Una nueva era para el filial

Luis Oliver y el nuevo entrenador del Córdoba B, Juan Marrero | TONI BLANCO

El Córdoba B vuelve a la vida normal tras dejar atrás uno de los episodios más dolorosos de su historia deportiva. El que acabó con el descenso del equipo a Tercera División, en uno de los encuentros más polémicos del fútbol español en los últimos años. La mirada ya está puesta hacia delante, un horizonte que se vislumbra una vez más ambicioso. Muchas son las caras nuevas que aparecerán por el segundo conjunto blanquiverde, aunque los objetivos serán sin duda el regreso a Segunda B lo antes posible, así como el crecimiento y progresión de futbolistas con la idea de nutrir a la primera plantilla. En este sentido, son numerosos los ejemplos de integrantes que han dado el salto al profesionalismo en las últimas temporadas, aunque los más conocidos -por cercanía e impacto- son los casos de Javi Galán y Álvaro Aguado. Ahora les toca a otros protagonistas bajar al césped y devolver al filial a la categoría de bronce nacional.

Así, salvo los que puedan comenzar la pretemporada con el primer equipo, la plantilla dirigida por Juan Marrero volverá al trabajo el lunes 16 de julio, y entre ellos habrá numerosos jugadores que actuarán juntos por primera vez en sus carreras. Seguramente el ghanés Emmanuel Lomotey sea uno de los que más papeletas tienen para alternar su talento al servicio de Marrero y Francisco. La entidad también ha confirmado de momento las incorporaciones de Marco Rosa, Fran Ávila, Jordi Méndez, Miguel Ángel Gómez, Joel Armengol, Sergio Sarmiento y Carlos Sanjuan, mientras que ha hecho oficial las renovaciones de Andrés Martín y David Moreno. Además, para la fase de preparación se espera también una importante camada de jugadores procedentes del Juvenil -como es el caso de Antonio Jesús Crespo-, que el próximo curso estará bajo el mando de Javi Moreno y del que este año han promocionado Juan Luna y Alejandro Molina. En lo que respecta a las bajas, junto a los futbolistas que no cumplan los requisitos por edad para seguir en el filial, también han salido Copete, con destino al Villarreal B, y los futbolistas que se encontraban en calidad de cedidos.

El propio preparador valenciano ya vaticinó, en lo que se refiere a los objetivos del equipo, que eran “primero, surtir al primer equipo en todo lo que necesite y luego, conseguir el ascenso, porque un proyecto como el del Córdoba tiene que tener un filial en la máxima categoría posible”. Con esos mimbres iniciará un camino que será largo y complicado, ya que abarcará un total de 42 jornadas, de las cuales varias serán entre semana para no alargar en exceso la competición. De esta forma, ocho de sus 22 rivales del Grupo X de Tercera serán de la provincia de Sevilla (Sevilla C, Gerena, Betis Deportivo, Utrera, Cabecense, Lebrijana, Écija y Coria), otros ocho de Cádiz (Arcos, Xerez CD, Xerez DFC, Guadalcacín, Algeciras, Conil, Los Barrios y Cádiz B) y tres representantes más de Córdoba (Ciudad de Lucena, Puente Genil y Espeleño), además del San Roque de Lepe y la AD Ceuta.

Etiquetas
stats