Otra tarea pendiente desde los once metros

Jaime Romero se lamenta | MADERO CUBERO

Cero de dos. Éste es el balance negativo en lo que a penaltis se refiere. Un dato que es añadido a los malos números en su comienzo de temporada. El Córdoba tampoco está acertado en esta materia, que quizá le hubiera ayudado a sumar algún punto más en lo que va de temporada. Especialmente el pasado sábado, cuando Jaime Romero tuviera la ocasión de empatar con el Tenerife con tiempo suficiente para conseguir una remontada. De esta forma, el cuadro califal es incapaz por ahora de aprovechar esta vía para marcar, hecho que es continuación, en cierto modo, de la estadística con la que cerrara en este sentido la anterior campaña. Los dos errores en pena máxima se producen después de que en la 2017-18 el conjunto blanquiverde anotara sólo la mitad de estos castigos a su favor. Tiene otra tarea pendiente desde los once metros

No parece encontrarse cómodo en los últimos tiempos en esta tesitura, a pesar de que supone un beneficio importante a priori. Poco acostumbra cualquier aficionado a ver un penalti fallado por parte de su equipo y sin embargo en El Arcángel comienzan a habituarse. Transcurridas seis jornadas del campeonato de Segunda A, el Córdoba ha gozado de dos penas máximas a su favor. La primera llegó en el segundo partido de Liga, ante el Oviedo. Entonces, Piovaccari fue derribado y Álvaro Aguado asumió la responsabilidad del lanzamiento. El joven jugador, protagonista el sábado por lograr el empate ante el Tenerife en las postrimerías del duelo, no pudo batir a Juan Carlos. El fallo significó que el conjunto blanquiverde no recortara distancias en el tanteador y tuviera una mejor opción para tratar de igualar un choque que finalmente perdió (2-4).

Distinta situación se vivió el pasado sábado. No en cuanto al marcador, aunque sí que había una ligera diferencia respecto del encuentro ante los asturianos. El Córdoba iba por debajo en el electrónico, pero su desventaja era de un gol. A falta de algo más de diez minutos, el árbitro, Pérez Pallas, decretó pena máxima para los califales. Esta vez fue Jaime Romero quien quiso cargar con el peso del lanzamiento. De haber acertado en el mismo, el equipo de José Ramón Sandoval habría llevado las tablas al marcador y tenido definitivamente el camino abierto hacia la remontada -que la hubiera logrado es otra cuestión-. Sobre todo, porque el Tenerife estaba con un hombre menos tras la expulsión de Luis Pérez a la hora de partido. Pero el manchego no convirtió desde los once metros. También es verdad que fue detención del portero visitante y no un fallo como tal.

Por fortuna para los blanquiverdes, Álvaro Aguado apareció en los instantes finales del choque para establecer el 1-1 definitivo. El jiennense se pudo resarcir del golpe que supuso fallar la pena máxima ante el Oviedo. Curiosamente, el sábado intervino con acierto bajo palos Dani Hernández, quien ya lo hizo en idéntica acción a balón parado la campaña 2017-18. El portero del Tenerife repelió la anterior temporada un penalti ejecutado por Sergi Guardiola, que después se rehízo para certificar un triunfo local (2-0) que podría haberse sellado desde los once metros. El guardameta venezolano empieza a ser un experto, por tanto, en fastidiar al Córdoba en este sentido. Aquella acción fue una de las cuatro que desaprovecharon los califales durante el último curso.

La estadística la pasada campaña no fue tampoco positiva. Aunque finalmente la pudo maquillar el conjunto blanquiverde. Al equipo no le funcionó esto de golpear tras una infracción dentro del área rival, puesto que apenas logró un porcentaje de acierto del 50%. Este dato no incluye una pena máxima anotada por Sergi Guardiola en Copa del Rey, en Lorca. Cuatro de ocho marcó el Córdoba entonces, y lo cierto es que sólo uno de los goles desde el punto de penalti sirvió, de manera directa, para sumar. Fue el tanto de Jona ante el Numancia (1-1) el que otorgó un punto al cuadro califal cuando corría la jornada 12. Cuatro después, el propio Sergi Guardiola vio puerta por dos veces en este tipo de lanzamientos. Colocó un gran 2-0 en el marcador ante la Cultural que luego quedó neutralizado por los leoneses (2-2). Reyes hizo el cuarto ya al final del curso, en la fecha 38 de campeonato. El estreno goleador del sevillano, que ya no hizo más tantos, resultó inútil pues el Huesca se impuso entonces por 2-4.

Etiquetas
stats