Punto final a la administración judicial del Córdoba CF SAD

Los administradores judiciales del Córdoba CF SAD, en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Todo tiene su principio y su fin. También los tramos amargos y delicados. Y el que respecta al Córdoba CF SAD da un paso más hacia su desenlace definitivo. Para esclarecer éste aún faltará tiempo por delante, aunque lo cierto es que este jueves se pone fin a un transcurso que ha sido determinante, quizá el mayor de todos, en la historia de la entidad blanquiverde. En efecto, fue a mediados del mes de julio cuando el titular del Juzgado de Instrucción número 5, Antonio Rodríguez, dictaminó el levantamiento de la intervención jurídica de la sociedad, fijando como desenlace el 10 de septiembre, tal y como quedó registrado en el auto del magistrado. De este modo se pone el broche a diez meses de gestión por parte de Francisco Estepa y Francisco Javier Bernabéu, quienes tomaron el control de la entidad el pasado año, tras la disolución del anterior consejo de administración.

En este sentido, cabe incidir en que dicho desenlace -en teoría- no debe afectar a corto plazo al club -o su unidad productiva- bajo la gestión de Unión Futbolística Cordobesa (UFC) -y por ende Infinity-. En este caso, dicho proceso está en pleno avance desde hace pocos días, después de que se mantuviera paralizado desde el pasado mes de febrero tras la recusación del juez Antonio Fuentes, quien fuera el encargado de dictar el auto que inició el traspaso a UFC. El confinamiento a causa del Covid-19 obligó a frenar el nombramiento de su sustituto, que fue confirmado hace unas semanas por parte del Consejo General del Poder Judicial. Y es desde el pasado lunes cuando Fernando Caballero, magistrado designado para relevar a Fuentes Bujalance en el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Córdoba, ha tomado la riendas del proceso tras su reincorporación a los juzgados.

Fue a principios de noviembre cuando el juez instructor del Juzgado número 5 de Córdoba, Rodríguez Moyano, ordenó que el Córdoba CF fuese dirigido a partir de entonces y de forma inmediata por una administración judicial. Así, el primer paso importante de Estepa y Bernabéu en la gestión del club fue la puesta en marcha de la venta de la unidad productiva, la cual fue autorizada de manera oficial a Infinity el 26 de diciembre por parte del juez Antonio Fuentes, y después de que dicho grupo presentase la única oferta para su adquisición. Asimismo, en la misma fecha, el mencionado magistrado firmó igualmente el auto para la apertura del segundo concurso de acreedores, nombrando igualmente a Francisco Estepa como administrador concursal.

Y así es como se empezó a gestionar dicha unidad productiva desde UFC, aunque sus protagonistas aterrizarían de manera pública en Córdoba a principios del mes de diciembre. Mientras tanto, la administración judicial proseguía con su trabajo, que quedó, por una parte, detallado en los informes de rendición de cuentas. El mismo constaba de un documento de 73 páginas que fue remitido al juez de Instrucción 5 y en el que se realizaba un desglose de la gestión de la entidad entre 2011 -desde el 3 de junio- y 2019 -hasta el 9 de noviembre-, especificando posibles irregularidades de gestión entre las etapas de González y León.

Asimismo, otro de los puntos fundamentales de la etapa al frente de los administradores judiciales tuvo que ver con la elaboración del informe de cuentas de las temporadas 2018-19 (la única campaña completa de Jesús de León) y 2019-20. Un desglose que, como cabe recordar, finalizó con una histórica desaprobación de las mismas en la junta general ordinaria de accionistas del Córdoba CF SAD, que tuvo lugar el 26 de agosto, tras posicionarse en contra tanto Azaveco –la mercantil de Carlos González– como Minoritarios CCF.

Y es así como se pone fin a la etapa de la administración judicial -que no la concursal- en el Córdoba CF SAD. De hecho, el propio Estepa continuará ejerciendo el mencionado segundo cargo, y a través de él solicitó hace unos días auxilio judicial al Juzgado de lo Mercantil, para que éste requiriera a la Real Federación Española de Fútbol para que se cumpla el auto de Fuentes Bujalance, mediante el que UFC sería la que ostentaría los derechos federativos para poder competir el curso 2020-21. Eso continúa en el aire. En lo que respecta a la antigua SAD, Azaveco tendría a partir de ahora el control político y económico de la sociedad, pues su consejo de administración es el que aparece en el registro mercantil y -en teoría- el paquete accionarial que en su día se vendió a Jesús León estaría pignorado a nombre de la mercantil de Carlos González. Además, el mismo Estepa reconoció ese derecho al concederle la autorización para la junta general de accionistas. No obstante, el funcionamiento efectivo lo mantendría aún Francisco Estepa como administrador concursal.

Etiquetas
stats