Está que muerde

Rod Gonçalves entra a canasta | ÁLEX GALLEGOS

Las fiestas hay que ganárserlas. El Yosiquesé se fabricó la suya con sudor y estilo. Pasó por encima de un rival de rango y reafirmó su intención de hacer ruido esta temporada en la Liga EBA. El sello Sanz está impreso en este equipo, que construye desde la defensa un ideario casado con el riesgo y abierto a las oportunidades. Una suerte de caos organizado que le funciona porque los jugadores sienten que tienen algo que decir y que su voz, sea antes o después, como solistas o en el coro, se va a escuchar. Al Linense, que venía como líder, lo aniquilaron con un partido soberbio. Hubo competencia en los primeros diez minutos. Después, todo fue un monólogo local. El ULB no logró superar la decena de puntos en ninguno de los tres cuartos que siguieron al primero, al que llegaron con ventaja (18-22). El resto de la tarde fue una pesadilla para los del Campo de Gibraltar, absolutamente desbordados por el despliegue de entusiasmo y baloncesto de los locales.

A los anfitriones, respaldados por un ambiente muy respetable -unos 900 espectadores en un domingo por la tarde, lluvioso y prefestivo-, les costó agarrar el timón del partido porque erraron pases y eso les penalizó a la hora de anotar. En defensa estuvieron en un nivel notable ante un CB Linense que llegaba líder invicto, con un equipo en el que había piezas de renombre en la categoría como Joel Expósito o Miguel Ortega. Los visitantes no perdieron la cara y controlaron el marcador en los primeros minutos, pese a que a los cinco minutos de partido su técnico, Vicente González, mandó al banquillo a uno de los puntales linenses, el escolta estadounidense Ryan Wilson, con tres faltas personales. No volvió a salir a pista y bien que lo notó el Linense, que pese a irse al final del primer cuarto con ventaja 18-22 sufrió las iras del Yosiquesé.

De ahí en adelante, Vista Alegre fue una pasarela para los talentos de casa. Carlos García se sigue reivindicando como un jugador importante. El joven base de Posadas es cada vez más efectivo y no pierde su vocación por barnizar sus acciones de una estética peculiar, que enciende al público y contagia entusiasmo al resto. Con Ángel Vázquez recuperándose de su lesión, el maleno está aprovechando sus minutos para reafirmarse como una pieza de valor en el Yosiquesé. Como Adolfo Vega, que despachó un primer tiempo de lo más eficiente para aportar 7 puntos. Pero la mejor virtud de la tropa de Sanz, además de la solidaridad a la hora de defender su aro, estuvo en su versatilidad a la hora de atacar. Todos aportaban y desde cualquier posición. Lejos de los ataques previsibles de la mayoría de los conjuntos EBA, que suelen estar basados en un par de referencias, el Yosiquesé se sigue mostrando como una formación con múltiples amenazas para el adversario. Ocho de los diez jugadores que intervinieron en la primera parte anotaron, con el brasileño Rod como principal surtidor con 12 tantos.

El arranque del segundo cuarto fue de una intensidad brutal del Yosiquesé, que dejó al Linense sin anotar durante cuatro minutos. En ese tiempo, tras un parcial de 9-0, la ventaja se inclinó del lado verde (27-22) para no perderse ya jamás. Con 35-31, Sanz realizó un cuádruple cambio y dio entrada a Juanjo López, Ángel López, Arturo López y Rod Gonçalves para dar un último arreón antes del intermedio. Lo consiguió. Un 8-0 dejó el tanteador en 43-31 en el descanso después de un 25-9 global en el segundo cuarto.

La efervescencia del Yosiquesé se mantuvo en el regreso de los vestuarios. Volvió Ryan Wilson, el motor linense, pero no sirvió de nada. De hecho, el estadounidense se marchó cabizbajo al banquillo tras una actuación irrelevante. El equipo cordobés mantenía el modo defensa activado y, con su rival desquiciado, se ensañó en una fase en la que marcó un parcial de 18-1 para poner el marcador en una renta superior a los veinte puntos (53-31). Rod dominó en los dos lados de la pista con puntos, rebotes y tapones, mientras que las rotaciones de Sanz permitían mantener un nivel alto de intensidad. Al final del tercer cuarto, la renta era ya más que considerable (56-38) y al Linense se le veían más ganas de terminar con la pesadilla que de intentar reconducir una situación con carácter irreversible. El Yosiquesé terminó gustándose en la pista. Los locales terminaron la faena en un último cuarto en el que se aprovecharon del decaimiento del Linense para armar acciones vistosas y cerrar un marcador de 71-46 con cuatro canteranos del Cordobasket (Joselito Gutiérrez, Edu Correderas, Juanjo López y Adrián Sánchez) en la pista.

FICHA TÉCNICA

YOSIQUESÉ CORDOBASKET, 71 (18+25+13+15): Arturo López (10), Adolfo Vega (11), Carlos García (8), Ángel López (3), Rod Gonçalves (18) -cinco inicial-, Juanjo López (-), Adrián Sánchez (-), José Manuel Gutiérrez (9), Javi Sánchez (4), Rafa Blanco (2), Edu Correderas (-) y Ángel González Villatoro (6).

OH! TELS UB LINENSE, 46 (22+9+7+8): Joel Expósito (6), Víctor Chernodolia (5), Juan Miguel López (-), Ryan Wilson (7), Evan Maxwell (7) -cinco inicial-, Iván Torres (-), Miguel Ortega (13), Christopher Noom (-), Antonio Carrera (-), Marius Grigaitis (5), Sam Buxton (3) y Lucas Pérez (-).

ÁRBITROS: Juan Jesús Betanzos y José Manuel Araújo. Eliminado por faltas personales: Rod Gonçalves.

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la tercera jornada del Grupo D-B de Liga EBA, disputado en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre ante unos 900 espectadores. El jugador Carlos García fue elegido MVP del partido.

Etiquetas
stats