Un incapaz Córdoba cae por dos goles a cero ante el Villarreal

.
Los de Berges pierden la oportunidad de regresar a la zona de play off tras un partido donde fueron muy inferiores al rival

Merecida derrota por incapacidad, falta de fluidez e inferioridad. Los hombres de Berges han recibido la primera derrota del año en El Arcángel después de haber confrontado ante un Villarreal tan superior como elegante. Porque los de Marcelino, que resolvieron en la primera mitad, no quisieron empujar más para incrementar el daño a un conjunto blanquiverde que no tuvo alternativas en la delantera porque ni Joselu (por contrato) ni Xisco (no convocado) se sentaron en el banquillo.

El Córdoba no tuvo apenas opciones en la primera mitad. Sin posesión y sin ideas para generarlas, los de Berges concluyeron la primera parte con un merecido resultado adverso que incluso pudo se mayor de haber estado más certero Jonathan Pereira, que hizo el gol de la jornada para resarcirse.

Los blanquiverdes, con un triángulo ofensivo que no funcionó por falta de entendimiento comenzaron a perder desde el primer minuto, cuando Farinós llegó hasta el área por banda zurda y provocó un córner. Aquino y Uche comandaron la primera acción de ataque de los amarillos por banda diestra. Los forasteros querían y buscaban con intensidad la pelota mientras que los blanquiverdes achicaban balones sin control.

Pasados los primeros cinco minutos, el Córdoba consiguió recuperar el balón propiciando una bonita disputa en el centro del campo entre Caballero y Farinós. Algo que resultó tan estelar como interesante. Así, los de Marcelino  recuperaron la pelota dejando embotellado a los locales.

Caballero, que recuperó la titularidad, propició una gran jugada que acabó en los pies de un Rennella que pisó el esférico con acierto y que chutó haciendo trabajar al meta Juan Carlos. Esa fue la única acción clara de los cordobesistas, que apenas en el borde del cuarto de hora recibieron un disparo de Bruno que se fue por el palo diestro de Alberto. Avisaban los de Marcelino.

Farinós, centró por lo raso una pelota que se paseó por la meta cordobesa sin que nadie rematara. En el minuto diecinueve, Jonathan Pereria, erró la ocasión más clara de toda la contienda tras haber recibido un balón al área ya sin portero que, de manera incomprensible y a cuatro metros de la meta de gol, salió por encima del travesaño.

Con tanta aproximación, el primer gol del partido llegó tras una jugada a balón parado ocasionada por una mano involuntaria de Abel. Farinós puso el balón en el mismo punto de penalti desde las proximidades del vértice  zurdo de la portería de Alberto, que vio cómo Muscacchio remató de lleno tras superar al central contrario enviando al fondo de la red.

El primer rejón para el Córdoba no se adivinaba como el último, con un Rennella y un López Silva que lo intentaron por la izquierda en una triangunlación que pudo servir sin llegar a hacerlo, los locales pidieron un penalti inexistente cuatro minutos después, ya en el treinta y cinco, sobre López Silva, que se dejó caer.

El Villarreal, igual de superior y dominante que desde el principio, propiciaba peligro cada vez que Uche y Aquino comenzaban la cabalgada. El propio Uche, se desplazó por la izquierda para tirar de lejos en lo que pareció se la última de la primera mitad que, al final, resultó ser la penúltima.

El gol de la jornada llegó tras una pérdida de balón en el centro del campo aprovechada por Jonathan Pereira, que supo hacerse con el balón y dibujar una vertical en carrera con el balón casi pegado al pie. En esas llegó al área, donde se topó de frente con Alberto García y con el propio perseguidor, Kiko Olivas. Al segundo, pudo frenarlo en seco tras practicar un regate tipo Cruyff que posicionó el esférico en su perfil diestro para, una vez pensado,  efectuar una vaselina al guardameta que dejó al estadio boquiabierto.

Con dicho manjar futbolístico concluyó una primera parte que dejó claras muestras de la carencia cordobesista para superar a un conjunto con pinta de Primera. Berges movió ficha y sacó a Fede Vico, que sustituyó a Abel en la misma reanudación. La incorporación del chaval, otorgó más movilidad en la línea de ataque, aunque nunca pudo superar una experimentada defensa.

Pese a que los blanquiverdes quisieron arrancar con fuerza, el Villarreal volvió a tomar las riendas del partido a los cinco minutos. Uche, tras centro de Aquino remató propiciando el lucimiento de Alberto, que realizó un paradón y que pudo repeler una bola que ya parecía dentro.

Con el Córdoba embotellado y sin salida de balón, los amarillos tiraban de Uche que, en ocasiones, ganó la batalla a los centrales corddobesistas para luego intentar ceder a Bruno. En el doce de la segunda mitad, Farinós, en jugada ensayada, sacó una falta cuyo remate de Aquino, sin dejar que la pelota tocara el suelo, enganchó un disparo que llegó a manos del meta catalán.

Los de Berges, con evidentes síntomas de inferioridad, apenas podían replicar. Muy superiores los de Marcelino. En el sesenta y uno, Fede combinó con Rennella por alto para intentar la aproximación. A dicha jugada le sucedió un remate entre los tres palos de Rennella a centro de Cristian que Juan Carlos pegó a sus guantes.

Con un Berges aparentemente desesperado, los de Marcelino movieron ficha y metieron más carburante. Así, entraron Perbet y Trigueros, dejando salir a Pereria y Aquino. Con semejante dúo, el conjunto blanquiverde, resignado en la derrota, sólo practicó un cambio más. Berges hizo pisar céspede a Javi Cabezas, coreado por el público, mientras que sentó a Pedro.

El Villarreal, dueño y señor de la contienda destellaba peligro pero competía con elegancia e inteligencia para no desgastar. Uche continuó llegando hasta casi el final al área de un Córdoba incapaz. La última oportunidad del cordobesismo para maquillar el encuentro la tuvo Fede, que a tres del final estuvo a punto de enviar entre los tres palos un balón procedente de un rechace que chutó con intención.

El Córdoba no pudo acercarse a su estilo de juego. Los de Berges se enfrentaron a un poderoso rival que da muestras de ir a más mientras que los blanquiverdes parecen hacer todo lo contrario. Cuarto partido consecutivo sin conseguir la victoria, segunda derrota. Ahora toca la papeleta del Mini Estadi, luego, la del Almería… Uff.

FICHA 0-2

CÓRDOBA: Alberto García, Cristian, Kiko Olivas, Armando, Dubarbier, López Garai, Pedro (Javi Cabezas, minuto 78), Abel (Fede Vico, minuto 45), Caballero, López Silva, Enzo Rennella.

VILLARREAL: Juan Carlos, Mario, Musacchio, Dorado (Mellberge, minuto 82), Jaume Costa, Moi Gómez, Farinós, Bruno, Aquino (Trigueros, minuto 73), Jonathan Pereira (Perbet, minuto 66) y Uche.

GOLES: 0-1, Musacchio (minuto 26); 0-2, Jonathan Pereira (minuto 44).

ÁRBITRO: Iñaki Vicandi Garrido (vasco). Amonestó a .Moi Gómez (minuto 30); Armando (minuto 35); Dubarbier (minuto 52); Perbet (minuto 68); Jauma Costa (minuto 71); Farinós (minuto 90); y Fede Vico (minuto 92).

INCIDENCIAS: Jornada 28 de Liga. Estadio El Arcángel. Terreno de juego en aceptables condiciones . Noche de temperatura agradable ante 8.108 espectadores.

Etiquetas
stats