Con un león como presa y tres puntos de trofeo

Los jugadores del Córdoba celebran el gol de Ghilas. | LOF
El Córdoba logra su primer triunfo de la temporada en San Mamés (0-1), ante un Athletic al que consigue superar con un gran trabajo colectivo y un gol de Nabil Ghilas

Que nada es imposible. Que un furioso animal puede caer en su propio hogar. Que la fe es más fuerte en la Catedral. El Córdoba ya sabe ganar. Un zarpazo le bastó para herir a un león que finalmente fue presa de un cazador con ánimo de no errar de nuevo su disparo. Se mantuvo firme el conjunto blanquiverde y obtuvo también su ansiado trofeo donde el fútbol tiene un sabor diferente. En San Mamés, no podía ser otro el escenario del primer triunfo del cuadro califal, que no sólo mejoró sensaciones, sino que además supo darles rendimiento. Los de Miroslav Djukic superaron a su rival, nada más y nada menos que el Athletic de Bilbao, merced a un gran trabajo colectivo, que tuvo sus muestras en la seguridad defensiva y la confianza en la circulación del esférico y la salida a la contra. Fueron esas sus armas, como así la falta de temor que había solicitado el técnico serbio antes del encuentro. Y fue de esa manera como hizo bueno el gol que Ghilas anotó antes del descanso para lanzar una advertencia rotunda a los adversarios que aguardan: este equipo no está muerto. Nada más lejos de la realidad.

De entrada, el once apenas sufrió modificaciones respecto del duelo con el Villarreal. En ese sentido, Pantic recuperó su lugar en el centro de la zaga por el lesionado Iago Bouzón y Luso reforzó la línea de medios ante la baja por sanción de Fede Cartabia. La ausencia del hispano argentino no debía pasar factura y no lo hizo en el primer acto de un partido que comenzó con claro dominio del Athletic. Los leones controlaron el esférico y merodearon el área visitante en los primeros cinco de juego, si bien no consiguieron generar auténtica sensación de peligro. Por su parte, el Córdoba estaba bien replegado a la espera de encontrar el momento idóneo para responder. No tardó en hacerlo. Sólo unos instantes después, la escuadra califal empezó a mostrar sus cartas. Sacaba el balón jugado y daba calma a la circulación para permitir que las acciones maduraran. En el 13, Fidel estuvo a punto de dar el primer susto, al intentar un disparo que al final quedó en nada porque golpeó en un zaguero rojiblanco. Sí que estuvo cerca del gol el equipo de Djukic dos después, cuando De Marcos apareció de manera providencial para cortar un gran pase atrás de Ghilas, que había ganado línea de fondo, para Borja García, al que sólo le quedaba rematar.

El Córdoba empezaba a cumplir con lo que había solicitado su técnico en la previa del choque y se desenvolvía sobre el césped de San Mamés sin temor. Tanto es así que por momentos logró superar claramente a un adversario que cada vez se sentía más incómodo. El Athletic no sabía responder al buen trato que al cuero daba el conjunto blanquiverde, que cerraba bien la defensa, presionaba con éxito y mostraba además la clara intención de hacer daño tras alguna recuperación. Así consiguió dar el zarpazo Nabil Ghilas en el minuto 22. Iturraspe, encimado por Borja García, se confió en exceso en una cesión atrás para Gurpegi, que no llegó a recibir. El franco argelino, que parecía ser omnipresente, se anticipó e inició una galopada en la que nadie le pudo alcanzar. Se internó en el área local y batió a la perfección a Iraizoz. El cuadro de Djukic ya tenía el encuentro donde quería, ahora tocaba no dar el paso atrás. Lejos de caer en ese error, los califales continuaron con desparpajo y mantenían su criterio en la circulación, que llevó a ocasionar algún que otro quebradero de cabeza más a la defensa bilbaína. En una aproximación, Campabadal sacó un zapatazo junto a la línea de fondo que murió en el lateral de la red después de golpear en un defensor.

Los blanquiverdes mantenían un control que provocó que el primer disparo del Athletic no llegara hasta después de la media hora. Fue por medio de Iturraspe, que mandó el balón muy por encima de la portería defendida por un Juan Carlos hasta entonces inédito. El guardameta apenas había intervenido para blocar balones en centros. Sí se tuvo que emplear en la última acción del primer acto, con un disparo de Muniain que ganó en peligro al dar un bote. El cancerbero no tuvo mayor problema para detener y el Córdoba se marchaba a vestuarios con el marcador a su favor y unas grandes sensaciones. Éstas se perdieron en cierto modo en la reanudación, que arrancó con el equipo de Ernesto Valverde mucho más enchufado. El preparador rojiblanco introdujo dos cambios con que pretendía cambiar el panorama y lo consiguió en lo que al juego se refiere. La entrada de Susaeta permitió que los leones tuvieran mayor control del esférico y ganara espacios, que trataron de aprovechar. En el 47, De Marcos prolongó un servicio al interior del área visitante y el propio Susaeta sacó un disparo cruzado que se marchó fuera por muy poco tras ganar la posición a Pinillos.

La segunda parte comenzaba con susto para los de Djukic que hubieron de soportar un cuarto de hora de asedio constante en que Pantic salvó providencial en el 53 y Juan Carlos blocó un remate de De Marcos. Antes, Íñigo López disparó muy desviado tras un mal tiro de Fidel. Después de los instantes de acoso local, el cuadro califal volvió a mostrar sus prestaciones a la contra y en un par de ellas pudo sentenciar el encuentro. Primero la tuvo Campabadal, quien tras un gran pase en profundidad de Borja García y romper en velocidad no acertó en el remate. Mandó alto el balón el lateral. Tampoco tuvo fortuna Ghilas en la siguiente, dos minutos después. El franco argelino salió de nuevo rápido al recibir un pase al espacio. El guardameta local evitó el 0-2 al salir bien a los pies del delantero. Ernesto Valverde ya había dado entrada a Kike Sola en una clara apuesta por voltear un resultado que no se movió. Y eso que el Athletic lo intentó. Fue el atacante que entró de refresco quien más cerca estuvo de igualar, en un remate en un córner que despejó Juan Carlos. El guardameta también blocó un disparo de Muniain un minuto después y un buen lanzamiento de falta de Susaeta a uno del final. Los nervios estaban a flor de piel, pero no para el conjunto blanquiverde que esta vez sí supo cerrar su buen trabajo colectivo con la victoria.

FICHA TÉCNICA

ATHLETIC DE BILBAO, 0: Iraizoz, De Marcos, Laporte, Gurpegi, Aurtenetxe (Kike Sola, 67´), Iturraspe, Mikel Rico, Viguera, Beñat (Iraola, 46´), Muniain e Iñaki Williams (Susaeta, 46´).

CÓRDOBA CF, 1: Juan Carlos, Campabadal, Pantic, Íñigo López, Pinillos, Deivid, Borja García (López Silva, 84´), Luso, Abel Gómez (Ekeng, 72´), Fidel (Crespo, 65´) y Ghilas.

ÁRBITRO: Santiago Jaime Latre (Comité Aragonés). Mostró tarjeta amarilla a los locales Iturraspe, Laporte, Iraizoz y Muniain; y a los visitantes Luso, Campabadal, Borja García, Pinillos, López Silva y Juan Carlos.

GOL: 0-1 (22´) Ghilas.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimocuarta jornada del campeonato de Primera, disputado en San Mamés ante unos 45.000 espectadores, con presencia en las gradas de unos 500 aficionados del Córdoba.

Etiquetas
stats