De La Rambla a Rusia en coche: una aventura por la selección española

Juan y Enrique, antes de iniciar su viaje a Rusia.

Dos hombres, un coche y un puñado de productos típicos. Ésta es la base argumental de un guión de película, que van a protagonizar dos cordobeses los próximos días. De hecho, ya lo hacen. Se llaman Enrique y Juan, tienen 39 y 40 años y son naturales de La Rambla y Montalbán, respectivamente en ambos casos. Comparten apellido, Ruz, y también pasión: el fútbol. El próximo lunes van a acompañar a España en su último partido de fase de grupos del Mundial 2018 en Kaliningrado. El largo trayecto que les separa de su destino desde la provincia lo van a completar en un Citroën Xantia y con un equipaje muy especial. Vino dulce, botijos, garbanzos, ajo y melón componen un cargamento con el que, con el apoyo de cuatro localidades, pretenden promocionar en Rusia a la Campiña Sur de Córdoba. Cerca de 3.500 kilómetros son los que han de recorrer para ello en su particular aventura.

En efecto, el 25 de junio -el próximo lunes- la selección nacional disputa el partido con el que cierra su participación en el Grupo B del Mundial. Se enfrenta a partir de las 20:00 -hora peninsular española- a Marruecos con la certificación de su pase a Octavos como objetivo primero y de ser líder como reto segundo. El choque lo acoge el Estadio de Kaliningrado, ciudad que es fronteriza con Lituania y Polonia -Este del inmenso territorio de Rusia-. Hasta allí dirigen sus pasos a bordo de un vehículo tanto Enrique como Juan, quienes afrontan desde el miércoles este desafío. Pero, ¿cómo surgió lo que parece una locura? Todo parte de una simple conversación informal en casa de uno de ellos.

“Estábamos un día un grupo de amigos en casa de Enrique viendo un partido y vimos un anuncio del Mundial. Hablando, comentamos que podíamos ir a ver un partido de España y ya surgió la idea, ¿por qué no vamos en el coche y nos llevamos el botijo?”, explicaba Juan Ruz antes de iniciar el largo camino por carretera. “Se quedó la cosa ahí, como una pequeña locura. Al día siguiente hablamos con Rafael Espejo, teniente de alcalde de La Rambla. Se vio que era una cosa muy atractiva para todos y en una de las reuniones se acordó que para hacer más fuerza participaran más pueblos, ya que era una idea positiva para darles eco”, agregaba el montalbeño. Dicho y hecho.

Desde La Rambla encontraron, ellos y el Consistorio, el apoyo de otros tres gobiernos locales de la Campiña Sur cordobesa. El objetivo no es otro que apoyar a España en Rusia, pero también promocionar los productos más representativos de los municipios que participan de la aventura. En su maletero llevan Pedro Ximénez de Montemayor, vino dulce con Denominación de Origen Montilla-Moriles; botijos, que son reflejo del trabajo en cerámica de La Rambla, referente a nivel nacional; garbanzos de Fernán Núñez, cultivo de peso específico en Andalucía, y ajo y melón de Montalbán, también relevantes y reconocidos a nivel nacional.

La intención es hacer entrega de los productos al equipo dirigido por Fernando Hierro, o a algún miembro de la Real Federación Española de Fútbol. “Se han hecho varias gestiones, pero con el cambio de presidente y lo de Lopetegui (su destitución a dos días del debut español en el Mundial) no nos garantizan nada. Intentaremos ir al hotel de concentración para nos reciba alguien de la selección y recojan los productos para conseguir el objetivo final del viaje”, indicó Juan Ruz antes de poner rumbo a Rusia. También esperan dejar el sello cordobés en las otras ciudades en las que van a hacer escala, porque como es lógico el trayecto no lo van a completar de una.

Tienen la hoja de ruta perfectamente establecida Juan y Enrique, que iniciaron el largo recorrido el miércoles desde La Rambla. El primer destino es Perpiñán, tras cerrar un primer tramo de más de 1.000 kilómetros. “De allí vamos a Suiza y después hacemos escala en Stuttgart. Vamos a Berlín y de ahí directamente a Kaliningrado, recorremos toda Polonia”, señalaba Juan Ruz. En el país helvético realizarán parada, en concreto, en Lausana. Alemania les acogerán en dos ciudades. “El día 24 (sábado) llegaremos por la tarde a Rusia, el 25 juega España y el 26 volveríamos a España”, apuntaba uno de los dos aventureros cordobeses. A su regreso van a repetir el plan trazado para la ida. Para cubrir los cerca de 3.500 kilómetros que tenían por delante antes de partir, y los casi 7.000 totales, se valen únicamente de un coche.

Un Citroën Xantia va a ser su medio en este extenso periplo por Europa. Un coche que tiene casi 20 años y más de 180.000 kilómetros de rodaje, pero con el que tienen un vínculo especial. Eso sí, el vehículo ha tenido su puesta a punto para evitar sorpresas o el más mínimo contratiempo. Ahora, ya en la carretera, sólo piensan en vivir una experiencia como puede haber pocas. “Vamos a disfrutar, porque en principio este viaje era para eso. Nunca hemos ido a un Mundial”, afirmaba Juan Ruz. Por cierto, para añadir más detalles curiosos al viaje, él es simpatizante del Barcelona y Enrique del Real Madrid. Aunque estos días lo que importa, y así lo demuestran con su reto, es la selección española.

Etiquetas
stats