Toca apretar los dientes

Carlos Caballero es presionado por Javi Lara en un entrenamiento | ÁLEX GALLEGOS

Aunque pareciera difícil, la situación es aún peor. Ya no lo puede ser más en la tabla, es el único consuelo. Si es que a alguien le sirve. El Córdoba es, desde poco antes de las dos de la tarde de este domingo, el último clasificado de Segunda A. Un hecho que agrava todavía más la dura realidad actual del conjunto blanquiverde, que tiene en sus manos cambiar el panorama en cuestión de una semana. El equipo de Juan Merino se halla en el más complejo de los escenarios, es colista y encara un nuevo duelo liguero ante el que es precisamente su máximo adversario en este sentido. Se trata del Sevilla Atlético, que esta vez consigue sonreír al vencer al Granada (1-2) y escalar una plaza. Lo hace sólo por la ventaja que le concede la diferencia de goles. Dicho de otro modo, no queda otra que apretar los dientes incluso en día de descanso.

El Córdoba vive este domingo su segunda jornada sin trabajo después de su último choque. Tras caer ante el Osasuna (0-1) el pasado viernes, el cuadro califal no tiene previsto regresar a los entrenamientos hasta el lunes. Una circunstancia lógica, dado que no enfrenta su nueva cita de Liga hasta el próximo domingo (18:00). Entonces ha de rendir visita al Sevilla Atlético, el único equipo de Segunda desconocedor del triunfo hasta este domingo. En efecto, hasta este domingo. Porque el filial hispalense logra al fin sumar de tres. Un primer paso en su complicado camino hacia la salvación que da ante uno de los gallitos de la categoría de plata, el Granada del exblanquiverde José Luis Oltra. Una victoria inesperada pero dolorosa.

Duele porque supone que el Córdoba ocupa ya la posición de colista. Un lugar nunca imaginado para esta temporada. El cuadro califal se ve igualado a puntos por el Sevilla Atlético, pero su negativa cuenta de goles en contra le pasa factura en este sentido. Aun así, no es un problema sin solución. De hecho, la puede tener pronta. Todo pasa por ganar en siete días en tierras hispalenses. Un objetivo éste para el que el conjunto blanquiverde va a empezar a prepararse, a buen seguro con una alta carga de trabajo, a partir del lunes. Si bien resta por confirmar número de sesiones, escenarios y horas por parte del club. Lo cierto es que los de Juan Merino sólo tienen una opción para el choque en la vecina capital, y ésa no es otra que alcanzar la victoria.

Un triunfo que no sólo es necesario para escapara de la ardiente última plaza de la clasificación, sino para impedir que la distancia con la permanencia comience a ser desesperanzadora. Por ahora, el Córdoba es último y además está a cinco puntos de la salvación. Cinco que pueden ser seis al final del día si el Nàstic vence al Oviedo (16:00). Dicho de otro modo, todo lo que no sea obtener el botín máximo ante el filial del Sevilla supone un nuevo golpe. El conjunto blanquiverde busca, por tanto, reponer fuerzas, sanar las heridas y redoblar sus esfuerzos para huir de la cada vez más crítica situación en que se encuentra. Toca, en definitiva, que apretar los dientes.

Etiquetas
stats