Etiquetas

Son las ocho de la tarde y tras una intensa jornada laboral llega el momento más esperado del día. Después de pasar rápidamente por casa y recoger el instrumento, es hora de dirigirse hacia el ensayo para preparar la próxima Semana Santa. Ésta podría ser la rutina diaria de los cientos de personas que en Córdoba pertenecen a una banda de Semana Santa. Sin embargo, la irrupción del coronavirus hace ya más de un año, postergó casi por completo esta costumbre para la mayoría de las formaciones musicales de nuestra ciudad, que desde entonces no han podido reanudar sus ensayos por el riesgo que esta actividad supone para la salud. Un silencio que para muchos de estos músicos cofrades es casi una eternidad. 

Una de estas formaciones musicales y de las de más relevancia de la ciudad es la Banda de Música de María Santísima de la Esperanza, perteneciente a la hermandad homónima del Domingo de Ramos. “En nuestro caso no hemos notado mucho este parón, ya que la gran mayoría de nuestros componentes son músicos de conservatorio y están más familiarizados con el instrumento”, explica a CORDÓPOLIS Alfonso Lozano, gerente y subdirector de la formación. Y es que la banda de la Esperanza tuvo la oportunidad de retomar sus ensayos en el pasado mes de septiembre, llegando a realizar alguna que otra actuación. Sin embargo, el empeoramiento de la situación sanitaria obligó a suspender de nuevo los ensayos. “No hemos podido volver a reunirnos hasta esta Cuaresma, una vez que la circunstancias y las autoridades lo han permitido, y la verdad es que estábamos deseosos de poder reencontrarnos con el resto de compañeros”.

Pero hay otras formaciones musicales que ni siquiera han podido reanudar sus ensayos. Este es el caso de la Agrupación Musical del Santísimo Cristo de Gracia, perteneciente a la popular hermandad del Esparraguero. “Hicimos el intento de volver a los ensayos tras el verano del pasado año, pero apenas dos semanas después tuvimos que volver a suspender la actividad. No queríamos correr riesgos innecesarios”, relata a este periódico Alberto Fernández, director de la formación musical del Alpargate. Desde entonces, la banda del Cristo de Gracia no ha podido volver a los ensayos, ya que las actuales restricciones sanitarias no permiten congregar a tal cantidad de personas en un mismo espacio. “En nuestra banda somos más de un centenar de componentes, y a pesar de que podríamos ensayar por grupos no queremos precipitarnos en la vuelta a los ensayos. Hay que esperar a que la situación se estabilice”.

Con la suspensión de la Semana Santa en el pasado año, muchas bandas de Semana Santa temieron por su sostenibilidad, ya que la retribución económica que perciben por acompañar a las distintas hermandades es lo que les permite costearse sus gastos durante el resto del año. Pero las cofradías, en gran medida, fueron solidarias con las bandas. “La mayoría de las hermandades a las que acompañamos en Semana Santa, conscientes de nuestra situación, hicieron un esfuerzo para ayudarnos económicamente en la medida de sus posibilidades, ya que por la pandemia los contratos quedaron en suspenso. Estamos muy agradecidos a todas ellas, ya que hicieron un esfuerzo enorme cuando menos recursos tenían”, destaca Lozano.

Un esfuerzo que también ha sido valorado enormemente desde la directiva de la Agrupación Musical del Cristo de Gracia, que por segundo año consecutivo no podrá poner sus sones a muchas hermandades de Córdoba y otras localidades de la geografía andaluza. “Desde el primer momento fueron las propias hermandades las que se preocuparon por nosotros, haciéndonos llegar todo su ánimo y aportando lo que buenamente pudieron. Gracias a Dios, la relación con todas ellas es excelente y tanto en el periodo de confinamiento como en los meses posteriores hemos estado en continuo contacto”, comenta Fernández.

Ahora, en plena Semana Santa, ambas formaciones miran al horizonte con la ilusión de que en 2022 puedan celebrarse procesiones en la calle, aunque todo dependerá de cómo evolucione la pandemia. Por lo pronto, la Banda de la Esperanza actuó el pasado sábado 27 de marzo en el patio del colegio Virgen de la Esperanza, en un concierto que sirvió de homenaje al periodista José Prieto, recientemente fallecido. Asimismo, el próximo Martes Santo, a partir de las 18:00 horas, volverá a ofrecer otro concierto de marchas procesionales en un entorno inigualable como es el Patio de los Naranjos de la Mezquita Catedral de Córdoba. Por el contrario, la banda del Cristo de Gracia planteará el regreso a los ensayos una vez finalice la semana de Pasión, dependiendo de cómo evolucione la situación. La normalidad aún deberá esperar para la música cofrade, pero ya casi se roza con los dedos de la mano.

Publicado el
29 de marzo de 2021 - 06:00 h