El Recre, amenazante hermano para una cita de alto voltaje

Fede Vico, en el último Córdoba-Recreativo en El Arcángel. FOTO: MADERO CUBERO
El Decano ha puntuado en sus ocho últimas visitas a El Arcángel, donde el Córdoba necesita amarrar puntos y crédito

Desde que a comienzos de siglo comenzaron su hermanamiento, las aficiones del Córdoba y el Recreativo han vivido cada encuentro como una fiesta. A menudo, más por fuera que por dentro, según soplara el viento de los resultados en uno y otro lado. Porque, al fin y al cabo, hay que competir aunque a veces se hayan producido episodios que concluían con el célebre cántico -"que se besen, que se besen..."- de las citas insulsas. Ésta, la del próximo sábado (18:15, La Sexta), no lo va a ser. O no debería, en principio. El Córdoba se juega muchísimo en un pleito que llega en un momento delicadísimo. Inmerso en una pésima racha de resultados -un triunfo y cinco derrotas en las últimas seis jornadas-, el Córdoba precisa a toda costa un triunfo que espante temores. Y el Recre, que llegó a ser líder dominante durante mucho tiempo -ahora va tercero-, no parece un adversario cómodo. De hecho, nunca lo fue. Y menos desde que es "hermano oficial". Desde la temporada 1999-2000, en la que cayó por 2-1, ha puntuado en todas sus visitas a Córdoba: empató cuatro veces y venció otras tantas.

La última vez que el Recre visitó El Arcángel aún se recuerda con un escalofrío. Fue el último partido de 2012 y desató una verdadera tormenta en el graderío. Los blanquiazules, que no acudían especialmente inspirados, despacharon a un indolente Córdoba (0-2, con goles del ahora bético Chuli y del ex blanquiverde Juanjo Morcillo) y sacaron a relucir la versión más despiadada del graderío. Se escuchó un rotundo "Berges, vete ya". Después de aquello llegó una buena racha blanquiverde, pero nada fue lo mismo. El olímpico cordobés acabó en la calle.

Desde 1954, año de la fundación del Córdoba, el club blanquiverde y el Decano han cruzado sus caminos en todas las categorías excepto en Primera División. El balance global, en 29 enfrentamientos, es de 10 victorias, 11 empates y 8 derrotas para los cordobesistas en su estadio. El triunfo más contundente lo logró el anfitrión en la jornada 11 de la temporada 1993-94, en Segunda División B. Era el día en que se inauguraba con partido oficial el estadio El Arcángel y Valentín fue el héroe en una tarde que terminó con 4-0. Desde entonces han ocurrido muchas cosas. El Recre acabó subiendo a Primera, goleando al Madrid en el Bernabéu y disputando una final de Copa del Rey. Ahora los dos clubes están al mismo nivel. El Córdoba sigue tratando de construir un proyecto para aspirar a ascender y en El Arcángel, veinte años después, siguen de obras.

Etiquetas
stats