Guardiola, un arma letal contra el tridente rojillo

Sergi Guardiola, en un lance del duelo con el Lorca | MADERO CUBERO

Bien pudiera considerarse como un duelo al gol. Aunque en realidad no lo es tanto en base a los números globales, el del domingo es un encuentro con un elevado potencial ofensivo. En El Sadar medirán sus fuerzas el Córdoba y el Osasuna, dos equipos que, en situaciones bien distintas, necesitan el triunfo. Dos conjuntos estos que además tienen en sus plantillas a algunos de los delanteros de mayor nivel de Segunda A. El cuadro califal cuenta con Sergi Guardiola, un hombre que se ha hecho a sí mismo en la categoría de plata esta campaña. Mientras, los navarros tienen entre sus filas al exblanquiverde Xisco, a David Rodríguez y a Quique González. Ahí es nada. A pesar de conformar una tripleta de efectivos muy temida desde el pasado verano, lo cierto es que la partida por ahora la gana por sí solo el de Manacor.

En Sergi Guardiola tiene el Córdoba a su principal referente en ataque este curso. El balear se hizo valedor de ese rol protagonista, y de la admiración de los seguidores, a base de goles. Todo después de que uno de los fichajes estrella del club no terminara de explotar, algo que sí hizo poco a poco el de Manacor. A estas alturas, pocos ponen en duda la capacidad de hacer diana del atacante, que es el segundo máximo artillero de la categoría de plata. Únicamente le superan en el ranking de goleadores Mata, que suma 26 tantos con el Valladolid, y el exblanquiverde Raúl de Tomás, que vio puerta en 19 ocasiones con el Rayo Vallecano. El futbolista del cuadro califal, uno de los más destacados también de Segunda A, acumula un total de 17.

Los guarismos de Guardiola son envidiables. Tanto es así que durante buena parte de la campaña mejoró los registros de Florin Andone, quien a estas alturas apenas tenía un gol más anotado en la temporada 2015-16. Entonces, el rumano finalizó el curso con 21 dianas, todas ellas en Liga. Pero las cifras son mucho más deslumbrantes si se analizan en otra comparativa. Mucho más llamativo es el dato si se colocan en una balanza sus tantos y los del mencionado tridente ofensivo del Osasuna. El balear es capaz por sí solo de superar a Xisco, David Rodríguez y Quique González en global: acumula 17 goles, mientras que los tres delanteros rojillos suman 16 en el campeonato de Segunda A. Y si uno quiere ir más allá y contemplar también las dianas de Copa, el triunfo es de nuevo del blanquiverde con 19 por las 18 de sus rivales en conjunto.

Por tanto, si un arma posee el Córdoba para tratar de dar el zarpazo en Pamplona ésta es la de Sergi Guardiola. Y letal además, visto lo visto. Algo que nunca viene mal cuando el adversario tiene recursos que el pasado verano desearan no pocos equipos de Segunda A y que conformaran un colectivo temible. El Osasuna colocó su primera piedra en este sentido con David Rodríguez, que era el hombre llamado a ser estrella del conjunto blanquiverde esta campaña. La entidad califal tenía atado su fichaje, al fin tras varios intentos fallidos, pero el talaverano le dio su enésima espantada y optó por los rojillos. Aún no había llegado el mes de julio, cuando el cuadro navarro acumuló más pólvora.

Refuerzo de los denominados de relumbrón, con un elevado traspaso de por medio, fue el de Quique González. El ex del Almería firmaba por un club que dejaba claro ya, más si cabe, que su única intención esta campaña era regresar a Primera. Por si fuera poco, el Osasuna cerró un tridente ofensivo de primer nivel con la contratación de un viejo conocido del Córdoba. Xisco también se enroló al conjunto pamplonica y todos los adversarios observaban con cierto asombro a El Sadar por los elementos reunidos. Sin embargo, el potencial indudable con que cuenta el cuadro de Diego Martínez no acaba por estallar contra sus rivales. Al menos no de la forma en que pudieran esperar por tierras navarras en verano. Eso sí, el balear fue el encargado de marcar en El Arcángel para dar los tres puntos a su equipo. Lo cierto es que Guardiola es la mejor baza posible para contrarrestar el poderío en ataque de los osasunistas. La batalla por el gol está servida.

Etiquetas
stats