Esto es lo que parece

Lance del partido entre el Itea y el Cerro Reyes en Vista Alegre | MADERO CUBERO

Pues sí, esto es lo que parece. Sin engorde artificial, con recetas clásicas y mucho trabajo por detrás, el fútbol sala reverdece en la capital. El Itea Automatismos protagonizó un ejercicio de madurez ante el Cerro Reyes, al que venció por 2-1 en uno de esos partidos trepidantes que emocionan hasta el final. Unos 800 espectadores acudieron al Palacio de Deportes Vista Alegre y seguramente lo que vieron no les dejó defraudados. Más bien al contrario. El equipo cordobés es, a día de hoy, un candidato a pelear por el ascenso de categoría. Ese privilegio sólo lo tendrá el campeón del grupo, un puesto que después del choque comparten el Itea y el Cerro de Reyes, que compareció con un balance impecable de seis victorias en otros tantos encuentros. Su racha se terminó y no porque hicieran un mal partido. Demostraron calidad, experiencia y ese puntito macarra para llevar el partido al límite y poner de los nervios a los rivales y a los árbitros. Un talante que a menudo resulta rentable. Ni eso les sirvió en Córdoba, donde se encontraron con un Itea que fue mejor y se colocó como colíder o, si lo prefieren, líder virtual. El caso es que está arriba y a ver quién lo mueve ahora de ahí. Antonio García está consiguiendo ahormar un grupo cuya máxima expresión de talento es saber qué es lo que sabe hacer. Y hacerlo cuando debe.

Al Itea se le emborronó el guión en el arranque. Pónganse en situación. Llega un equipo que lo ha ganado absolutamente todo y a los veinticinco segundos se adelanta en el marcador, esparciendo una sensación de lo más frustrante entre la grada. El equipo de Antonio García, sin embargo, supo reponerse. Y con su reacción enervó al graderío, que pasó de la estupefacción al apoyo incondicional. La presión en los últimos minutos y la algarabía final, con los jugadores abrazados en la pista, fue una imagen reveladora de lo que había ocurrido en esta tarde de tórrido calor en Córdoba. El Itea ganó con los pies y con la cabeza.

El gol inicial de los sevillanos lo condicionó todo. El Cerro, que cuenta con el liderazgo de Aarón Núñez, un jugador al que le falta un brazo -circunstancia que le ha hecho mediáticamente célebre en los últimos años- pero le sobra conocimiento del juego, trató de controlar la situación ante un Itea que soportó bien las primeras andanadas forasteras. El pleito fue equilibrado, con el Cerro llevando mucho peligro en las acciones a balón parado y el Itea sacando unas contras que hacían presagiar el gol. Lo logró a los quince minutos Cristóbal, un futbolista que está en plena racha. Hizo uno y aún pudo firmar algún que otro más, aunque el partido no era nada fácil. La sensación de que el partido se iba a decidir de un lado o de otro por el más mínimo error se instaló en la cancha y en la grada, por lo que en ambos escenarios se vivió el asunto con una alta intensidad.

Los últimos minutos fueron un torbellino. Los dos equipos acusaron el cansancio, pero sacaron de dentro un conmovedor espíritu combativo. Se arriesgaron. Entraron en una lucha cuerpo a cuerpo que propició situaciones de gol en ambas porterías. A cuatro minutos del final, el Itea redondeó su remontada con una acción embarullada, en la que Cristóbal marcó con la ayuda de Aarón, que tocó para que finalmente el balón entrara en la meta sevillana. Actuando con portero-jugador, el Cerro asedió al Itea con el pabellón convertido en un hervidero. Para entonces, la afición ya estaba completamente entregada. Reconociendo el valor de lo que había hecho el Itea, le ayudó con su aliento a conservar un resultado que encierra un valor espectacular. Más allá de los puntos y del liderato compartido, el equipo cordobés se reafirmó como un aspirante a ser alguien, a huir de la irrelevancia y a levantar la voz donde se debe hacer: en la pista.

FICHA TÉCNICA

ITEA AUTOMATISMOS, 2: Dani Márquez, Dani Flores, Gori, Carlos Corredera y Manu Leal (cinco inicial). También jugaron Moreno, Dani Aranda, Cristóbal, Antoñito y David Leal.

CERRO REYES FS, 1: Miguel, Nenu, Aarón Núñez, Sergio y Álex (cinco inicial). También jugaron Sergio Bermúdez, Juanillo, Rafita, Samu, Bebo y Borja.

ÁRBITROS: Baena Cerván y García Pérez (Comité de Málaga). Mostraron cartulina amarilla al local Moreno, así como a los visitantes Rafita, Sergio Bermúdez y Álex.

GOLES: 0-1 Nenu (1’). 1-1 Cristóbal (15’). 2-1 Cristóbal (36’).

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la 7ª jornada de liga en el grupo 5 de 2ªB disputado en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre ante 800 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Cristina Cardador, deportista cordobesa fallecida la pasada semana. En el descanso del choque realizaron un partido de exhibición los miembros del Fútbol Powerchair Los Atómicos, único equipo cordobés de fútbol sala en silla de ruedas eléctrica.

Etiquetas
stats