Ante la necesidad de convencer

.

Con el trabajo a medio hacer. La pretemporada de todos los equipos de fútbol sirve para coger sensaciones de cara al inicio liguero, ya que los resultados no son relevantes a estas alturas de curso, aunque siempre gusta ganar. Se recuerda aquella preparación perfecta por parte del Córdoba -más el famoso tweet que conllevó en la previa de la primera jornada ante el Cádiz- y después lo que significó. Por ello, este tramo es importante realmente para que los jugadores comiencen a coger un ritmo que perdieron radicalmente tras la llegada del Covid-19. Sin embargo, el conjunto blanquiverde no aprovechó su primer duelo de nivel en esta pretemporada. Un encuentro que perdió en juego y en el marcador ante un Atlético Sanluqueño que efectuó una gran primera mitad apagando a los visitantes. Gracias a esto, los chicos de Juan Sabas están obligados a emitir una buena imagen en su próximo enfrentamiento ante el Salerm Puente Genil, que tendrá lugar este mismo martes en el Estadio Manuel Polinario (20:00 horas).

Un encuentro que servirá para resarcirse de las malas sensaciones dejadas en Sanlúcar. El plantel dirigido por Juan Sabas viajará esta misma tarde a la localidad cordobesa para enfrentarse a un Salerm Puente Genil que ha diseñado una plantilla acorde con el objetivo de conseguir el ascenso a la actual Segunda División B. Por ello, la escuadra de Diego Caro intentará dar la sorpresa a los blanquiverdes tras su eliminación de la Copa RFAF después de una eliminatoria a doble partido ante el Xerez DFC, rival que fue eliminado por el Ciudad de Lucena en el pasado play off exprés propuesto por la Real Federación Española de Fútbol. Por su parte, el Córdoba intentará dejar una buena imagen en el Estadio Manuel Polinario ante un equipo que, a priori, debe ser muy inferior en líneas generales.

Y es que los cordobesistas dieron un tremendo paso atrás en la localidad gaditana. Los blanquiverdes merecieron más, sobre todo en los últimos minutos, en el pasado amistoso ante el Atlético Sanluqueño, pero el juego desplegado a lo largo de la primera mitad fue muy irregular. El pasado domingo, el Córdoba se medía a un rival que intentará luchar por entrar en la fase 2, aunque no es el más poderoso del subgrupo A. Por ello, y dado el resultado cosechado ante el Algeciras -otro plantel de la misma categoría-, se esperaba que los califas fuesen mejor que los locales, pero la plantilla dirigida por Romerito dio una sorpresa a los visitantes después de una presión intensa que generaba muchas dudas en el centro de mando de los blanquiverdes.

Sin embargo, este no será el último enfrentamiento de pretemporada para los califas. Tras abrocharse las botas en Puente Genil, el Córdoba deberá medirse ante la Balompédica Linense apenas doce horas después del choque en el Estadio Manuel Polinario. Más tarde, los chicos de Juan Sabas viajarán hasta el Nuevo Vivero para verse las caras con el equipo más duro de esta preparación. En efecto, el cuadro califa tendrá un duro encuentro ante un Badajoz que ha planificado una gran plantilla y que luchará por ascender de manera directa al fútbol profesional. Así, la entidad cordobesa deberá afrontar una última semana antes de la competición regular para coger las sensaciones finales e iniciar el primer tramo liguero con la mayor de las garantías.

Etiquetas
stats