El hogar Asun Almajano, dedicado a la recuperación de personas sin hogar

Visita al Hogar Asun Almajano

El director general de Cuidados Sociosanitarios, José Repiso, y el director del Plan de Cuidados Paliativos, Antonio Llergo, de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, han visitado este miércoles una de las viviendas para la recuperación de la salud de los 'Hogares Asun Almajano' para personas sin hogar en Córdoba, que gestionan la Fundación María Asunción Almajano Salvo (MAAS) y la entidad de iniciativa social 'Hogar sí'.

Esta vivienda en concreto, según ha informado la Fundación MAAS en una nota, fue puesta en marcha en 2018 por las mencionadas entidades y está dedicada a la recuperación de la salud de personas en situación de sinhogarismo que han sido objeto de un alta hospitalaria, pero que aún se encuentran en un periodo de convalecencia médica, o bien que sufren una enfermedad grave, crónica o en fase terminal y necesitan cuidados sanitarios específicos no hospitalarios.

La vivienda cuenta con 12 plazas, que en la actualidad se encuentran todas ocupadas y con una amplia lista de espera. Recibe financiación autonómica para siete plazas y cuenta con otras fuentes de financiación para plazas estatales. Desde su puesta en marcha en 2018 ha atendido a 78 personas en situación de sinhogarismo, derivadas de todas las provincias de la comunidad autónoma.

Durante su visita, los responsables de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía han estado acompañados por la directora de la Unidad de Soluciones de 'Hogar sí', Roxana Bettoni, y por la directora de las viviendas para la recuperación de la salud de la entidad, Patricia Gómez, además de por el patrono secretario de la Fundación MAAS, Luis Almajano.

En España hay al menos 33.000 personas en situación de sinhogarismo, mientras que en Andalucía los datos más actualizados indican que, en 2017 y solo en los ocho municipios más poblados de cada provincia, había 1.731 personas en situación de sinhogarismo, a las que habría que sumar las personas que se encuentran en la misma situación en el resto de ciudades y pueblos de la comunidad andaluza.

A este respecto, Bettoni ha explicado que “el 30 por ciento de las personas en situación de sinhogarismo sufren enfermedades graves, y tienen muchas más barreras para cuidar la salud. El sistema de salud está pensado para personas que tienen una vivienda donde poder recuperarse y cuidarse”.

Las viviendas para la recuperación de la salud tienen como objetivo “velar por el acceso y mantenimiento del cuidado de la salud de las personas afectadas por el sinhogarismo, tratando de conseguir que ninguna persona se vea obligada a afrontar un proceso de enfermedad en la calle, promoviendo el acceso a derechos, mejorando su calidad de vida y proporcionando dignidad en la enfermedad o muerte”.

Para abordar la situación de especial vulnerabilidad que sufren las personas en situación de sinhogarismo con problemas de salud física “es necesaria una intervención sociosanitaria, es decir, la actuación simultánea del sistema de salud y del sistema social”. El programa promueve esta intervención provocando la coordinación y sinergias entre ambas redes de atención.

Para Bettoni, “es imposible tener hábitos saludables en torno a la alimentación, la higiene y el descanso cuando una persona está viviendo en la calle. Esta realidad afecta de manera directa en la recuperación tras una enfermedad o intervención médica, el seguimiento de un tratamiento médico o a la hora de afrontar de manera digna el proceso de fin de la vida”.

'Hogar sí' y la Fundación MAAS tienen viviendas para la recuperación de la salud 'Hogares Asun Almajano' en Córdoba y Murcia, con 14 plazas para las personas de todas las provincias de la comunidad autónoma y 12 plazas reservadas para personas de otras regiones que requieran de este servicio en toda España.

Recientemente se llevó a cabo un proceso de evaluación de estas viviendas desde una doble perspectiva: resultados en las personas y eficiencia económica, evidenciando, en el primer caso, “una mejora significativa en la calidad de vida” de las personas “en todas las áreas relacionadas con el bienestar emocional, físico y material, las relaciones interpersonales, la autodeterminación, la inclusión social y el acceso a derechos”.

Por último, respecto a la eficiencia económica, la entrada de las personas al programa se asocia a una reducción en los de costes sanitarios, en cuanto a visitas médicas, atención en urgencias, pruebas diagnósticas y hospitalizaciones, estimándose que el ahorro anual por persona al año es de 19.468 euros.

'Hogar sí', antes conocida como Fundación RAIS, es una entidad de iniciativa social, no lucrativa, independiente y plural, de ámbito estatal creada en 1998, y su objetivo último es conseguir que ninguna persona viva en la calle, mientras que la Fundación María Asunción Almajano Salvo pretende “suministrar hogar en el más genuino y profundo sentido de la expresión a enfermos hemato-oncológicos sin hogar”.

Etiquetas
stats