El Lucena desciende tras ocho cursos en Segunda B

Lance de un encuentro del Lucena. | ÁLVARO CARMONA
El conjunto celeste, que perdió el sábado en La Roda, consuma su caída a Tercera tras el empate del Sevilla Atlético en Melilla y el triunfo del Cartagena en Jaén de este domingo

No por resultar previsible a lo largo de la temporada deja de resultar duro. Doloroso y triste es el desenlace de la presente campaña, que se encamina a su final, para el Lucena que cierra la mejor etapa de su historia, que lo es por haber militado durante ocho temporadas en Segunda B. El conjunto celeste consumó su descenso a Tercera este domingo después de que el Sevilla Atlético consiguiera empatar en Melilla (0-0) en horario matinal y de que el Cartagena lograra la victoria en Jaén (1-2) por la tarde. Esos resultados supusieron la puntilla para un equipo que casi se despedía del Grupo IV de la categoría de bronce este sábado, cuando cedió de manera clara en La Roda (2-0). El cuadro manchego era rival directo en la lucha por la permanencia y estaba igualado a puntos antes de disputar el duelo con los aracelitanos. Los dos equipos se jugaban la vida y el dirigido por Falete perdió la batalla.

La derrota de los lucentinos en tierras albaceteñas abrió una puerta que finalmente cruzó, por mucho que intentó no hacerlo. De ahí que el club decidiera a falta de cinco jornadas para la conclusión del campeonato realizar un segundo relevo en el banquillo. Fue entonces cuando Falete se hizo cargo del equipo para suplir a Serafín Gil, que en su caso había sustituido a Juan Arsenal. Sea como fuere, el cambio pareció tener un efecto positivo en el reestreno del técnico cordobés en el Ciudad de Lucena -ganó por 2-1 al Cádiz-, pero sólo fue un espejismo. Después, en tres jornadas, sólo consiguió sumar un punto, insuficiente a todas luces visto lo visto. Cierto es que la escuadra aracelitana todavía podría empatar a puntos con La Roda o Cartagena, que se miden entre sí en el último choque liguero, aunque en ninguna de las dos opciones serviría de nada -contando con que Córdoba B y Arroyo perdieran-. No en vano, pierde el ‘gol average’ particular con ambos cuadros. Por tanto, se cierra una gran etapa con el más amargo de los finales, tras una campaña calamitosa en el plano institucional.

Etiquetas
stats