En marcha: comienza intenso el año

Los jugadores del Córdoba se ejercitan en la Ciudad Deportiva. | ÁLEX GALLEGOS

La fiesta termina. Ahora sí, de manera definitiva, regresa la normalidad. Poco a poco a nivel global, en todos los ámbitos, pero de forma acelerada en el caso del Córdoba. El conjunto blanquiverde no tiene tiempo que perder si se tiene en cuenta que afronta un inicio de año cargado de intensidad. En sólo unos días, el miércoles, afronta su primer encuentro de 2017. Entonces visita al Alcorcón en el duelo de ida de octavos de final de la Copa del Rey, un duelo que prepara desde el pasado jueves y al que presta ya su total atención apenas unas horas después de las uvas. Porque el cuadro califal está en marcha de cara a un enero de múltiples citas competitivas y a un segundo tramo de temporada tan extenso como complicado. Por ese motivo completó este domingo, por la tarde, una sesión en la Ciudad Deportiva que abrió el capítulo de entrenamientos a puerta cerrada antes del partido en tierras madrileñas. Para ese primer choque cuenta Carrión con alguna que otra duda en la defensa.

El Córdoba prosigue con su trabajo sin jornada de descanso, que no lo tendrá -si así lo creyera conveniente el técnico- hasta después del primer duelo liguero del año. Será el sábado que viene -día 7- cuando reciba al Rayo en El Arcángel. Antes debe encarar la ida de octavos de Copa en Alcorcón, un choque para el que el catalán busca la mejor forma posible de sus futbolistas y, también, soluciones para salvar el escollo que le aparece en defensa. En ese sentido, el entrenador blanquiverde espera que Héctor Rodas pueda llegar a tiempo para que la circunstancial formación en el eje central de la línea de retaguardia no lo sea en su totalidad. Deivid continúa en el dique seco y Bijimine se encuentra fuera: este lunes iniciará su participación en una concentración de la selección de Congo de cara a la Copa África. El central se perderá, a la fuerza, los dos primeros partidos de 2017 y conocerá si acude al torneo continental el próximo viernes.

Dada la situación, la disponibilidad de Héctor Rodas resulta necesaria. El valenciano trata de acortar plazos en su recuperación tras sufrir una lesión en el hombro en el duelo con el Málaga con el que el Córdoba cerró 2017 en el aspecto competitivo. De dicha dolencia no hubo parte médico, si bien lo cierto es que el zaguero pretende estar para el choque de Copa en Alcorcón. El sábado, tras dos días de trabajo específico en El Arcángel, ya se ejercitó con el grupo. Aunque lo hizo de forma menos intensa y sin finalizar el entrenamiento. De esta forma, Carrión baraja diversas opciones para sellar la configuración de la línea de retaguardia en el inicio de año. En ese sentido, cuenta con la polivalencia de Caro, las posibles reubicaciones de Luso y Cisma y con la participación de Pablo Vázquez. El jugador del filial ya disputó el encuentro copero de Cádiz.

Concluida la primera sesión de trabajo de 2017, el Córdoba seguirá con la preparación del duelo de Alcorcón con otras dos en la Ciudad Deportiva. El conjunto blanquiverde se ejercitará el lunes y el martes a las 10:30, en ambos casos con la puerta cerrada a miradas ajenas. En esos dos días Carrión tendrá que decidir su apuesta para el primer choque del nuevo año, para el que espera tener en disposición de jugar a Héctor Rodas. Por otro lado, el club intentará cerrar refuerzos en un mercado invernal que se abrirá oficialmente este 2 de enero. La dirección deportiva y su secretaría técnica actúan en ese sentido desde tiempo atrás, de forma que ya surgió algún nombre como el del defensor David Costas o el delantero Naranjo.

Etiquetas
stats