El lunes poselectoral: más una noria que una feria

José María Bellido e Isabel Albás en la Feria | ALEX GALLEGOS

El lunes 23 de marzo de 2011 Andrés Ocaña fue a la Feria. Era el día siguiente tras haber perdido más de 27.000 votos respecto a las municipales de 2007, en su primer asalto como candidato puro de IU a la Alcaldía, después de haber sido alcalde de la capital -por la marcha de Rosa Aguilar- y tras dar el paso a la mayoría absoluta del PP de José Antonio Nieto...

Pero Andrés Ocaña fue a la Feria el lunes después de las elecciones, como lleva ocurriendo desde hace años en esta ciudad. Lo que ocurre, desde hace 12 años, es que no hay lunes de Feria en el que no se salude a un nuevo mandatario en la ciudad. Es cierto. Tras la crisis económica, en toda España los mandatos son cortos, los apoyos se debilitan y los equilibrios de fuerzas cambian. Acaba de ocurrir en muchas ciudades de España.

Pero en Córdoba, desde hace varios años, el lunes de Feria toca saludar a un nuevo alcalde y, por el otro lado, cada cuatro años, le toca al alcalde en funciones ir a la Feria a la Caseta de la Asociación de La Prensa a poner cara de circunstancias.

Es lo que le ocurrió a Ocaña en 2011 y es lo que, cuatro años después, le ocurrió a José Antonio Nieto. El 25 de mayo de 2015, Nieto, tras haber gobernado la ciudad en un mandato de mayoría absolutísima, tuvo que acudir a la Feria el lunes a repetir como pudo la cara de Andrés Ocaña. Allí, saludó brevemente a la que se postulaba para sucederle en el Ayuntamiento, Isabel Ambrosio, que acabó siendo semanas después la primera alcaldesa del PSOE en Córdoba desde la Transición.

Y este lunes 27 de mayo, tras cuatro años de gobierno en coalición con IU, tras una campaña en la que los cantos de sirena de las encuestas pintaban un futuro muy socialista en Capitulares y tras un recuento de infarto que ha acabado dando la victoria a José María Bellido, la alcaldesa en funciones, Isabel Ambrosio, ha acudido a la recepción de la prensa el lunes de Feria a poner una cara bastante parecida a la de sus antecesores.

Ambrosio lo ha hecho, no obstante y al igual que lo hizo el año pasado, enfundada en un traje de gitana. La regidora en funciones ha llegado pasadas las 14:30 acompañada de gran parte de su candidatura. Como ya se había encontrado antes con el más que posible futuro alcalde, ha llegado liberada de cierta presión y ha repartido besos y sonrisas por la caseta de la La Prensa. Allí ya estaba para entonces Pedro García, su socio de Gobierno en este mandato, que, aunque había asumido la caída de IU con entereza, no estaba muy por la labor de comentarlo en los tradicionales corrillos periodísticos.

También estaban los debutantes: los dos concejales de Vox, Paula Badanelli y Rafael Saco, y la número 1 de Podemos, Cristina Pedrajas, vestida de gitana, al igual que la alcaldesa en funciones. Todos han tenido su foto, aunque ninguna instantánea ha sido más buscada que la del ganador de las elecciones, José María Bellido, y su más que probable socia de gobierno, la candidata de Ciudadanos Isabel Albás -convenientemente vestida de gitana-.

La tuvieron los fotógrafos y la lluvia de flashes cayó sobre las dos personas que, al igual que sus antecesores, puede que se suban este lunes poselectoral en la noria de Capitulares y que, dentro de cuatro años, rompan la tendencia y tengan una nueva vuelta.

O quizá dentro de cuatro años tengan que vestirse, poner su mejor sonrisa y, como hacen los alcaldes de Córdoba cada cuatro años desde 2007, acudir el lunes a la Feria a ceder su sitio en la noria al siguiente.

Etiquetas
stats