La portería, un seguro dañado

Isaac Becerra, en un partido en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Se puede decir, tras lo visto en lo que va de campaña, que la portería es la posición más equilibrada del Córdoba CF actual. Por nombres y por sensaciones mostradas. Así ha quedado reflejado en los 29 encuentros (28 de Liga y 1 de Copa del Rey) disputados hasta la fecha por el cuadro blanquiverde. Sin duda, el club cuenta con un importante armazón bajo palos, construido con la firme idea de alcanzar el ascenso a Segunda A. Experiencia y juventud a partes iguales. Seguridad y picardía. Ilusión y, sobre todo, compromiso. Ingredientes compartidos con un núcleo de porteros que han dejado buena imagen en el presente curso, aunque cuyo rendimiento se ha visto dañado con la cifras globales del equipo en defensa.

En efecto, el Córdoba se sitúa como el segundo peor equipo defensivo entre los candidatos a estar en puestos de promoción en el Grupo IV de Segunda B. Son 27 los goles que ha encajado el equipo en la competición doméstica, a los que hay que sumar dos más en Copa. Sin embargo, lo cierto es que la mayor parte de ellos han llegado por desajustes generales del conjunto atrás, más que por errores individuales de los guardametas. De hecho, de no ser por ciertas intervenciones la cifra sería mucho mayor. En este sentido, ahí surge con fuerza la figura de Isaac Becerra. El catalán aterrizó en el cuadro blanquiverde el pasado verano como uno de los fichajes estrella. Un jugador experimentado y con una trayectoria constatada, en la cual se enmarcan dos ascensos (uno a Segunda y otro a Primera) y un premio Zamora en la categoría de plata (2015-16).

Sin duda, Becerra se ha hecho con la titularidad y con la confianza de los técnicos en todo momento. El jugador ha disputado un total de 27 partidos (todos de titular), siendo el futbolista más utilizado de la plantilla con 2.409 minutos. De hecho, únicamente se ha perdido un encuentro por decisión técnica y otro por sanción. Por tanto, del total de dianas encajadas por el equipo, en su contra han llegado 26. Aún así, es innegable que sigue siendo uno de los mejores guardametas de la categoría. Asimismo, en el global, la entidad se sitúa como la sexta mejor defensa del Grupo IV.

Eso sí, no ha sido Becerra el único encargado de defender la meta cordobesista. En el núcleo de porteros blanquiverdes aparece en segundo lugar un joven Edu Frías, el cual firmó con el Córdoba con un cartel muy prometedor desde las categorías de formación del Espanyol. Su debut tuvo lugar en la Copa del Rey ante el San Sebastián de los Reyes y, pese a que no desentonó con respecto al resto del equipo, lo cierto es que se marchó con dos goles encajados. Las lesiones han impedido que Frías tuviera una cierta regularidad en los entrenamientos. Y de hecho, de una de esas molestias tuvo que recuperarse en tiempo récord para suplir a Becerra frente al filial del Cádiz, después de que el badalonés fuese expulsado una jornada antes. El de Barcelona cumplió su cometido, aunque encajó un tanto de penalti frente al conjunto amarillo. Eso sí, contribuyó con paradas decisivas para que el Cádiz B no pasara del empate.

Finalmente, el cupo de jugadores que han defendido la portería cordobesa el presente curso lo completa el joven Juan Luis Egea Llamas. Fue precisamente en ese duelo en el que expulsaron a Becerra, y con Frías fuera por lesión, cuando le tocó asumir la responsabilidad al cordobés. Llamas es el titular del Córdoba B y viene completando entrenamientos con el primer equipo durante todo el curso. Y aquel día, frente al Sevilla Atlético, le tocó cumplir un sueño y asumir una gran presión, ya que el choque contó con un final de infarto, en el que los blanquiverdes le dieron la vuelta al marcador en los últimos compases y el propio portero tuvo que realizar una estirada prodigiosa con la que se llevó la ovación de todo El Arcángel.

Etiquetas
stats