Javi Lara y Aguado, a escena en el Córdoba

.

A Rafa Navarro le aguarda un final de temporada especialmente complicado en el Córdoba, que con la permanencia convertida en una quimera tratará de ofrecer una imagen digna y adecentar una clasificación que a día hoy presenta un feo aspecto: el cuadro blanquiverde es colista y encaja más goles que nadie. En la búsqueda de jugadores que tengan “fortaleza física y mental” para aguantar “el ambiente que se puede generar”, según dijo el técnico el sala de prensa, aparecen dos nombres en la lista: Javi Lara y Álvaro Aguado.

Javi Lara, de 33 años, termina contrato en junio. Tenía una cláusula de renovación por número de partidos jugados a la que finalmente renunció después de un agrio episodio en el último mercado de invierno, cuando el Córdoba realizó movimientos drásticos fichando a siete futbolistas y abriendo la puerta a otros tantos. El montoreño, uno de los capitanes, se quedó finalmente en la plantilla pero sus intervenciones han sido residuales. Estuvo cuatro minutos en el campo en el Santo Domingo de Alcorcón (2-1) en el último partido de enero. Después de aquello se convirtió en un inquilino fijo en la lista de descartes cada semana. Tampoco había tenido protagonismo desde que se fue Sandoval, ya que Curro Torres no contó con él en absoluto. Le ha tocado padecer en carne propia los momentos más duros de la campaña: salió al campo en los minutos finales en los desastres de Extremadura (3-0) y Lugo (0-4). Solo ha disputado un partido completo en Liga.

“Ha tenido un año complicado por lesiones y cosas que han sucedido, pero en las últimas semanas se va encontrando mejor y ahora mismo está en un momento bueno, por lo que puede ser un hombre a tener en cuenta de aquí en adelante”, dijo Rafa Navarro a propósito del mediocentro cordobés, que puede ser una de las novedades en el equipo en Oviedo, donde el técnico ya ha advertido que “habrá cambios” con respecto a los que se alinearon ante el Lugo. Faltará Bodiger, por tarjetas, y también pueden caerse piezas que no ofrecieron el rendimiento exigido.

Para Álvaro Aguado llegará el momento de la despedida del Córdoba de un modo amargo. El jienense fue el autor del gol ante el Sporting de Gijón que cerró la fiesta por la salvación en la temporada 17-18. Ahí se consagró como un valor cotizado. Después de una renovación, fue traspasado en el mercado invernal al Real Valladolid junto a Sergi Guardiola. El joven centrocampista, sin embargo, ha quedado en El Arcángel en calidad de cedido. “Ha estado un tiempo despistado con el tema del Valladolid”, dijo Navarro a propósito de la situación de Aguado, que pasó de titular sin discusión a desaparecer de las alineaciones y hasta de alguna convocatoria. “Creo que ahora nos puede aportar”, dijo el técnico.

Tras quince partidos seguidos, Aguado dejó de contar para Curro Torres. Entre lesiones, recuperaciones y negociaciones para salir del club, el jienense solo ha disputado un partido completo en lo que va de año y ha intervenido en ocho de los 18 últimos. Contra el Lugo salió en el minuto 40 de la primera parte para dar un aire más ofensivo al equipo, sustituyendo al central Álex Quintanilla. No logró salirse del mal tono de todo el bloque, que protagonizó una pésima actuación en el partido definitivo.

A ocho partidos del fin, con las soluciones futbolísticas agotadas para revertir la situación clasificatoria, el Córdoba rasca en el orgullo personal de los jugadores para descubrir a quienes puedan sostener una imagen decorosa. Aguado se marchará al Valladolid -a Primera o a Segunda, si los pucelanos no dan un último arreón- y a Javi Lara se le presentará la tesitura, en junio, de buscar un nuevo rumbo en su carrera sea en El Arcángel -quién sabe- o en cualquier lugar más seductor que este hogar al que volvió para sufrir.

Etiquetas
stats