Un horizonte por aclarar

Mandatarios del Córdoba, antes de un partido en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Contadas son las decisiones en firme. No tanto las que están tomadas, que en teoría son bastantes, como sí las certificadas. Y anunciadas, cabe añadir. Porque desde que la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) dictara el final de la campaña 2019-20 -y esto es el 6 de mayo- escasos son los movimientos realizados. Así es pese a que la actividad en los despachos es incesante desde tiempo antes. La razón de la parálisis en cuanto a comunicaciones oficiales responde, como bien se intuye de unas semanas a esta parte, a la falta de seguridad jurídica sobre la compra de la unidad productiva de la anterior sociedad. Por tanto, el Córdoba -sus gestores- sigue en compás de espera hasta tener una resolución definitiva sobre la mencionada operación a favor de Infinity para progresar de manera mucho más clara. Sobre todo en cuanto a la confección de las distintas plantillas y no únicamente la del primer equipo.

Un horizonte por aclarar es lo que tiene todavía ante sí el consejo de administración de Unión Futbolística Cordobesa (UFC), sociedad con la que Infinity se hiciera con el club allá en diciembre. Básicamente porque de la validez plena de la mencionada en su día como “transmisión de la actividad con continuidad” -palabras de Francisco Estepa, uno de los administradores judiciales del Córdoba CF SAD- depende el futuro del proyecto del grupo inversor de Baréin y por ende de la propia entidad. Pero no sólo eso pues la aprobación de los autos dictados en su momento por el juez Antonio Fuentes, titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 y recusado del procedimiento en febrero, resulta determinante de cara a que la RFEF acepte o no la inscripción de derechos de UFC al frente del conjunto blanquiverde -en Segunda B- de cara a la próxima temporada.

El camino hacia la decisión final en este sentido tiene su punto de partida -como ya es sabido- en la que antes adopte el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) acerca del relevo de Antonio Fuentes. Precisamente es dicho pronunciamiento lo que aguarda en primera instancia Infinity -y por ende el Córdoba- para el futuro. En este sentido, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) propuso, como corresponde en este tipo de situaciones, a Fernando Caballero, magistrado de la Audiencia Provincial que además supervisó el concurso de acreedores del Córdoba CF SAD de 2011 -cerrado en 2012-. Aquello ocurrió hace ya más de un mes, el 14 de mayo, y después se dieron circunstancias que complicaron más si cabe la difícil trama judicial del club. El CGPJ recibió un escrito contra el nombramiento de Caballero por una presunta relación entre él, Fuentes y el administrador concursal entre 2011 y 2012, Daniel Pastor.

Lo cierto es que la designación del nuevo juez para un proceso que también supondría la aceptación de un segundo concurso de acreedores del Córdoba CF SAD se demora una semana tras otra. En teoría dicha situación resulta de la complicada puesta al día del estamento judicial -no sólo del CGPJ sino en global- tras la inactividad causada por la emergencia sanitaria por el Covid-19. Sea como fuere, el consejo de administración de la entidad califal mantiene su postura de absoluta confianza en relación a este tema y prosigue, de la mano de la dirección general deportiva y con el visto bueno del grupo inversor de Baréin, con la configuración de su proyecto. Éste es el primer plan propio en El Arcángel, de forma que tiene especial importancia.

Pero la relatada realidad obliga a continuar con prudencia. Es lo que, de forma oficiosa por el posicionamiento público de los rectores del club, sucede desde hace semanas. El ejemplo es la falta de anuncios en materia deportiva desde que también a principios de mayo el conjunto blanquiverde diera su primera lista de bajas para el primer equipo. Cierto es en este sentido que cabe un matiz: el Córdoba ofreció ya pinceladas en sus distintas áreas. Sin ir más lejos, selló y dio a conocer su estructura técnica; completó las renovaciones de los entrenadores del conjunto principal y el femenino, así como certificó el nuevo técnico del filial, y, además, firmó el acuerdo con una nueva marca de ropa (Givova) para que se convierta en sponsor del cuadro califal en los próximos cuatro años. Sin embargo, aunque tiene trabajo hecho en el apartado de fichajes para todos sus equipos hasta el día de hoy prefiere mantener la situación de stand by.

Distinta es la realidad, al menos según la versión ofrecida por el club, en cuanto a la campaña de abonados para el curso 2020-21. Dispuesta desde hace semanas, dicha promoción aún no vio la luz. Y eso que llegó a existir convocatoria previa -no definitiva- para el pasado jueves. La incertidumbre creció con esta circunstancia, sobre todo hace unos días. Aunque la verdad es que el consejo de administración de UFC -y por ende del Córdoba actualmente- tuvo que realizar modificaciones sustanciales en su primera idea y después confirmar algunos detalles. Principalmente porque la entidad planificó la venta y renovación de carnés bajo el supuesto de la ausencia obligada de público en los estadios durante los primeros meses de competición, hecho que varió después. Revisada la fórmula, el órgano rector quiso antes rubricar un acuerdo con un banco para facilitar la financiación a los aficionados. Con todo, la intención es que durante las jornadas venideras el plan se dé al fin a conocer.

Etiquetas
stats