Los viejos héroes vuelven como adversarios a El Arcángel

Alberto se abraza a López Garai en su despedida. FOTO: MADERO CUBERO
Alberto y López Garai, que dijeron adiós al Córdoba buscando un porvenir mejor en el Sporting de Gijón, retornan a su antiguo hogar para afrontar un partido cargado de morboso atractivo

"Abandono esto porque el club no sé hacia dónde puede tirar. Siendo claros, el Sporting tiene más posibilidades. No sé si el año que viene va a quedar el catorce y el Córdoba el segundo. Ojalá el Córdoba ascienda, pero el Sporting es un club más preparado hoy en día. Una de las decisiones que he tomado es intentar ascender allí". Esto dijo López Garai en la sala de prensa del Córdoba el día que anunció su adiós. Podía haberse ahorrado la explicación, pero la dio. El de Barakaldo siempre se expresó con claridad en cualquier foro en el que le pidieran, o no, su opinión. Ya fuera en cualquier medio de comunicación o en las redes sociales, un escenario en el que se vio envuelto en más de una polémica por la exposición al público de su parecer tras los acontecimientos que, sin freno y con un creciente nivel de disparate, se iban produciendo en la casa blanquiverde.

El mediocentro vasco llegó al Córdoba desde el Celta, de donde salió después de haber disputado un play off de ascenso a Primera. Con los cordobesistas jugó otro, el que terminó en el José Zorrilla de Valladolid y marcó el inicio del desmoronamiento de aquel plantel de Paco Jémez. "Creo que mi etapa en Córdoba ha acabado. Del equipo al que llegué no quedará el año que viene prácticamente gente, entrenadores con los que he convivido y compañeros. Hay un momento en que hay que saber decir hasta aquí", expresó. Con 32 años, llegó a un acuerdo para quedar libre -"no quiero ser un lastre por mi contrato", reveló- y se enroló en el Sporting de Gijón para conseguir lo que para él se ha convertido en un desafío personal: llegar a Primera.

Su actual técnico, Sandoval, confía ciegamente en él. Le ha alineado las once jornadas de Liga y también en el único partido de Copa disputado por los asturianos, que fueron eliminados en Huelva. El centrocampista es un clásico de Segunda. Fue fijo en la UD Salamanca, el Castellón, el Celta, el Córdoba y, ahora, en el Sporting. Llega con una misión y, como ocurrió en El Arcángel, la pregona con claridad. Por eso le apuntan las críticas cuando las cosas no funcionan del todo bien. Y al Sporting le van regular en ciertos aspectos. Lejos de casa presenta unos números pésimos (3 puntos y ninguna victoria; sólo los cuatro que marchan en puestos de descenso lo hacen peor). Los rojiblancos se sostenían por su poderío en El Molinón. Eran el mejor local de la categoría hasta que en la última jornada llegó la UD Las Palmas para vencerles por 2-3. Ahora el estadio más seguro es precisamente el del Córdoba.

Ahí, en El Arcángel -presumiblemente en el banquillo-, estará en la matinal del domingo el que fue guardameta blanquiverde durante cuatro temporadas: la primera como recurso (7 partidos) y las siguientes como fijo bajo los palos. Alberto García se consolidó como profesional en El Arcángel, después de que Lucas Alcaraz le llamara en el último momento del mercado veraniego cuando el meta había salido de la entidad pimentonera por un ERE. Jugó un partido en Primera, pero nunca había sido titular. Tampoco lo fue a su llegada al Córdoba, pero las circunstancias le dieron una oportunidad y no la desaprovechó. Convertido en un puntal del mejor Córdoba de los últimos tiempos -pese a lo cual nunca escapó de las críticas- y con contrato en vigor, decidió, como su amigo Aritz López Garai, cerrar un ciclo. "Son cuatro años que nunca pense que me podrían cambiar tanto la vida. Llegué como un niño y me voy siendo capitán", declaró en una emotiva intervención ante un auditorio en el que hubo periodistas, compañeros y muchos aficionados que le tributaron su homenaje. En el Sporting le está costando entrar. Sólo ha disputado un partido, el de Copa, y recibió tres tantos en la eliminación (3-2) frente al Recreativo de Huelva. En Liga, Iván Cuéllar le cierra el paso.

¿Cómo les recibirá El Arcángel? Comprobar la reacción del estadio ante el retorno de dos antiguos héroes será uno de los atractivos de un duelo relevante. El Córdoba marcha cuarto, con 18 puntos, dos por encima de un Sporting cuyo último desliz casero le sacó de la zona de play off y le reportó una buena avalancha de críticas. Un triunfo del conjunto de Pablo Villa dejaría a los gijoneses en una delicada coyuntura. Y a los viejos capitanes blanquiverdes, ahora soldados en El Molinón, algo más lejos de esa meta que buscaban cuando decidieron decir adiós.

Etiquetas
stats