Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de este domingo

Blancorexia: la peligrosa obsesión por unos dientes más blancos

Sonrisa perfecta.

Cordópolis Brand

0

Disfrutar de unos dientes blancos es siempre satisfactorio, pero algunas personas padecen una auténtica obsesión por esta blancura que, en ocasiones, las conduce a someterse a peligrosos tratamientos caseros que pueden poner en jaque su salud bucodental. En el mejor de los casos, se acude al dentista, pero hay quienes ponen en práctica métodos caseros para lograr el ansiado blanco.

Al igual que sucede con la anorexia en la que la persona no es realmente consciente de su aspecto y se ve gorda cuando en realidad no lo está, quienes sufren de blancorexia perciben erróneamente sus dientes como oscuros y se niegan a aceptarlos.

No te dejes seducir por los kits de blanqueamiento

Tanto es así que en ciertos casos recurren a kits de venta en internet que prometen unos dientes más blancos, pero a costa de sustancias, como el peróxido de hidrógeno, que puede llegar a causar quemadura las encías. Para colmo, resultan ilegales, ya que contienen una concentración de este químico más alta de la permitida, pues en ningún caso debe exceder del 0,1%.

Cuidado con el limado de dientes

Pero además de este poco recomendable tratamiento, debemos hablar de un segundo que no le va a la zaga en cuanto a peligrosidad: el limado de dientes. Esta técnica está ganando popularidad para lograr un blanqueamiento dental sin acudir al dentista. Sin embargo, no podría ser más contraproducente, dado que puede ocasionar graves consecuencias como, por ejemplo, dañar la dentina, provocar caries e incluso la pérdida de la pieza dental.

Por todo ello, si queremos un blanqueamiento dental con garantías y resultados adecuados, debemos acudir siempre al dentista para que valore nuestro caso y pueda ofrecernos un tratamiento profesional y seguro. Además, según cuenta Emilio J. Ruiz, coordinador del Área de Prostodoncia y Estética de Clínicas Donte Group, debemos tener en cuenta estas matizaciones a la hora de afrontar un posible blanqueamiento:

•             Con el paso del tiempo se produce desgaste dental. Por lo tanto, es normal que conforme envejecemos nuestra dentadura pierda su coloración original, tornándose a colores más amarillentos.

•             Alimentos y bebidas con coloración, como el café o el vino tinto pueden lastrar el color.

•             Hábitos como el tabaquismo hacen un flaco favor a la salud bucodental y también al color del esmalte.

•             La genética influye en el color y, en consecuencia, puede variar de una persona a otra. De este modo, y por lo general, el color de los dientes viene determinado por el color de la tez y la raza. Las personas de piel blanca tienden a presentar unos dientes más amarillos, mientras que los más morenos lucen unos dientes más claros.

Dicho todo esto, te recomendamos que siempre recurras a los profesionales de la odontología y que, en ningún caso, barajes dudosas opciones que se suelen llevar a cabo en el propio hogar con total desconocimiento de sus posibles consecuencias.

Etiquetas
stats