El Obispo subraya que su encuentro con el Papa le ha animado a seguir al frente de la Diócesis

Demetrio Fernández (3º dcha.), en la audiencia oficial con el Papa Francisco en el Vaticano

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, que participa desde el pasado lunes en el Vaticano, junto a los obispos de Sevilla, Granada y Mérida-Badajoz y otros prelados españoles, en la visita 'ad limina apostolarum', ha mantenido este viernes un encuentro oficial con el Papa Francisco, que para los obispos asistentes “ha sido realmente un momento fuerte de comunión, de encuentro, y nos ha animado y estimulado a todos a seguir al frente de nuestras diócesis”.

Así lo ha destacado Demetrio Fernández en una nota, señalando, al finalizar la audiencia privada con el Papa, que en este encuentro “nos hemos sentido como en casa, acogidos por el padre, el que ha recibido de Jesucristo la tarea de confirmarnos en la fe”.

En relación al encuentro con el Santo Padre, que ha durado más de dos horas, Demetrio Fernández ha explicado que, en el contexto sinodal que vive la Iglesia, los obispos han podido preguntar, expresar y replicar, y “ha sido realmente un momento fuerte de comunión, de encuentro y nos ha animado y estimulado a todos a seguir al frente de nuestras diócesis anunciando el Evangelio en un mundo que tiene sus dificultades y en una serie de circunstancias que no son fáciles”.

A pesar de ello, según ha argumentado el obispo de Córdoba, “la fuerza del Evangelio, y el amor a Jesucristo del que el Papa nos da testimonio, nos hace que volvamos a nuestras diócesis con el deseo de seguir anunciando a Jesucristo, muerto y resucitado”, añadiendo Demetrio Fernández que, a través de la 'visita ad limina apostolarum', había “ido a ver a Pedro y vuelvo a la diócesis confirmado en la fe para seguir gastando mi vida al servicio de la Iglesia en la Diócesis de Córdoba”.

Por otro lado, el Papa Francisco ha enviado un mensaje de aliento y cercanía para los habitantes de la isla de La Palma, al terminar la audiencia con los obispos de las provincias eclesiásticas de Sevilla, Granada y Mérida-Badajoz, asegurando que les acompaña “en la reconstrucción”, que “es dura, pero no bajen los brazos”.

“Una reconstrucción --ha aclarado el Papa-- significa dar un paso más adelante, significa que la derrota no tiene la última palabra, no cansarse de mirar el horizonte. Les deseo todo bien y les pido que recen por mí y el que no reza que me mande buena honda que también lo necesito”.

A lo largo de esta semana en el Vaticano, los obispos de Córdoba, Sevilla, Granada y Mérida-Badajoz han celebrado la eucaristía en las cuatro basílicas romanas: San Pedro, San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pablo Extramuros. Además, han mantenido reuniones en los diferentes dicasterios de la Curia Romana.

La visita 'ad limina' ha comprendido también la peregrinación a las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo, como expresión de comunión eclesial, y poder informar sobre la situación de la Iglesia en la propia diócesis que cada obispo tiene encomendada. La última visita 'ad limina' de los obispos españoles fue en 2014, durante el primer año de pontificado del Papa Francisco.

Etiquetas
stats