Una investigación de la UCO abarata y acorta el proceso para detectar contaminantes

Los bisfenoles se utilizan en la elaboración de plásticos

Un nuevo trabajo de investigación de la Universidad de Córdoba (UCO) consigue, mediante el empleo de disolventes ecológicos y espectrometría de masas ambiental, abaratar el proceso y reducir el tiempo necesario para detectar bisfenoles, compuestos tóxicos para el organismo humano según diversos estudios y prohibido en algunos productos de la Unión Europea (UE).

Según ha detallado la UCO en una nota, el bisfenol A es un compuesto químico empleado principalmente en la fabricación de plásticos y en la elaboración de papel térmico, con el que se imprimen tickets de la compra, entradas o billetes de autobús. Diversos estudios han demostrado durante las últimas décadas sus efectos perjudiciales para la salud, debido a su toxicidad, especialmente en el sistema hormonal, razón por la que su uso ha sido restringido en algunos países de la UE.

Ahora, un equipo de investigación ha abaratado y simplificado el proceso para detectar este tipo de contaminantes, a través de un nuevo procedimiento que ha conseguido reducir el tiempo de análisis “de una hora a poco más de un minuto”, según ha afirmado una de las investigadoras del grupo 'Química Analítica Supramolecular' de la UCO, Ana Ballesteros, que junto a María Jesús Dueñas y Soledad Rubio ha participado en el trabajo.

Esta nueva técnica permite realizar un análisis directo de la muestra sin apenas tratamiento y separación previa, algo habitual en los métodos tradicionales. Para ello, el nuevo procedimiento, que ha sido probado en 62 muestras de papel térmico, se vale de dos elementos fundamentales.

El primero de ellos se denomina 'espectrometría de masas ambiental', un nuevo campo de gran utilidad y que, en resumen, permite identificar sustancias en base a su masa a través de un equipo de análisis directo y rápido. En segundo lugar, el grupo de investigación ha introducido en el proceso un tipo de disolvente verde, clave para simplificar la técnica de análisis y extraer el bisfenol de la muestra.

Estos disolventes ecológicos, denominados 'Supras' por sus siglas en inglés, se han posicionado en los últimos años como una alternativa a otros productos convencionales derivados del petróleo. Su alto rendimiento permite realizar una extracción rápida y eficiente utilizando muy poca cantidad de disolvente.

A este respecto, Ballesteros ha precisado que, “mientras que los métodos tradicionales pueden suponer un tratamiento de varias horas y un consumo más alto de disolventes tóxicos, ahora lo hacemos en pocos segundos y utilizando tan solo unos microlitros de un disolvente que además es ecológico”.

En esta nueva técnica de análisis, publicada en la revista científica sobre química ambiental 'Chemosphere', utiliza una sonda de vidrio que contiene el disolvente y se pone en contacto con la muestra que se pretende analizar. Posteriormente, esta sonda se introduce en un equipo conectado a una base de datos que alerta rápidamente de la presencia de bisfenoles. “Se trata de un procedimiento validado y que podría usarse por cualquier usuario no experto”, según ha explicado la investigadora.

La nueva metodología, “cuya simpleza es una de sus principales ventajas”, abre la puerta al análisis de otros contaminantes en distintos tipos de materiales“, según ha destacado la autora del estudio. De hecho, el grupo de investigación ha puesto en marcha otro trabajo para aplicar esta misma técnica de análisis en envases de alimentos.

Etiquetas
stats