La pequeña aldea gala de la Fuensanta

Lance de un encuentro del Adesal en La Fuensanta | TONI BLANCO

Como Astérix y Obélix, pero sin poción mágica. No necesitan druida. O quizá lo sea su entrenador. Lo cierto es que Paco Bustos no acude a extrañas recetas para mantener a las suyas como ardientes guerreras. Simplemente utiliza sus dotes de mando. Es así como La Fuensanta se convierte en una pequeña aldea gala. Un pueblo que defiende sus dominios incluso ante los más temidos rivales. En esta ocasión es un Canyamelar Valencia que ya sabe de primera mano cómo se las gasta el Adesal. Porque el cuadro cordobés mantiene sus aspiraciones de dar la campanada en la Copa de la Reina tras igualar (23-23) en la ida ante un adversario de máxima categoría. Y tras un partido que para nada permitiera pensar positivamente durante su transcurso.

El encuentro comenzó con una primera ventaja local. El Adesal tomó la iniciativa con un tanto de Alba Sánchez. Sin embargo, el Canyamelar enseguida respondió y volteó el tanteador. Tras el 2-2, las valencianas apenas ofrecieron concesiones. Tanto es así que poco a poco tradujeron su superioridad en la cancha en una renta cada vez más amplia. Al superar los 20 minutos ya vencían las visitantes de seis goles (5-11), una diferencia que fue incapaz de recortar el conjunto cordobés. Lo intentó una y otra vez, pero no pudo. De esta forma, el electrónico mostraba un difícil 8-14 al descanso. Con todo, este tanteador no echaba el cierre al partido. No al jugarse éste en la aldea gala de La Fuensanta.

La segunda parte arrancó del mejor modo posible para las locales. El Adesal se marcó un parcial de 3-0 que le enganchó de nuevo al encuentro (11-14). Aunque el cuadro valenciano no estaba dispuesto a dejarse sonrojar por un equipo de inferior categoría. Cierto es que ya no volvió a elevar la distancia en el marcador más allá de las tres dianas. Precisamente ésa era la desventaja que habían de salvar las de Paco Bustos a falta de menos de cuatro minutos para el final. El resultado era de 20-23. Entonces, Alba Sánchez anotó y los árbitros excluyeron a Stephania Oliveira. El técnico cordobés solicitó tiempo muerto y planificó el golpe. Surtió efecto. Fátima Suare y Eva Márquez marcaron y llevaron el 23-23 al tanteador. Y el éxtasis a la grada, parte también de esa pequeña aldea gala de La Fuensanta.

FICHA TÉCNICA

ADESAL CÓRDOBA, 23: Amanda Valero, Aroa Montoro, Eva Márquez (1), Fátima Suare (5), Arantxa Hernández (1), Alba Sánchez (6), Paz Merina, Vanesa Benítez, Espe López (1), Coral Ramos (5), Ángela Ruiz (1), Andreea Marin (3) y Natalia Ortiz.

BM CANYAMELAR VALENCIA, 23: Elisa Requena, Nitsan Dunay (3), María Pérez (2), Alicia Asencio (6), Stephania Oliveira (1), Estefanía Descalzo, Silvia Prosper, Sara Bravo (3), Dolors Esterri, Judith Gómez (3), Mendía Ibáñez (1), Amparo Aguas, Carlota Rubio (2), Nagore Sáenz, Laura Morais (2) y Alba Bastida.

ÁRBITROS: Mendoza Roldán y Visciarelli Lareo (Comité Andaluz). Excluyeron a la local Fátima Suare (2) y a las visitantes Nitsan Dunay, Mendía Ibáñez y Stephania Oliveira.

PARCIALES: 2-3, 4-5, 5-9, 5-10, 7-11, 8-14 (descanso), 11-15, 13-16, 16-18, 18-20, 19-22, 23-23.

INCIDENCIAS: Partido de ida de la segunda ronda de la Copa de la Reina, disputado en el Pabellón de La Fuensanta ante unos 170 espectadores.

Etiquetas
stats