Íñigo López, el hombre de hierro que sale ya del taller

Íñigo López se ejercita en la Ciudad Deportiva | ÁLVARO CARMONA
El central riojano se perfila como sustituto del sancionado Pantic para el choque ante el Getafe | Jugó 1.410 minutos consecutivos y desapareció tras la debacle del Nou Camp

Del récord al ostracismo. La trayectoria blanquiverde de Íñigo López (Logroño, 1982) es una traslación a nivel individual de la paradoja colectiva. El Córdoba pasa de angustiar al Real Madrid y desquiciar a Cristiano a naufragar ante el Almería, uno de sus iguales. En El Arcángel se vive una historia permanente de quiero y no puedo, de amagos que no terminan de provocar el efecto deseado. Íñigo fue protagonista directísimo del desembarco en Primera y de la consolidación del equipo como candidato al descenso en un primer tramo delirante. Trece partidos seguidos sin ganar le metieron en el hoyo. Luego llegó la hazaña de San Mamés, que despertó conciencias, y unas semanas después la debacle del Nou Camp.

Aquel fue el último partido de Íñigo López, que no tuvo más ni menos culpa que el resto de sus compañeros en aquel aciago partido. Se fue lesionado en el minuto 60, con el marcador en 2-0. Sin él, el equipo encajó tres tantos más en un último tramo bochornoso para redondear el 5-0. Hasta el instante en que salió del campo culé, el defensa logroñés había jugado todos los minutos en todos los partidos desde la jornada uno. Era, junto al meta Juan Carlos, el único insustituible. Una lesión en el semitendinoso de la pierna derecha le sacó de las listas. Luego, tras su recuperación, ya no tenía sitio.

Estuvo dieciséis partidos como titular indiscutible y después nueve sin tocar bola: seis viéndolo desde fuera y los últimos tres desde el banquillo. Ahora, todo apunta a su regreso el próximo lunes 9 de marzo, a partir de las 20:45, en el partido que el Córdoba disputará en El Arcángel frente al Getafe. Todos los calificativos que tengan que ver con la trascendencia caben en este encuentro, en el que Djukic realizará -esta vez obligado por las circunstancias- el enésimo cambio en la línea defensiva en busca del cerrojo perfecto. En los últimos choques ha cambiado al portero -Saizar por Juan Carlos-, al lateral izquierdo -Fede Vico por Edimar- y al derecho -Campabadal por Gunino-, dejando sin tocar al dúo de centrales con Pantic y Crespo. La salida del internacional sub 21 serbio y la lesión de larga duración de Iago Bouzón, el central puro de la plantilla, hacen que sólo esté López para cubrir la plaza como especialista. En la recámara está Deivid, que igual va de central o de pivote. El canario no fue citado para el partido ante el Espanyol, después de haberse especulado toda la semana previa con su entrada.

Etiquetas
stats