Gol al Covid-19 en el Deportivo Córdoba

Las jugadoras del Deportivo Córdoba, en un entrenamiento | DEPORTIVO CÓRDOBA

Es uno de los clubes más afectados. Bueno, ya deja de serlo. Por fortuna en el plano deportivo pero sobre todo en el apartado personal. La salud está por encima de todo. Además, el problema lo supera después de haberlo vivido directamente -no por el rival de turno como le sucediera a otras entidades-. Sea como fuere, el Deportivo Córdoba termina por marcarle un gol -más de uno en realidad- al Covid-19. Ocurre después de que todas sus jugadoras contagiadas por el coronavirus con origen en la ciudad china de Wuhan hayan recibido ya sus correspondientes altas médicas. De esta forma, su entrenador, Juanma Cubero, vuelve a contar con la plantilla al completo. O casi, más bien, ya que sigue fuera de la dinámica de grupo África Lozano, lesionada en el más reciente choque del cuadro cajista en Vista Alegre. Sí está de regreso, por otro lado, Lau Fernández, baja durante unos días por motivos laborales.

Sus caras fueron más que nunca los espejos de sus almas. El club definía la situación a la perfección. El martes el Deportivo Córdoba cerró su entrenamiento en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre con la totalidad de sus jugadoras presentes. Por tal motivo, la entidad aprovechó para lanzar una fotografía de las integrantes de su primer equipo en redes sociales. A la imagen le acompañó un mensaje muy sencillo y que era el resumen ideal del sentimiento que generaba. “Felicidad” sin más escribió el cuadro cajista -su encargado de Comunicación-. La buena nueva se produce además en un espléndido momento competitivo pues las de Juanma Cubero son líderes del Grupo III-B de Segunda después de vencer los tres partidos que disputó -con dos aplazados-. Sus nueve puntos los sumó, por si fuera poco, con una espectacular cifra de goles: 20, con una media de siete por encuentro.

Cabe recordar que el 24 de octubre el conjunto cordobés informó de la suspensión de su segundo duelo liguero, ante el Atlético Torcal en Vista Alegre, por un contagio de Covid-19. Apenas dos días después, la entidad amplió el parte médico generado por la pandemia para precisar que hasta cuatro de sus integrantes habían obtenido resultado positivo -esto es de contagio- en las pruebas realizadas. Por ello, el equipo de Juanma Cubero se vio obligado también al atraso de su partido ante El Almaraz. A pesar de las bajas, las cajistas supieron mantener su alto nivel de juego y golear ante el Cádiz (3-0) y en Ceuta ante el Camoens (1-9). La reintegración de las jugadoras afectadas por el coronavirus se produjo de manera gradual, de forma que fue definitivamente el martes cuando todas se reunieron en el parqué del Palacio Municipal de Deportes.

Participaron así, tras recibir sus respectivas altas médicas, de un entrenamiento sin la presión de un partido cercano. Más que nada porque al Deportivo Córdoba le toca en turno descanso en la sexta jornada del Grupo III-B de Segunda. Eso no significa, claro está, que el grupo rebaje el ritmo de trabajo. Por otro lado, como se indicó antes, a la actividad del primer equipo se suma también Lau Fernández, que estuvo ausente en los últimos días por motivos profesionales. Aun así, Juanma Cubero tiene todavía una baja. Es la de África Lozano, que en el último encuentro de las cajistas en Vista Alegre -y penúltimo jugado- sufrió una lesión que en el instante pareció de gravedad. La joven y talentosa jugadora, por suerte, sólo padecía un edema a nivel de platillo tibial interno de origen traumático pero no dolencia en ligamentos ni meniscos. Con reposo durante diez días, es probable su regreso de cara al siguiente choque liguero.

Etiquetas
stats