lecturas, qué puntos crees que aún se mantienen hoy en la sociedad moderna?

R. Bueno, yo soy un ejemplo de que muchas. Yo y mucha gente seguimos la doctrina de Epicuro, que está a la orden del día. No somos unos raros. En realidad ellos hablaban de algo muy simple, que era atender a los placeres que son naturales, como una buena comida, como una buena conversación o la sexualidad. Son cosas que están ahí y que te van a dar felicidad verdadera. Epicuro también dice que el poder o el dinero no te provee una felicidad real. Ésa es la esencia de Epicuro.

P. ¿Y en qué difieres?

R. En la espiritualidad. Yo soy a la vez hedonista y espiritual. Y los grandes autores no lo son. Ellos tenían el foco puesto en la vida terrenal, pero después casi todos piensan que lo que le sucede es la nada. Y yo sí que pienso que hay algo. No nada de lo que dicen las religiones, pero algo.

P. ¿Por qué crees que la religión interfiere en la sexualidad?

R. Por la inseguridad del hombre. Y por hombre hablo del género masculino. En ese asunto coincido con Onfray y en que las ideas contrarias a la sexualidad parten de supuestos religiosos escritos por hombres. Y es que el ego del hombre, cuando no consigue satisfacer a una mujer, se siente muy herido. Y durante siglos la solución a eso ha sido lograr que la mujer no reivindique ni pida el sexo. En señalar a una mujer por pedir lo que es natural y llamarla golfa, muchos hombres han encontrado la solución a su problema.

P. Mencionamos mucho, o tenemos tendencia a hablar sólo de la religión católica, y no me quiero ceñir solo a eso.

R. Tienes razón. Me sale solo porque yo me he criado en una familia muy católica. Me crió mi querida abuela que era una santa, que me llevaba a misa hasta dos veces los domingos.

"Las ideas contrarias a la sexualidad parten de supuestos religiosos escritos por hombres"

P. Viendo cómo has evolucionado como mujer y como persona, ¿qué salvarías de aquella educación?

R. A mí me parece que esa educación tuvo muchas cosas buenas. Además, de entrada, la figura de Jesucristo me encanta. Me parece un gran hedonista. Lo que ocurre es que la religión, y en lo que se convierte, ensucia sus enseñanzas.

P. ¿Ahora qué pasa con tu familia, cuando le cuentas lo que haces?

R. Bueno, mi abuela murió hace un par de años. No sé si todos mis tíos comparten lo que hago o si piensan que hago un putiferio, pero de las personas más allegadas que realmente me importan, tengo todo su apoyo. Mi madre, que es la que más me importa, es más liberal y más abierta.

P. ¿Y tú has jugado algún papel en ello?

R. He contribuido, claro. La vida en sí te viene a dar algún revolcón y de repente todas esas normas de conducta y esos prejuicios pierden un poco su sentido.

P. Ésa es una reflexión un poco budista. La vida es sufrimiento, y una vez que lo aceptas, pues ya puedes concentrarte en vivir.

R. Exacto.

"Ser hedonista es buscar el placer, pero lo erróneo es limitar el placer a lo sexual"

P. En Hedoné, ¿cómo mezcláis el cuerpo y el espíritu?

R. Hedoné son eventos educativos, con una parte teórica y una parte práctica, y dentro de la parte teórica, que incluye diferentes talleres, pues hay por ejemplo técnicas que pueden ayudar a cualquier persona a conseguir más placer en su vida o cómo aprender a darle más placer a otro. Dentro de ésas está el tantra, por ejemplo, que tiene que ver con una conexión espiritual de la persona que trasciende lo cultural para ir a lo sensorial y a lo divino. También hay meditación o yoga. Todo lo que conecte tu cuerpo con lo divino. Es que en Hedoné sí diferimos del hedonismo clásico, porque pretendemos llevar el placer a un lugar más elevado en nuestra vida.

P. Y en tu caso, ¿cómo lo has logrado?

R. Bueno, yo siempre he sido una persona bastante hedonista en todas las prácticas de mi vida. Pero no necesariamente estoy hablando de sexo.

P. Es importante que se explique, porque la gente se va a ir a la parte sexual.

R. Sí. La noción habitual es eres hedonista, te vas acostando con todo el mundo. Y no es así para nada. Ser hedonista es buscar el placer, pero lo erróneo es limitar el placer a lo sexual. Pero si nos ceñimos sólo a ese ámbito, también hay que entender que hay otras fórmulas para lograr el placer, que no necesitas estar casado para tener sexo, o que puedes tener múltiples parejas, todo ello desde la sinceridad.

P. Te preguntaba más bien si tú has sido consciente, mientras te liberabas de corsés sociales, de que estabas cayendo en el hedonismo. Antes de estudiarlo.

R. Sí. Yo es que como te digo ya era hedonista de antes de saberlo. Y Hedoné sí que me ha cambiado en el sentido de que me ha permitido descubrir que lo que me provoca más placer es ayudar a los demás. Ahí es cuando nace Hedoné, como un movimiento que no sólo predica el hedonismo, sino que lo hace para combatir una injusticia como es la ablación femenina.

"La ablación tiene solución. Es un tema de reeducación"

P. ¿Y cómo conectas esas dos realidades? El placer y la ablación.

R. Pues fue en un momento de iluminación que tuve en una ceremonia de ayahuasca, que es un té amazónico y que abre tu glándula pineal. Allí sentí que el ayudar a otras personas me iba a provocar un placer comparable a un orgasmo. El mensaje fue bastante claro y fuerte, aunque me quedé un poco despistada y no sabía qué hacer, si irme de misiones a África o qué hacer. Y unos días más tarde entendí que el proyecto que tenía podía convertirlo en una fiesta benéfica, en la que todos los beneficios se pudieran donar a una causa. Y la que tenía más sentido de todas es ésta.

P. ¿La ablación?

R. Sí. Qué más placer puedo dar que evitar que le corten el clítoris a una mujer. Porque aparte, la ablación tiene solución. Es un tema de reeducación. En China, por ejemplo, han conseguido erradicar el vendado de pies en las niñas. Así que antes de destinar los beneficios a empresas más abstractas, como acabar con el hambre en el mundo, decidí que la causa que mejor me iba era ésta.

P. ¿Y cómo se puede cambiar esta realidad?

R. Bueno, hay que empezar por lo más básico. En estos países es un tabú y no se puede hablar de la sexualidad. Se considera algo malo. Y cómo vas a cambiar un problema si no puedes hablar de él. Todo viene por esa concepción de la sexualidad como algo negativo. Pero, además, si te fijas bien, hoy en día la sociedad que tenemos pinta la sexualidad como algo feo.

P. ¿Aquí te refieres?

R. Sí. En todo el mundo. Si coges una revista, o en el porno. El sexo es feo. La estética es fea. Hay algunos actores o directores que procuran cuidar algo más ese tema, pero la mayoría de lo que le llega a los jóvenes es sexo feo. Entonces, si te dicen que algo es malo y encima lo ves y es feo, acabas entendiendo que el sexo es algo sucio. Y ahí empieza mi trabajo de dulcificar ese tema y hacerlo y plasmarlo como algo más natural e inocente.

"Con los hombres tenemos más cuidado, por miedo a que venga alguien que no vaya a respetar a la mujer"

P. ¿Qué perfiles te encuentras en los seminarios?

R. Pues hay de todo. Gente muy interesante, la verdad. He tenido de todo, gente de todas las edades. Y en general gente que ya está abierta de mente. Y cuando yo más disfruto es con esas personas en las que percibo un cambio. Las que me dicen me has cambiado los esquemas.

P. ¿Y tienen algo en común?

R. Hombre, Hedoné ha ido creciendo y no puedo controlar personalmente a todos los que vienen a los seminarios. En lo últimos eventos hemos tenido 400 o 500 personas y no conozco la experiencia individual de cada uno. Pero en general la mayoría de la gente con la que hablo, especialmente las chicas, comentan lo positiva que ha sido la experiencia. Te comentan que se han sentido liberadas y cómodas.

P. Y antes del seminario. ¿Llegan con dudas?

R. Claro. Muchos escriben y preguntan qué es lo que hacemos. Y te digo más, a quien no conocemos de nada, tiene que pasar una pequeña entrevista para participar en un seminario, porque no es una cosa abierta a cualquiera.

P. ¿Y qué es lo que evaluáis?

R. La tolerancia. En Hedoné buscamos a personas tolerantes, respetuosas, especialmente con la mujer. Con los hombres tenemos más cuidado, por miedo a que venga alguien que no vaya a respetar a la mujer.

P. Hablas mucho de la mujer, ¿no? De alguna manera es el epicentro de Hedoné.

R. Sí, es un movimiento muy feminista. Hay muchos hombres, pero son hombres feministas que respetan muchísimo la igualdad. La mayoría son alemanes, hijos de madres que ya son feministas y los han criado como feministas. En España el problema que tenemos es que muchas de nuestras madres son machistas.

P. ¿Y por qué?

R. Bueno, yo no soy tan sabia como para dar un diagnóstico. Sí que percibo que la mujer alemana, por la educación o la religión o lo que sea, es muy feminista.

"En España el problema que tenemos es que muchas de nuestras madres son machistas"

P. Muchas veces choca la imagen de la mujer española, que la pintan como muy poderosa, ¿no?

R. Sí, pero es machista. En el sur sobre todo, en el norte creo que menos.

P. ¿Y crees que eso se puede combatir o crees que hay que renunciar a esa generación y centrarse en las mujeres del futuro?

R. Es muy difícil cambiar la mentalidad de nuestras madres porque lo tienen muy arraigado. Pero lo que no podemos dejar es de intentarlo. Yo sinceramente espero que las mujeres de mi generación eduquen a sus hijos en igualdad.

P. ¿Y lo ves?

R. Hombre, vengo poco por Córdoba. No sabría decirte. Yo desde luego espero que sí.

P. ¿Qué opinas del debate poliamor/monogamia?

R. Bueno, de entrada te digo que para mí el concepto ideal es la monogamia.

"Frente a la infidelidad, poliamor y sinceridad"

P. ¿Pero crees que es lo natural?

R. Cada persona es distinta. A mí desde luego me nace natural, pero también es verdad que no me dura para siempre. Y cuando llega ese momento, pienso que hay que abrir la relación. Lo que hay que tener en cuenta siempre es que el poliamor está basado en la sinceridad total y en conservar el amor con tu pareja de otra manera. Es algo que puede ser muy positivo si se hace bien o negativo, pero lo que me parece horrible es hacerlo a la espalda, porque la cultura de aquí es la de la infidelidad. Yo lo tengo claro: frente a la infidelidad, poliamor y sinceridad.

P. Esta charla que estamos teniendo me plantea una duda. ¿Por qué en España, que es un país que a menudo se considera ardiente, se habla tan poco de sexo?

R. Yo pienso que se habla mucho de sexo cuando están los chicos con los chicos y las chicas con las chicas. Pero lo que no se habla es entre padres e hijos, o en grupos mixtos de hombres y mujeres. Bueno, se habla, pero no tan abiertamente. ¿Qué tal en la televisión? Teníamos a la doctora Ochoa aquella.

P. Y a Lorena Berdún, después.

R. A ésa me la perdí.

P. Ahora no se habla mucho de sexo en la tele, al menos a nivel educativo. Aunque tampoco la veo demasiado. ¿Sientes que España va hacia atrás en educación sexual?

R. En general, por la reacción de muchas personas cuando le intento explicar lo que yo hago, me encuentro entre la sorpresa y la ruborización. Es lo que me dice mi hermano: “Lo tuyo lo quiero contar, pero no sé cómo explicarlo”.

P. ¿Cuántas veces te han dicho ‘estás loca’?

R. Muchas. Pero yo pienso que tengo una locura muy bonita. Ojalá hubiera más gente que tuviera mi locura.

P. Y sin embargo, mientras desarrollabas Hedoné, hiciste una campaña de crowdfunding en la que no faltó un colega, ¿no?

R. Sí. En realidad fue algo muy familiar. Fue una forma de pedirle a amigos y familiares que me echaran una mano. Les dije: Ya que no me voy a casar, ésta es como mi boda. Quiero hacer un proyecto grande y necesito un poco de apoyo. Y funcionó en el sentido en que logró involucrar a gente con el asunto.

"No me imagino que Hedoné hubiera nacido en Córdoba"

P. ¿Hedoné podría haber nacido en una ciudad que no fuera Berlín?

R. A mí me parece que fue muy correcto que naciera en Berlín. No me imagino que Hedoné hubiera nacido en Córdoba. Hay ciudades muy evolucionadas, pero de todos los lugares en los que he vivido en mi vida, Berlín es la ciudad más hedonista que he conocido. Aunque claro, eso tiene su otra cara. Y es que la mayor parte de las personas que participaron en el seminario de Berlin ya eran muy abiertos y a muy pocas le cambias el chip. Allí están muy acostumbrados a cosas muy liberadas. Y de nuevo no hablo sólo del tema sexual… En realidad me he sentido muy orgullosa del proyecto de Los Ángeles, donde la gente se ha quedado muy sorprendida con el concepto.

P. ¿Por?

R. Pues porque allí no estaban nada familiarizados con el concepto. Las chicas, por ejemplo, solo el hecho de que pudieran bailar en topless era algo novedoso. En Berlin vas a un lago y está todo el mundo desnudo.

P. ¿Estamos hablando de Los Ángeles, que puede ser una de las ciudades más sexualizadas del mundo y quienes acuden a tu seminario se sorprenden de poder bailar en topless?

R. Es que las personas que yo invito a mis eventos son gente que está muy lejos de la industria del porno o de ese concepto sexualizante de la ciudad.

P. Me interesa ese flujo de que en una misma ciudad puedan cohabitar esos mundos, porque en general es que EEUU es un país con mucha careta.

R. Claro. Los Ángeles es una de las capitales mundiales del porno. Sin duda. Aunque a mí Los Ángeles me ha sorprendido positivamente. Yo ya viví durante 6 meses en la Costa Este, en Maine, y mi concepto de los americanos era horrible. Pero es que sólo conocí a típicos que votan a Trump. Y en Los Ángeles, sin embargo, tuve la suerte de conocer a otra gente. También a votantes de Trump, pero por ese magnetismo que te pone en el camino correcto, encontré a gente muy perfecta para lo que yo quería hacer y que me ayudó mucho a hacer lo que yo quería. Sí. En Los Ángeles he conocido a personas muy interesantes, desde una chica que tiene un proyecto para llevar a gente a la Luna a Russell Crowe.

P. ¿Russell Crowe?

R. Si. Russell Crowe estaba allí.

P. Qué grande. En realidad, toda la Costa Oeste norteamericana tiene una historia previa de liberación sexual, durante los 60 y los 70. ¿Qué ha podido pasar para que hoy una chica de aquella zona flipe por poder mostrar sus pechos mientras baila?

R. Sí. Eso es algo que me ha dejado confusa. En las playas, por ejemplo, salvo en Venice Beach desde hace poco, no se puede hacer topless. Yo creo que ellos todavía están un poquito atrás y hay una mayoría de personas muy conservadora.

P. ¿Dónde más has hecho Hedoné?

R. Berlin, Polonia, Los Ángeles, y ahora vengo de Punta del Este (Argentina). En Polonia hacemos un gran festival de dos días en un palacio, cuyo dueño colabora con nosotros.

P. ¿Y dónde has percibido que la gente se siente más libre?

R. Bueno, en Sudamérica no me ha gustado mucho. Igual son los que más lo necesitan, pero va a ser difícil allí. Son muy inseguros, tanto ellos como ellas. Pero es Punta del Este, que es una zona de millonarios sudamericanos y son gente más rígida todavía. Seguramente en un nivel más de a pie la respuesta hubiera sido diferente… Es que en este caso ha salido porque una persona quería hacerlo y yo he colaborado. No lo hubiera intentado por mí misma.

"Cuando he estado enamorada o en pareja no soy tan creativa"

P. ¿Dónde es lo próximo?

R. Pues lo próximo va a ser en Nueva York, que yo confío en que va a salir igual de bien que Los Ángeles. Y estamos pensando también en Miami, que me da más miedo.

P. ¿Aquí en España lo has intentado?

R. Aquí en España lo estoy negociando para hacerlo en Ibiza, que creo que es una ciudad donde cuadraría, y también en Barcelona.

P. ¿Y ya está?

R. Hombre, me gusta mucho el Castillo de Almodóvar, pero quizá en unos años... (se ríe).

P. Bueno, esto va para largo en tu vida, ¿no?

R. Sí. Creo que va a durar muchos años. Aunque en algún momento me voy a tranquilizar un poco… Hedoné, como colectivo, ya empieza a andar solito, y yo quiero ser madre.

P. No me digas... ¿Crees que existe un vínculo entre la energía sexual y la energía creativa?

R. Bueno, según la teoría de los chacras convergen ambas energías en el mismo punto. Pero te voy a dar mi punto de vista personal. Cuando he estado enamorada o en pareja no soy tan creativa. Me cuesta pintar un cuadro, vamos. Y cuando estoy sola, todo fluye. Y es porque pienso que ya gasto esa energía, porque en el arte hay que poner mucho amor.

P. Bueno, la vida, de alguna manera, es un acto creativo ¿no? Por eso al embarazo se le llama crear vida.

R. Exacto.

Etiquetas
stats